Antes de Watchmen: Rorschach

Antes de Watchmen. Rorschach: Lo que la ciudad merece

Antes de Watchmen: RorschachHa pasado días revolviendo basura. Buscando mierda

 

Leo en los periódicos que aficionados del Arsenal, al igual que los del PSV en Madrid, se dedicaron el miércoles a humillar a mendigos en Barcelona antes de la celebración del partido de Champions que estaba programado para la noche. Trato de imaginarme la situación y mi mente me lleva a los vestuarios de mi colegio, donde un grupo de abusones trataban de ejercer su superioridad obligando a los más débiles (o sumisos, o simplemente distintos) a pelear entre sí. Recuerdo esas peleas, como testigo o como víctima, y recuerdo que la tentación de devolverle la jugada algún día a patadas mordiscos y puñetazos a esta gente planeaba sobre las cabezas de más de uno. Imagino que el mendigo del otro día (con discapacidad física) o las pordioseras del martes sentirían algo similar mientras los anormales (no se me ocurre nada más suave) de siempre con la excusa del deporte jugaban a reducir su dignidad por debajo de la de un objeto.

 

Rorschach siempre fue, desde que lo creara Alan Moore para la serie original, la personificación de estas sensaciones. Hijo de una prostituta y con serios problemas con el tema de las habilidades sociales, más que un héroe era un psicópata que había tenido la suerte de dirigir su enfermedad hacia quienes hacían daño y quedaban impunes (algo que también veríamos años más tarde en la televisiva Dexter de Michael C. Hall). Era un enfermo, sí, pero también era el único que, al no sentirse constreñido por las normas sociales, contaba la realidad tal y como era, sin adornos ni aspavientos. Al igual que el Comediante, había visto la cara fea de la realidad, pero en lugar de tomárselo como un chiste, estaba decidido a tomar cartas en el asunto.

 

La luz volverá, y verán su reflejo

 

Precisamente, cuando se tomó la decisión de volver al universo de Watchmen, a Brian Azzarello se le encargaron los proyectos del Comediante (que ya reseñamos en su momento) y de Rorschach. Con su amor por las historias de calles sucias y protagonistas rotos, Azzarello no podía decir que no a estos personajes y, si bien ambos cómics distan de ser perfectos, no se podía haber elegido a nadie mejor para el trabajo. El guionista supo desde el primer momento captar la psicología de ambos caracteres y la única lástima es que, contando con tan pocos números para desarrollar sus historias, éstas quedaron cojas y sus finales se antojan un tanto insípidos. Ya lo vimos con el Comediante y este Rorschach es más de lo mismo: un inicio de fábula que se va diluyendo conforme las prisas van fastidiando el resultado.

 

Antes de Watchmen: Rorschach

Antes de Watchmen: Rorschach

 

El que está formidable de la primera a la última página del cómic es Lee Bermejo. El dibujante tiene ya bastante experiencia colaborando con Azzarello y quizás no debería sorprendernos el grado de realismo de sus  trabajos, pero es que ilustraciones como  la que exponemos un poco más arriba o portadas tan sumamente originales como la de este tomo hacen que nos replanteemos hasta qué punto llega la genialidad del artista norteamericano. Rorschach, en resumen, peca de deberse a los intereses editoriales por un producto de consumo rápido y es por ello (y al igual que otras piezas de la colección) un producto del fast-food comiquero, pero las intenciones que subyacen debajo y el espectacular dibujo de Bermejo bien valen los trece euros y medio que cuesta el tomo (y además os lleváis una bonita colección de portadas de regalo).

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados