Animando lo Imposible

Animando lo Imposible: Un acercamiento a la magia

Animando lo ImposibleTranquilo, amigo lector, no acabas de recitar un párrafo del libro de los muertos

 

Me encanta el cine, si no vete tú a saber lo que haría escribiendo para esta revista, pero quienes me conocen saben que tengo una especial debilidad por el cine de animación en todas sus variantes y públicos objetivo (desde Mary and Max hasta Bebé Jefazo) y, sobre todo, por ese rinconcito de magia pura que es la técnica de stop-motion. Recuerdo que no vi en su momento en el cine Pesadilla Antes de Navidad (era pequeño y me parecía tenebrosa), pero crecí de la mano de Aardman y el momento en el que, años después de sus aventuras (tan sólo televisivas para mí) con Wallace y Gromit, regresó con su Chicken Run (2000) supe que me había enganchado por completo. Este año vuelve otra vez con El Cavernícola y volveré a disfrutar como un enano (eso si la encuentro en versión original, para esquivar las idioteces de las distribuidoras españolas de cine…)

 

Podría seguir hablando horas del tema, de cómo un día me topé con la anteriormente citada Mary and Max, de lo mucho que admiro a los chicos y chicas de Laika… Pero no toca hoy hablar de eso, sino de Animando lo Imposible: Los Orígenes de la Animación Stop-Motion (1899-1945), de Adrián Encinas Salamanca y editado por esa fuente inagotable de cultura que es Diábolo Ediciones. Un libro de carácter divulgativo con el que seguramente sea el estudio más pormenorizado sobre este género que haya visto jamás.

 

…susceptible de ser disfrutado por un adulto abierto a dejarse fascinar

 

La principal virtud de este libro, más allá del conocimiento enciclopédico que alberga, es la genial cercanía que nos demuestra en su lenguaje Encinas Salamanca. Con unos modales exentos de florituras, el autor va exponiéndonos tanto la evolución a través de los años como los distintos grandes nombres que merece la pena recordar en el largo camino que ha recorrido el stop-motion desde sus inicios y hasta la bonita época que vive en la actualidad. Empleando centenares de anécdotas, detalles y curiosidades, el escritor logra fijar el mensaje con claridad sin llegar en ningún momento a resultar pesado o aburrido, uno de los peligros que entrañan los ensayos para quienes no estamos demasiado acostumbrados a ellos.

 

Animando lo Imposible

Escena de las sombras animadas por Lotte Reiniger a principios del siglo XX

 

Otro de los grandes riesgos de este tipo de obras es el de no diferenciarse demasiado de la Wikipedia a base de aportar listas y listas de datos. Animando lo Imposible huye de este formato por medio de una narración que no esconde títulos y fechas, pero que no abusa de ellos, sino que los integra para dar forma y sentido a lo que se nos quiere transmitir. El libro de Adrián Encinas Salamanca quizás no se parezca a las clásicas novelas de aventuras y ciencia ficción que suelen pasearse por mi mesilla, pero me ha proporcionado muy buenos ratos y constituye una obra a la que volver una y otra vez en busca de detalles y obras olvidadas por el tiempo que merece la pena volver a descubrir.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados