La Cólera de Fantomas

La cólera de Fantomas #1. La Guillotina: Ración de justicia

La Cólera de Fantomas¿Podría un ser humano hacer algo parecido?

 

En los albores del siglo XX, dos décadas después de que en Inglaterra sir Arthur Conan Doyle concibiera al mejor detective de todos los tiempos, dos villanos nacieron en Francia para el regocijo de los lectores de novela ligera. Por un lado estaba Lupin, el ladrón de guante blanco que escapaba siempre como por arte de magia, para el que no existía encargo imposible y quien siempre derrochaba sigilo y elegancia. Por el otro, en 1911 Marcel Allain y Pierre Souvestre dieron vida a un personaje cruel y despiadado capaz de las más horribles fechorías, pero que, sin embargo, logró robar el corazón de los lectores franceses (y más tarde los de todo el mundo) a través de más de tres decenas de novelas en las que ambos escritores narraron sus aventuras en las calles de Paris y de otras partes del mundo. Tal fue el éxito del personaje que años después se lo ha seguido estudiando con una mezcla de curiosidad y envidia por parte de literatos de todas las partes del globo.

 

Ahora, un siglo después, la pareja creativa formada por Olivier Bocquet y Julie Rocheleau deciden dedicarle un homenaje al “primer supervillano” de la historia, un personaje cuyos aparentes maldad y apetito por la destrucción sirvieron de inspiración a muchos de los antagonistas y antihéroes posteriores que han ido apareciendo tanto en la literatura como en el cine y, por su puesto, los cómics.

 

¡Robaremos todo el oro de París!

 

Bocquet divide el guión en dos partes para darle igual importancia a las correrías de Fantomas y a las pesquisas de su enemigo, el detective Juve. Así, somos conscientes del duro y paciente trabajo del hombre de ley que recogió al hijo de una de las víctimas del villano y, a la vez, tomamos contacto con el ambiente de oscuras lealtades que sólo un demonio con el carisma de Fantomas es capaz de despertar en los bajos fondos de la ciudad de la luz.

 

La Cólera de Fantomas

La Cólera de Fantomas #1: La Guillotina

 

Juve nos es presentado como un hombre entrado en años que carga a su espalda el peso de la experiencia y del terror que su némesis ha causado en su preciada ciudad con el paso de los años. Por el contrario Fantomas aparece ante nuestros ojos como una fuerza de la naturaleza, un amante de la teatralidad y de los golpes de efecto, visceral y capaz los más despiadados actos en un momento de ira. Este primer tomo constituye un acercamiento espléndido al carácter de ambos personajes y, más que buscar sustituir a las novelas de Allain y Souvestre, se nos muestra como la perfecta puerta de entrada al universo literario creado por ambos escritores a lo largo del siglo pasado.

 

Sabes que nunca te miento

 

Rocheleau, por su parte, le da al cómic un aspecto único y personal al que no cuesta demasiado acostumbrarse y que nos deja con algunas imágenes realmente llamativas. Tan pronto somos testigos de una viñeta profusa en detalles como de un trazo más esquemático que busca detenerse sólo el tiempo imprescindible para ponernos en situación sin que cualquier recargo nos despiste de la acción que ella y Olivier nos quieren contar.

 

La Cólera de Fantomas

La Cólera de Fantomas #1: La Guillotina

 

Dibbuks apuesta por una obra que está pegando fuerte en Francia (con tres volúmenes publicados) y no es para menos, La Cólera de Fantomas #1 deja al lector con ganas de más, de saber cómo saldrán Juve y su acompañante de la situación en que quedan al final de este número, qué hará Fantomas para “robar todo el oro de París” y, en definitiva, para disfrutar de unas cuantas páginas más de uno de los portentos del siglo pasado que han llegado al nuestro con la misma fuerza y frescura. Dibbuks, además, acompaña al álbum de una bien surtida galería de extras (bocetos y dibujos descartados) que siempre son de agradecer.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>