Un Futuro sin Nubes

Un Futuro sin Nubes: ¡Oh, destino!

Un Futuro sin nubesCreamos al tirano que nos merecíamos

 

Decía Shakespeare que los hombres somos dueños de nuestros destinos y que la culpa de las cosas que nos pasan no está en las estrellas (la superstición), sino en nuestros vicios. Ralph Meyer y Bruno Gazzotti ilustran una colección de historias de Fabien Vehlmann que bien parecen querer indicarnos esto mismo. Dibbuks vuelve a sorprender con un cómic muy agradable a la vista y que, viajando al futuro, ha logrado retro-traerme al pasado y contemplar con suspicacia el presente “maravilloso” que nos rodea.

 

Y es que para explicar lo que es (o lo que para mí significa) Un Futuro sin Nubes he de retroceder a mi preadolescencia. En aquella época me gustaba colarme en el despacho de mi padre cuando me quedaba solo en casa para explorar y ver qué clase de maravillas se ocultaban a mí vista en la única habitación de mi casa con un acceso más o menos restringido. Allí encontré un coleccionable de El País sobre el sexo que me descubrió las maravillas del desnudo femenino y allí fue también donde, junto a un ejemplar de El Caso de la Modelo de las Piernas Largas (de Erle Stanley Gardner, el creador de Perry Mason), vi, rapté y leí El General de las Galaxias. La novela, que me atrajo con esa velada referencia a la saga cinematográfica que me apasionaba, trataba de la humanidad en un futuro en el que los viajes espaciales se habían normalizado. La historia (que no os revelaré para que la busquéis sin éxito) pretendía ser una especie de relato con moraleja que nos hiciera reflexionar sobre la naturaleza belicosa del ser humano y tenía ese tono que sólo podíamos ver en televisión en seriales del estilo de Más Allá del Límite.

 

Tal vez ellos sabrán apreciarme por lo que valgo

 

Esta terna de creativos va un paso más allá y crea una colección de relatos fantásticos dentro de una historia mayor y más fantástica aún si cabe. Un hombre, proveniente de un futuro en el que la palabra libertad ha quedado borrada de los diccionarios, decide influir en la carrera truncada como novelista del futuro tirano para cambiar la historia y librarse de su yugo. Sin embargo, siendo nuestro protagonista un científico y no un literato, no se le ocurrirá otra cosa que apoyar al joven escritor con historias reales de su pasado (nuestro futuro).

 

Un Futuro sin Nubes

Un Futuro sin Nubes

 

Es a partir de estas historias cuando los autores proceden a desvelar sus verdaderas intenciones. La colección de cuentos de ciencia ficción nos descubre un futuro negro en el que el dopaje se ha legalizado, se modifica genéticamente a los embriones, las cárceles se extienden más allá de los barrotes… El protagonista no sólo nos va haciendo ver como la aparición del tirano no es más que la consecuencia lógica de nuestra carrera insensata hacia el olvido, sino que él mismo va tomando dolorosa consciencia de este hecho y de la cruda verdad de que, por mucho que se esfuerce en desviar el caudaloso río del destino, las aguas terminarán volviendo hacia donde nosotros, los humanos, las movemos con nuestros vicios.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados