Eternal Warrior

Eternal Warrior #1. La Espada Salvaje: Al estilo bárbaro

Eternal WarriorHoy debemos ser soldados y no animales

 

Greg Pak se siente verdaderamente cómodo relatando historias de guerreros ceñudos. El actual guionista de Batman/Superman y Action Comics pasará por siempre a la historia por sus geniales Planeta Hulk y World War Hulk. La primera de ellas nos mostró al goliat esmeralda en su ascenso desde las fosas de gladiadores hasta el trono de un planeta en el que por fin pudo dejar de ser considerado un monstruo y en el que Bruce Banner no era más que una tenue sombra enterrada en lo más profundo de la mente del gigante. Ahora Aleta Ediciones logra hacerse con los derechos del rico universo Valiant y comienza por traer a España a Eternal Warrior, la última aventura del guionista fuera de las dos “grandes” en la que se ha visto arropado por un reparto de artistas de lujo y en la que vuelve a rescatar el concepto del guerrero solitario enfrentado a lo imposible.

 

Eternal Warrior nos cuenta la historia de Gilad Anni-Padda, el elegido por Madre Tierra para ser su Guerrero Eterno y ayudarla a preservar el equilibrio entre la vida y la muerte, la guerra y la paz, la creación y la destrucción. Pero cuando Gilad reniegue de su sagrada tarea y decida retirarse para vivir la eternidad en paz con el mundo se iniciará una historia con la que Pak vuelve al sendero de la épica en un mundo actual en el que, sin embargo, las espadas siguen siendo igual de letales que antaño.

 

Fue entonces cuando el dios de lo salvaje vino a por mí

 

Eternal Warrior tiene una pizca de God of War mezclada con una generosa ración de todos los héroes de acción que recordéis, desde Terminator y hasta Conan el Bárbaro. Pak hace que Gilad se reencuentre con su hija, Xaran, a la que ni con el paso de los siglos ha logrado perdonar el acto de desobediencia que terminó con la muerte de su hermano Mitu, elegido por Gilad como su sucesor en la batalla por Tierra. La dificultosa relación entre un padre y una hija que reniegan el uno del otro, pero que comparten mucho más de lo que están dispuestos a admitir es la que marca la tónica del primer volumen de esta obra que Aleta nos trae a todo color.

 

Eternal Warrior

Eternal Warrior #1: La Espada Salvaje

 

Más allá de las batallas y de los enfrentamientos contra los adoradores del resto de deidades que rigen el día a día de la Tierra. Eternal Warrior #1 trata de la lucha de un hombre contra su destino. Mientras que Xandra se ha limitado a dejarse llevar a lo largo de las centurias hasta acabar en la situación con que abre este álbum, Gilad lleva décadas navegando contra corriente de lo que el mundo y su deidad han marcado como su camino a seguir. Las consecuencias de esta decisión, llevada al extremo las habremos de ver en el segundo volumen de una colección que se encuentra actualmente detenida en Estados Unidos y sin muchos visos de encontrar continuación (pero no os preocupéis, puesto que cada volumen de la colección constituye una historia con su propio final).

 

Pero cuando la Tierra me llamó yo respondí

 

Los dibujos de Trevor Hairsine (X-Men: Génesis Mortal), Clayton Crain (Matanza) y otros cuantos (como el filipino Alejandro Sicat o el brasileño Diego Bernard) le dan a este cómic un aspecto realmente espectacular que por momentos, como en las escenas de la Guerra Civil Americana, rallan un nivel de perfección alucinante. En general, todo el arte de Eternal Warrior está al servicio de la espectacularidad de las batallas y esto se nota en que cuando el ritmo baja el aspecto visual del cómic se resiente, pero cuando Gilad, Xandra o cualquier otro se deciden a empuñar un arma Eternal Warrior se convierte en una galería de imágenes que bien podrían haber adornado las paredes de mi cuarto durante años.

 

Eternal Warrior

Eternal Warrior #1: La Espada Salvaje

 

Eternal Warrior: La Espada Salvaje recupera al mejor Greg Pak en una historia que avanzará la friolera de dos mil años de cara al próximo número. Aleta, además, ha tenido el tino de acompañar al cómic de una generosa galería de cubiertas alternativas (con algunos trabajos realmente flipantes) y bocetos de los personajes principales. Una delicia por doce eurillos de nada.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados