Batman #54

Batman #53-55: Ave fénix

Batman #53Yo ya estaba aquí antes de que llegaras

 

Lo primero que pienso: No puede ser que se acabe.

Después hago números: Cincuenta y cinco entregas son otros tantos meses. Cuatro años y medio desde aquella primera reseña que firmara Daniel Lobato. Un poco menos si nos quedamos con los números americanos (cincuenta y dos [cuatro años y cuatro meses], como el número de universos de ese NuDC que nacía entre 2011 y 2012 en Estados Unidos).

Entonces me doy cuenta de que casi se podría hacer una historia de ECC sólo a partir de esta colección. Sus numerosos aciertos y sus contados errores (sobre todo al principio) y, sobre todo, su eterno juramento de amor por el héroe que se mantuvo en pie cuando el resto de DC temblaba. Batman ha contado a lo largo de estos años con innumerables reediciones de sus mejores aventuras (la etapa de Frank Miller, El Largo Halloween, el Batman de Grant Morrison, el de Paul Dini…) y con hasta tres distintas maneras de disfrutar de la era Snyder: en grapa, en tomo en rústica trimestral y en una serie de magníficos álbumes en cartoné con cada una de sus sagas por separado.

 

Y, así, pensando, tomo consciencia de la magnitud de lo que han construido Scott Snyder y Greg Capullo a lo largo de estos años. Como si todo DC descansara sobre sus hombros, esta genial pareja se ha dedicado durante todo este tiempo a arrancar las malas hierbas que crecían en torno a la figura del Caballero Oscuro recurriendo a la destrucción total del personaje para presentárnoslo de nuevo al final de su etapa, renovado y libre de cicatrices. Preparado para todo lo que el ilusionante futuro tenga que ofrecerle.

 

Gotham es… peligrosamente cómoda…

 

El juego de estos dos creativos se aprecia con toda su intensidad una vez vemos completamente montado el rompecabezas. Cada arco argumental, cada pieza, ha ido articulándose con la anterior y con la siguiente para mostrar una Gotham más clásica y a la vez más renovada que nunca. Nuevos villanos han ido apareciendo mientras los viejos se sometían a un lifting (nunca mejor dicho) para adecuarse a los tiempos que corren y que piden (no, exigen) una nueva vuelta de tuerca en los argumentos de los cómics de superhéroes para seguir vendiendo a jóvenes y no tan jóvenes en una sociedad en la que el papel parece haber perdido la guerra frente a las pantallas de televisores, cines y ordenadores.

 

Batman #53

Batman #53

 

Pase lo que pase con Renacimiento (próximamente comenzaremos a desgranar el evento) Snyder y Capullo han hecho algo increíble por Batman en su 75 aniversario. Han rejuvenecido algo más que al personaje (directrices de la editorial), sino al concepto mismo del superhéroe. Pero sin renunciar por ello a ninguna de las señas de identidad que lo han hecho único a lo largo de las décadas. Más aún, Snyder ha introducido a toda una nueva generación de brillantes guionistas que ahora aspiran a poner los raíles sobre los que se desplazará la antigua Detective Comics a lo largo de los próximos años.Esta última contribución se notará más aún con la distancia de los años, haciendo que el éxito de este proyecto vaya más allá de lo anecdótico para situarse en los anales históricos de la longeva editorial.

 

¿En qué le ayuda eso?

 

Volviendo por fin a la historia, una vez asumido el hecho de que se ha acabado la era del Iron Bat, el regreso de Bruce Wayne a las andadas no podía ser más efectista. El tomo #53 de la colección gira en torno a la vuelta a los orígenes del Hombre Murciélago. En la reducción a lo simple y efectivo que se busca a partir de Renacimiento y que ya comenzamos a ver aquí. Es muy significativo el repaso que Bruce le da a todos sus trajes para detenerse en penúltimo lugar en la armadura que ya le viéramos lucir frente al Tribunal de los Búhos y que sería la opción lógica en esta situación. Pero las más de las veces la lógica está reñida con el corazón. Y el de los gothamitas sólo se podía reconquistar luciendo el nuevo modelo que veremos a partir de ahora en la colección de Tom King (un detallazo que Capullo haya podido ser quien estrene la nueva imagen, la verdad) y que, como he dicho, vuelve de alguna manera a los orígenes del personaje. A épocas pasadas y esencias que no deberían haberse perdido jamás.

 

Batman #54

Batman #54

 

El final de la batalla contra Mr. Bloom en Batman #53 se complementa con el final de esta maravillosa etapa de manera definitiva en el número #54 de la colección, que supone otro gigantesco acierto al retomar la temática del ‘Gotham es…‘ que el propio Bruce Wayne escribía al principio del arco del Tribunal de los Búhos, el que vio nacer esta era que ahora muere, aunque regresará con el Batman All-Star que ya prepara Snyder con nada menos que John Romita Jr. ¿Y qué pasa con el Batman #55? Bueno, no podía cerrarse esta colección en ningún otro tomo que no fuera el número 52 norteamericano, así que James Tynion IV, uno de los pupilos de Snyder, se encarga de escribir un emotivo epílogo que viaja a las semanas posteriores a la muerte de los padres de Bruce.

 

Bueno. Mira qué pinta…

 

Detective Comics nos brinda dos historias para despedirse de esta etapa. La primera viene a ser el cierre de la que comenzó en las dos entregas anteriores, mientras que la otra (de dos capítulos) trata de aprovechar los últimos coletazos de la temporada de Gordon haciendo las veces del Caballero Oscuro. Se trata de dos aventuras intrascendentes en las que Peter J. Tomasi se limita a divertirnos explorando un poco más las posibilidades de la nueva faceta heroica del comisario. Aún con todo, quedan perfilados dos villanos con bastante potencial para que recoja el testigo quien se sienta preparado para escribir una buena historia con ellos.

 

Batman #55

Batman #55

 

Espero que después de toda esta turra no me preguntéis si recomiendo o no estos cómics. Pero, por si os quedaba alguna mínima duda, vienen con extras. Batman #53 incluye una colección de portadas que homenajean a algunas de las más míticas de la colección con motivo de la cincuentena de entregas de esta era que no podéis perderos y que no es seguro que vayáis a poder disfrutar ni en la reedición trimestral ni en la de cartoné. ¿A qué estáis esperando, pues, para haceros con los números que cierran uno de los recorridos más alucinantes que hayamos visto en esta cabecera?

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados