Ghost in the Shell

Ghost in the Shell. El alma de la máquina: El alma de la obra original… para bien y para mal

Empecemos dejando las cosas claras. No soy un gran fan de Ghost in the Shell. Recuerdo haber leído el manga en algún momento de mi adolescencia y haber visto pedazos del anime, aunque nunca he sido un gran fan, aunque recordaba ciertas cosas del original, como el tono de la película original y algunas de las dudas filosóficas que planteaba, aunque mi cerebro adolescente no estaba preparado para tanta información en su momento. Por suerte, los creadores de ésta película debieron pensar en los adolescentes de hoy en día, y han decidido quitarle a ésta versión de la película muchos de esos planteamientos para darnos una versión descafeinada de Ghost in the Shell.

 

Scarlett Johansson

 

Lo que nos presenta Rupert Sanders pretende ser una epopeya cyberpunk, pero se queda en una historia que nos han contado unas cuantas veces: el robot que busca venganza contra su creador. Para eso, nos va a introducir en un mundo futurista que visualmente es maravilloso. De hecho, es una de las pocas películas en las que sí que recomiendo el verla en 3D, ya que tuvimos la oportunidad de ver una parte del film así y fue una experiencia visual deslumbrante que me dejó con ganas de haber disfrutado toda la película de esa manera.

 

Scarlett Johansson

 

Los fondos, las situaciones que ocurren en segundo y tercer plano, son absorbentes y tienen un estilo que, sin llegar a ser demasiado sorprendente, nos muestran un trabajo de producción espectacular. De hecho, en varias ocasiones es fácil encontrarse uno mismo prestando más atención al diseño de los fondos que a la “acción” que sucede en primer plano; pero eso es debido a que también, en demasiadas ocasiones, esa acción es lenta, como si se hubiera eliminado para darle una falsa sensación de profundidad a la historia. Este es el problema principal del film: el ritmo. La distancia entre las escenas de acción es muy grande, lo cual no debería ser un problema si en medio lograran mantener el interés del espectador; aunque quizá el director peca en exceso de querer dar un tono pausado, como queriendo dar un respiro al público, pero sin haberle puesto en una gran tensión previamente, con lo que la sensación que queda es de tedio.

 

Respecto a los actores, Scarlett Johansson está estupenda como la Mayor Kusanagi; la aparición estelar de Takeshi Kitano es genial y me parece el mayor acierto de la película; y Pilou Asbæk también destaca en el papel del líder de la Sección 9, Batou, dando un contrapunto cómico bastante necesario.

 

Takeshi Kitano

 

Con todo, no es una mala película ni una mala adaptación, aunque es difícil que logre captar todo el interés que pretende de su público objetivo, unos adolescentes que es probable que la lleguen a encontrar aburrida.

Acerca de Alberto Garrido

Hay quien le describe como un hombre del Renacimiento moderno. Sus aficiones le han llevado a trabajar y colaborar en aquello que disfruta, ya sea como maestro, mago, jurista, o dentro del mundo del cómic. Su hábitat natural es entre capas rojas y S amarillas.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados