Jackie

Jackie: Lo que pudo ser

Pablo Larraín se ha lanzado definitivamente a la conquista de Hollywood apelando a uno de los iconos del s. XX norteamericano: Jacqueline Kennedy. Lo hace además, arropado por una de las actrices más reputadas de su generación, Natalie Portman, y por uno de los directores más personales de La Meca del cine, Darren Aronofsky. Y si la presión de las expectativas no parecía suficiente, el film se centra en uno de los momentos más convulsos de la vida de la que fuera Primera Dama: el asesinato de su marido, John F. Kennedy.

 

Natalie Portman

 

Con ese fatídico episodio como eje central, Larraín -a partir del guion de Noah Oppenheim- construye un interesante relato que define no solo a la persona, sino también al símbolo que representan (y representarán) ella y su fallecido marido. Tomando cuatro momentos concretos (el día del asesinato, una entrevista con un reportero sobre dicho día, la grabación de una visita guiada por la Casa Blanca con la pareja recién instalada y una conversación con un cura) de la breve, pero convulsa etapa de Jackie como Primera Dama, el director chileno hace un análisis de la verdad, su definición y su creación. Con un trabajo interrumpido de forma tan dramática, está en manos de Jackie configurar la imagen de su marido y establecer la forma en que se va a configurar y desarrollar su legado. A pesar de la extenuante situación que le toca vivir, la protagonista es capaz de mantener la cabeza fría lo suficiente para gestionarla.

 

El público asiste, pues, a la lucha de una mujer por mantener la entereza ante quienes la rodean y por seguir ejerciendo su rol político por el bien no solo de la nación, sino el personal, el de su familia. Larraín teje un relato que podría tildarse de frío o arisco, pero también de fuerte o valiente. Su Jackie acepta ambas matizaciones, y ahí radica el atractivo de un personaje verdaderamente complejo e incómodo, no se lo pone fácil al espectador, aún cuando, por fuerza mayor, empatiza con una mujer cuyo mundo se ha vuelto del revés que ve como el sistema la va haciendo de lado con suma condescendencia y ha de mantener el núcleo familiar. Aquí resulta imprescindible ensalzar la figura de Natalie Portman, actriz todoterreno que se mimetiza hasta el extremo con la figura a la que representa, construyendo uno de los trabajos más acertados de su carrera (y ya van unos cuantos). Andares, gesticulación, voz… Jackie es Natalie Portman.

 

Natalie Portman

 

Un enfoque ciertamente interesante, Larraín no olvida el discurso político de su cine, pero le quita el foco, es solo un accesorio más. Sin embargo, la mano de Aronofsky y de Ari Handel (productor del neoyorkino desde tiempos de La fuente de la vida) se deja notar en exceso. Algunas de las constantes de su cine, como presentar a una protagonista que se mueve siempre a un paso del punto de quiebra emocional, el remarcado interés por las obsesiones, o incluso aspectos más técnicos como la contundente banda sonora de Mica Levi (a quien descubrimos en la personalísima Under the Skin), tanto por su composición como por el uso que se le da en la cinta, hace muy patente la influencia de Aronosfky en la misma (de hecho, durante los primeros tiempos de la producción iba a ser él mismo quien la dirigiera).

 

De esta forma, aunque Larraín se esfuerza por poner su sello, la película transmite un constante “y sí…” que, al menos en un primer visionado, entorpece el disfrute completo de la propuesta. Es fácil ver dónde está Aronofsky, y en esos momentos salta de forma autómatica el interrogante de “¿hasta dónde lo habría llevado él?”

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados