El Fin del Mañana

El Fin del Mañana #1-4: Hasta la vista baby

El Fin del Mañana #1Ahora sé que toda carne es perversa

 

Segunda serie semanal de DC de la que os hablamos en poco tiempo. ECC ha lanzado casi a la vez esta serie y la de Batman Eterno, pero, pese a girar ambas en torno a las decisiones que nos llevan a un futuro aciago, el tono y el ambiente de las dos colecciones no podía ser más distinto. Mientras que la colección orquestada por Scott Snyder se centra en la ciudad de Gotham y en los héroes y villanos que luchan por su control en el presente, el equipazo que forman Brian Azzarello, Jeff Lemire, Dan Jurgens y Keith Giffen se lanza cinco años en el futuro para contarnos cómo se evita, o se propicia, el apocalipsis robótico mundial.

 

Y es que los autores involucrados amplían mucho los horizontes que abarca la historia, tanto que al principio cuesta bastante entrar en la dinámica de la trama por aquello de que las historias no se entrecruzan hasta mucho más adelante, lo cual nos obliga a releer a veces capítulos anteriores para saber por dónde iba tal o cual héroe o villano. Pero la recompensa para quienes pasan la prueba del primer número y medio merece mucho la pena. Una vez que El Fin del Mañana coge carrerilla su argumento nos absorbe y sus personajes nos conquistan.

 

No son ese tipo de fantasmas, Frank

 

Una vez leídos los cuatro primeros números de esta colección, las comparaciones con mi adorada 52 (en serio tí@s, dadle una oportunidad) son inevitables. La ausencia de los grandes héroes en gran parte del cómic, el hilo conductor formado por una amenaza que no llega a concretarse, el trabajo coral de guionistas y dibujantes, la reivindicación de personajes un tanto olvidados… Si El Fin del Mañana llega a las mismas cotas de perfección que alcanzó la serie dirigida por Geoff Johns y Grant Morrison es algo que no veremos hasta dentro de unos cuantos números, pero de momento las bases están sentadas con una historia que se cuenta tanto a nivel superheroico como a pie de calle, por los monstruos, los héroes y los villanos, dirigiéndose todos hacia un mismo desenlace que, al menos de momento, parece muy complicado de esquivar.

 

El Fin del Mañana

El Fin del Mañana #1

 

En un punto esta historia difiere de la que surgió de los rescoldos de Crisis Infinita. El Fin del Mañana se cuenta hasta en tres líneas temporales distintas: por un lado tenemos el futuro al que la humanidad se acerca de manera inexorable, por el otro tenemos ese otro futuro, algo más cercano, en el que aterriza el Batman del Futuro que crearon los geniales Paul Dini y Bruce Timm. Por último, también están ahí los cinco años que han transcurrido desde el presente y hasta el momento en el que se desarrolla la mayor parte de la trama. Muchas cosas parecen haber ocurrido en este tiempo, aunque sobre todas ellas planea la guerra con una agonizante Tierra 2 que ha dejado nuestro planeta lleno de refugiados interdimensionales y con muchas heridas aún por curar.

 

Enhorabuena Cole, te has vuelto interesante

 

Este es uno de los mayores aciertos de El Fin del Mañana. Los autores logran plasmar con bastante realismo el ambiente de un mundo que sólo se ha recuperado de una gran guerra en la superficie, pero que aún alberga en lo profundo rencores y miedos suficientes como para volver a encender la mecha del conflicto. El mundo en el que aterriza Terry McGinnis es únicamente un poco más adelantado que el nuestro, pero muestra descaradamente su opulencia, tratando de ocultar lo que sucede a plena vista: registros de ADN, vigilancia del populacho y un paulatino oscurecimiento de los llamados héroes cuyo principal exponente es un enmascarado Superman expeditivo y taciturno que nos lleva a preguntarnos continuamente qué demonios pasó en los cinco años que no hemos visto.

 

El Fin del Mañana

El Fin del Mañana #4

 

Llevar el grueso del argumento a un momento cercano del futuro también es un alivio para los autores, que se ven así liberados del peso de la continuidad (el viaje temporal del protagonista asegura los cambios en el futuro y de aquí a cinco años DC bien puede haber planeado un nuevo Flashpoint/Crisis que trastoque la realidad). No sólo eso, permite que los guionistas jueguen con el pasado/presente de los personajes según éste va sucediendo en cada colección para luego insertarlo en la historia a su antojo (la relación de Frankenstein con S.H.A.D.E. y con Amatista es fiel reflejo del fin de la fallida colección del monstruo y de la exitosa Liga de la Justicia Oscura).La libertad argumental también es un punto a favor de la entrada de lectores ocasionales en la trama los cuales, si bien no entenderán algunas de las referencias, sí que podrán seguir sin problemas la historia desde el primer número.

 

¿Morimos juntos…?¿… o trabajamos juntos?

 

El uso de múltiples personajes y líneas argumentales tiene otra ventaja que también se podía disfrutar en la colección de 2006-2007: el cruce de géneros. El Fin del Mañana nos ofrece desde pura acción superheroica (la Liga de la Justicia sigue de fondo), hasta el relato de un robo a lo Ocean’s (aquí meteríamos al estrambótico grupo de villanos con los que se junta el prota de Batman Beyond) pasando por los héroes oscuros que capitanea nuestro monstruo de cadáveres cosidos, argumentos puramente detectivescos (con Lois Lane retomando el papel de Question en 52) y la trama del rollo “isla de científicos pirados” que protagoniza el desconcertado Grifter, un héroe de Wildstorm al que yo, personalmente, no le había seguido nunca la pista (lo cual nos devuelve al tema de la recuperación de personajes secundarios y/o olvidados).

 

El Fin del Mañana

El Fin del Mañana #3

 

Lo único que me asusta, ya veremos por dónde tiran, es que se esté creando un hype excesivo para que luego la amenaza no sea más que la perpetrada por un enemigo de siempre (atentos a cómo termina el cuarto volumen de la serie). O peor aún, que el miedo a innovar lleve a los autores a repetir viejos esquemas y a volverse predecibles. Sin embargo aún es pronto para ese tipo de elucubraciones y el volumen de misterios no hace sino ir creciendo y creciendo mientras el reloj del bat-Kyle Reese venido del futuro avanza inexorable a la fecha en la que los más brillantes héroes de la Tierra no sean más que Terminators desprovistos de emociones.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados