Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

Piratas del Caribe. La venganza de Salazar: Quintas partes nunca fueron tan malas

Cuando ya parecía que divisábamos el (segundo) final de una saga, el primero fue la tercera entrega, Disney da un golpe en la mesa y seis años después de la película anterior nos presenta La venganza de Salazar (Los muertos no cuentan cuentos sería la traducción del título original), película que, además de secuela, puede suponer el relanzamiento de la franquicia al poner nuevos personajes en primer plano.

 

Kaya Scodelario y Johnny Depp

 

Cuando Jack Sparrow se dispone a buscar un artilugio (el tridente de Poseidón) que le ayude a liberar al mar de todas sus maldiciones se cruza, una vez más, con un personaje de su pasado que dificultará su búsqueda. La fórmula es la misma de siempre, nuestro antihéroe tiene una misión que se ve truncada por un pirata malvado que le persigue y, a la vez, ambos se ven perseguido por el ejército inglés, siendo toda la película una persecución a tres bandas.

 

Pese a esta repetición de fórmulas, la película funciona como tiene que funcionar, poco más de dos horas con los tempos muy medidos para que aquello no resulte cargante; y es que se rellena el metraje combinando escenas de acción muy cómicas, locas y frenéticas con diálogos (que a veces aportan demasiada información) que describen a los personajes y nos dejan entrever sus superficiales conflictos. Tampoco necesita más, pero eso no justifica su sencillez.

 

Javier Bardem

 

Salvo Geoffrey Rush, ninguno de los actores conocidos destaca y a Johny Depp se le ve más cansado que nunca y le falta todo el carisma que tenía en las primeras entregas, su Jack Sparrow se queda a medio camino y es devorado por Javier Bardem que, despues de Skyfall, vuelve a interpretar a un villano que impone y tiene una presencia en pantalla muy superior a la de cualquier protagonista. Es muy interesante el trabajo que ha hecho con su acento del que nunca se desprende y que da juego a la hora de hacer humor o escribir los diálogos de los personajes.

 

El dinero que mueve Disney permite que la película luzca impecable a nivel de efectos, ya querrían muchas superproducciones disponer de un despliegue como el que presume esta, y el trabajo de sonido es magistral porque no se limita a cuatro golpes de cañón y gritos aleatorios: hay un equilibrio perfecto entre diálogos, sonidos diegéticos y la banda sonora, lo que la convierte en una cinta de visionado obligado en salas. No hay nada que decir acerca de la dirección de la película porque, siendo francos, esos señores están allí porque había que acreditar a alguien, ya que Piratas del Caribe: La venganza de Salazar es un producto fabricado en uno de los estudios más importantes de la industria sin pretensión autoral ninguna, lo que no quita que sea una película muy disfrutable si nos olvidamos de sus limitaciones.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados