Batman: La Secta

Batman: La Secta: Terror en las profundidades

Batman: La SectaLa situación parece excesivamente desesperada

 

Hay obras que conocen tanto los fans como los nuevos lectores de Batman. El Regreso del Caballero Oscuro, El Largo Halloween, La Broma Asesina… Ya sea por sus autores  (Frank Miller, Alan Moore…) o por su influencia en el cine y el imaginario posterior relacionado con el Caballero Oscuro, el caso es que sus títulos resuenan  en cada lista de grandes cómics que se hace y en cada conversación entre entendidos que se precien de saber sobre el justiciero enmascarado de Gotham. Luego están obras como La Secta que, sin ponerse al frente en el escenario de los grandes éxitos de siempre, han influido con fuerza en lo que ha venido después y nos han ofrecido una imagen del héroe tan poderosa y creíble que rescatarlas del olvido era casi una obligación. Pues bien, dicho y hecho: ECC edita para nuestro deleite la obra de Jim Starlin y Bernie Wrightson dentro de su colección Grandes Autores de Batman.

 

Una de las primeras cosas que sorprenden de esta novela gráfica de 1988 es que, desde un primer momento, nos presenta a un Batman derrotado y a merced de sus enemigos. El dúo aprovecha una momentánea distracción del héroe para someterlo a una de sus más duras pruebas, haciéndolo dudar de todo en lo que siempre ha creído y mostrándonos el lado más humano del justiciero (hasta ahora) inquebrantable. Tan sólo dos años antes Miller ya había ofrecido al mundo su oscura versión del Caballero Oscuro, pero Starlin y Wrightson llevarían esta oscuridad a un nuevo nivel con el diácono Blackfire, un líder sectario obsesionado con apoderarse de la ciudad de Gotham utilizando para ello a los ‘sintecho‘ y a los olvidados por todos.

 

El caballero oscuro resurgirá de las cenizas de la derrota

 

Tenemos en nuestras manos nada menos que la obra sobre la que se construyó El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace, tercera parte de la aclamada saga cinematográfica de los Nolan. En lugar del poderoso Bane, Starlin y Wrightson optan por un enemigo mucho más sibilino, que se hace con el control de Gotham a través del lavado de cerebro de quienes menos tienen que perder. Salvando este cambio (y la presencia de Catwoman, extraída de la etapa de Jeph Loeb y Tim Sale al frente del Caballero Oscuro) gran parte de los escenarios, diálogos y temáticas de este cómic se repiten en el filme de 2012. Y es que la idea es de lo más atractiva: una Gotham saturada de maleantes y pordioseros da la bienvenida a un misterioso benefactor que los saca de las calles para vete tú a saber qué fines. Sin embargo esta indolencia ante la desaparición de quienes menos importan es la que conduce a la ciudad a su propia ruina cuando salen a la luz los siniestros planes del líder del inframundo gothamita.

 

Batman: La Secta

Batman: La Secta

 

La prematura derrota del alter ego de Bruce Wayne les sirve a los autores para mostrarnos al Batman más desvalido que recordamos. Drogado, hambriento y malherido, el caballero oscuro es doblegado por sus enemigos y una vez libre de su yugo, el miedo a volver a caer en sus garras nos deja con un héroe de cristal que necesita de todo el apoyo posible de Alfred y, sobre todo, de Jason Todd (el malogrado Robin de aquella época, posterior Capucha Roja) para volver al cuadrilátero y demostrar quién es el verdadero amo de Gotham. Y es precisamente a través de las alucinaciones del protagonista como Bernie Wrightson consigue dotar a este cómic del aspecto aterrador que lo caracteriza. Imágenes como la que precede a estas líneas nos muestran un nivel más cercano al cómic gore y de terror que al de superhéroes que pregonaba DC, pero resulta imposible imaginarse esta historia contada de otra manera o, dicho de otra manera, gran parte de la fuerza de la narración de Starlin se basa en los inquietantes dibujos de Wrightson, un verdadero genio proveniente de La Cosa del Pantano y House of Mystery.

 

No vamos a volver a Gotham. No volveremos nunca

 

La historia del diácono Blackfire no podía estar más de actualidad. A las órdenes de Scott Snyder, Ray Fawkes está guionizando para Batman Eterno el retorno a la vida de este peligroso personaje, aunque los detalles sobre su pasado y su defunción han sido reescritos por obra y gracia de la carta blanca que otorgan los múltiples reseteos del universo comiquero de la editorial norteamericana. Aún y con todo, el Blackfire que nos ofrece Fawkes poco tiene que envidiar al de Starlin, salvo que en lugar de comandar hordas de mendigos y rateros, ahora parece tener bajo su mando a los esbirros de la Hija del Joker y a toda una legión de espíritus recién salidos del infierno.

 

Batman: La Secta

Batman: La Secta

 

ECC ha hecho un trabajo fabuloso a la hora de volver a poner en nuestras librerías un cómic de envergadura que, sin embargo suele ser olvidado a la hora de enumerar las grandes obras sobre el Caballero Oscuro. Además, y como si La Secta no fuera regalo suficiente, la editorial completa el tomo con dos historias cortas también dibujadas por un cada vez más increíble Wrigthson y guionizadas por nada menos que Ron Marz (con el que también colaboraría el dibujante en Batman/Aliens) y Len Wein (¿cómo presentar al co-creador de La Cosa del Pantano y Lobezno?). Grandes Autores de Batman engrosa sus filas con una incorporación imprescindible para entender no sólo el cine de los últimos años, sin también a la actualidad de los cómics de DC.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados