Alien: Covenant

Alien. Covenant: Xenomorfos para dummies

Los xenomorfos están de vuelta y lo hacen de la mano del veterano Ridley Scott, quien ya los utilizara para aterrorizarnos en Alien: El octavo pasajero y se sirviera de ellos para entrar en cuestiones más filosóficas en Prometheus. Ahora con Alien: Covenant tiene la misión de enlazar ambas películas, apoyado en un Michael Fassbender que se convierte, por derecho propio, en una pieza indispensable de la mitología xenomórfica.

 

Carmen Ejogo y Michael Fassbender

 

En su planteamiento la nueva incursión de Scott en este universo no innova demasiado. De hecho se muestra bastante conservadora, siguiendo esquemas ya vistos en anteriores entregas. De nuevo la tripulación de una nave decide desviar su rumbo a causa de una misteriosa señal, llegan a un mundo que les es desconocido y donde solo encuentran un fatal destino. Las críticas (profesionales y de público), así como las imposiciones de los despachos han “obligado” a dejar en un plano secundario todas aquellas reflexiones y dudas sobre el origen de la vida que servían de excusa para la misión de la nave Prometheus y centrarse en el espectáculo y la acción. El objetivo que se marca, lo cumple: servir de nexo entre la fallida expansión del universo Alien de Prometheus y la odisea de Ripley desde que se embarcó en la Nostromo hasta que logró regresar a La Tierra.

 

En el camino, sin embargo, se carga buena parte del atractivo de la tetralogía original. En su empeño por contentar al espectador contemporáneo, Alien: Covenant se presenta como una suerte de glosario xenomórfico dedicado a explicar todo cuanto concierne a estas temibles criaturas. Desde su origen primigenio a su propia razón de ser, lo cual no deja de resultar irónico cuando las aspiraciones iniciales de esta nueva etapa de la franquicia pretendían reflexionar sobre la condición humana… quedándose finalmente con el monstruo. Si bien la parte del público ávida de respuestas agradece este tipo de explicaciones, una parte importante se ve atrapada por un sentimiento de frustración.

 

Katherine Waterson

 

Ya tiraran por unos códigos más cercanos al terror (Alien: El octavo pasajero y Alien 3) o a la acción (Aliens y Alien: Resurreción), las anteriores cintas tenían muy claro que uno de los aspectos definitorios de la franquicia era el misterio que envolvía a los xenomorfos. El público sabía que eran prácticamente indestructibles e implacables en su objetivo de acabar con los incautos humanos que se encuontraban a su paso. Significaban un terror arcaico, ancetral. Ya no era solo el miedo a los seres en sí, la envoltura de imprevisiblidad y desconocimiento que tenían fortalecía el pavor que producían. Al arrancarles esa pátina de misterio siguen siendo temibles pero no causan el mismo terror, convirtiéndose en unos monstruos del montón.

 

En medio de este debate, además de unas escenas perturbadoramente atractivas, nos encontramos con un Michael Fassbender pletórico. El actor redobla el reto que le supuso Prometheus y compone unas interpretaciones con una facilidad y una comodidad tales que parece que estuviera paseándose por su casa. Resulta muy natural. Sorprende lo alocado de su cásting, con gente como Danny McBride o Demián Bichir en roles importantes y en el que Katherine Waterston pretende emular el rol de Sigourney Weaver sin demasiado éxito.

 

Michael Fassbender

 

Alien: Covenant es una película para completistas y para inexpertos en cuestiones xenomórficas. Lo deja todo muy mascadito, a punto de caramelo para los terroríficos hechos que vivimos a bordo de la Nostromo. Pero pierde la magia por el camino.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados