Batman: Tierra de Nadie vol. 1

Batman. Tierra de Nadie vol. 1: Y el Apocalipsis llegó

Batman: Tierra de Nadie vol. 1¡Pero aún queda gente dentro!

 

ECC sigue con su cruzada por reeditar todo lo relevante de la DC de años pasados y llega en esta ocasión al gran crossover que mantuvo ocupada a la bat-familia durante toda la temporada 1999/2000. La serie vino precedida de Batman: Cataclismo (1998), en la que un fuerte terremoto asolaba la ciudad de Gotham, y los dos arcos subsiguientes ‘Aftershock‘ (Réplicas) y ‘Road to No Man’s Land‘ (Camino a Tierra de Nadie) que dejaron el paisaje de una ciudad asolada a la que el gobierno de los Estados Unidos daba la espalda, prohibiendo tanto la entrada como la salida en dicha ciudad y dejando a quienes no quisieron abandonarla a su suerte.

 

Este argumento no nos es en absoluto nuevo. Ya en La Secta, de Bernie Wrightson, éramos testigos de una Gotham cerrada al mundo exterior y en este cómic se basaron los Nolan para la tercera entrega de su Caballero Oscuro (cambiando al diácono Blackfire por Bane). Por otra parte los juegos de Arkham que desarrolló Rocksteady (y cuyas dos primeras entregas escribió Paul Dini) también nos hablan de un escenario gothamita cerrado a cal y canto del mundo exterior. Las diferencias que venía a marcar Tierra de Nadie eran básicamente dos: por un lado el grado de destrucción de la ciudad convertía a sus ciudadanos en poco más que refugiados de una guerra que no se había llegado a librar (no hablábamos de una turba influenciada ni de un colectivo de villanos y sus matones, sino de simples y llanos supervivientes al terremoto). Por el otro la longitud del relato hacía imposible considerar a Tierra de Nadie una simple historia más. El año que tardó en resolverse y la cantidad de colecciones implicadas permitieron a la tropa de autores implicados profundizar como nunca antes se había hecho en las circunstancias de esta ciudad devastada.

 

Esta zona está bajo mi protección

 

Lo que nos encontramos en este primer tomo (y en los que le seguirán) es una colección de relatos breves (de dos o tres números, a veces más) que se ambientan en las ruinas de la ciudad y que siguen a los principales personajes de la bat-familia en sus intentos por sobrevivir y por evitar que la ciudad que juraron proteger se suma en la barbarie. Así, las diversas series de este microverso se vieron involucradas durante todo un año en el evento de Tierra de Nadie, proporcionando a los lectores una multitud de puntos de vista sobre las ruinas de la otrora próspera ciudad del murciélago.

 

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

 

Me llama en especial la atención el papel que juega en este primer tomo Jim Gordon. El comisario de policía tarda poco en comprender que la ley, tal y como la conocía, ha dejado de aplicarse dentro de las verjas que separan a su ciudad del resto de los Estados Unidos. Siempre pragmático, Gordon actúa rápido y se viste con el traje que se ha puesto de moda en la ciudad: el de caudillo de un pequeño y belicoso territorio. La GCPD (Gotham City Police Department) pone en marcha un avance brutal y sin cuartel que se ceba con las bandas de malhechores más pequeñas y muy pronto se hace control con el extremo sur de la ciudad. Esto, sin embargo, le va costando al comisario cada vez un precio mayor en decisiones que ponen a prueba sus firmes principios.

 

Habrá banquetes en el Reino de los Cielos, ¿no es así?

 

Me rechina más la rabia que le guarda Jim a su justiciero aliado. Vale, Batman no ha estado presente hasta ese momento, pero ¿acaso no ha tenido que enfrentarse el alter ego de Bruce Wayne a los mismos ardites del destino que el viejo comisario? La ira de Gordon, si se me permite la elucubración gratuita de quien no ha leído aún el resto de la historia, parece originarse más bien del descubrimiento de la necesidad del Caballero Oscuro que se había generado hasta el momento en la ciudad gótica. Ante su ausencia tardan muy poco las cosas en desmadrarse y esto supone un golpe en la línea de flotación del amor propio del hombre que juró defender la ciudad por la vía legal.

 

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

 

Tierra de Nadie supuso el final de algunas historias y el comienzo de otras muchas. Una de ellas me ha perseguido desde que comenzamos a reseñar los cómics de ECC Ediciones en esta página. Al personaje de Renée Montoya, curiosamente, lo vimos por vez primera en esta revista con motivo de su importante aportación al brutal arco conocido simplemente como 52. Más tarde retrocederíamos en el tiempo para descubrir como se hundió la vida de la policía antes de conocer a Question. Ello pasaría en el transcurso de la colección Gotham Central, donde saldría a la luz la condición homosexual del personaje con motivo de la relación obsesiva que con ella había establecido Dos Caras. Pero, ¿de qué se conocían el perturbado Harvey Dent y Montoya? Pues justamente de su colaboración en la salvación de los más débiles de la asolada Gotham, una historia que comienza en este volumen, pero que aún debe desarrollarse un poquito más.

 

Os ha estafado en vuestra cara

 

La confluencia de todas estas historias supuso la colaboración de un ingente grupo de guionistas que fueron desde Greg Rucka hasta Bob Gale. Sin embargo, la armonía que había de lograrse años después en otras series semanales no se alcanzaría en Tierra de Nadie, por lo que en ocasiones nos encontramos con historias demasiado metidas en el día a día de tal o cual personaje (o, incluso, alejadas de la trama principal) como puede ser la que protagonizara Azrael en su propia serie. Al antiguo Batman la ciudad de su mentor se la trae al pairo y sólo el azar hace que aterrice en las ruinas. Su trama terminará cruzándose con las de los demás personajes, pero hasta ese momento sólo supone un molesto paréntesis en una colección de relatos sinceramente interesante.

 

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

Batman: Tierra de Nadie vol. 1

 

Esta agrupación de historias y guionistas también se traduce en una estupenda galería de artistas que, como podemos ver en las ilustraciones que adornan esta entrada, van desde los asolados paisajes del siempre magnífico Alex Maleev, hasta la deformidad quasi-cartooniana del Pingüino de D’Israeli, pasando por la estética 100% cartoon de Jason Pearson en su reinterpretación del aspecto de Dos Caras. Esto se traduce en fragmentos para todos los gustos, pero dado lo acostumbrados que estamos al baile de ilustradores en las grandes editoriales norteamericanas no voy a comenzar a quejarme ahora por esta nimiedad y sí que disfrutaré con cada parte que me conquiste en lo que cuenta y cómo lo ilustra. Tierra de Nadie no ha hecho más que empezar.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados