Fábulas

Fábulas #5: Revelaciones

FábulasEl tiempo pasa muy rápido en Villa Fábula. Tanto, que entre este quinto volumen de la colección y el anterior han transcurrido cinco años. Tiempo más que suficiente para que los cambios que se empezaban a apuntar en el cuarto tomo hayan cobrado forma y se hayan asentado. Así, Encantador ejerce de alcalde, con Bella como segunda al mando y Bestia en labores de sheriff. Mientras, Blanca vive en La Granja con sus cachorros y Feroz anda desaparecido. Bill Willingham se ha marcado un punto y aparte para no repetirse con personajes que en su status anterior ya lo habían dado todo de sí y para poder jugar con nuevas situaciones e ideas en torno a sus fábulas.

 

Entre estas, quizás la más interesante de todas, sea la concerniente al Adversario, el brutal enemigo que hubiera conquistado las Tierras Natales y obligase a nuestros protagonistas a exiliarse en Nueva York. Y es que por fin se nos dan las respuestas a dos de los grandes enigmas acerca del misterioso personaje: Quién es y cuáles son sus motivaciones. Estas cuestionas que unas vez resueltas bien podrían haber mitigado nuestra curiosidad haciendo decrecer el interés en el cómic llegan, por el contrario, en el momento justo.

 

Sin que haya dejado de tener relevancia (ni mucho menos), estamos en un punto en el que Willingham nos tiene completamente enganchados a la historia y a sus personajes, un hecho que se acrecienta con la edición de lujo en la que ECC está publicando el cómic, como si de una novela río se tratara. Cada volumen tiene su propio planteamiento narrativo y va ganando complejidad a medida que se suceden los acontecimientos y entran nuevos actores en juego. Tras cuatro volúmenes estamos tan familiarizados con el día a día de Villa Fábula y nos sentimos tan encandilados por sus habitantes que lo que en cualquier otra historia sería el clímax que daría pie al desenlace (el descubrimiento del villano en la sombra y sus planes), aquí supone el cierre de una primera gran etapa que deja libre de obstáculos el futuro. La curiosidad saciada se transforma en esperanza hacia un futuro que promete deparar aún más sorpresas.

 

Para ello, en un inteligente movimiento, el guionista expande el universo de Fábulas hasta los cuentos arábicos (que ya tuvieron su primera aparición en el tomo anterior), con personajes como Simbad. E incluso presentando a otros clásicos de la literatura (y de la factoría Disney) como Mowgli, quien a buen seguro tendrá un papel destacado a corto-medio plazo.

 

Pero la del Adversario no es la única revelación. El tomo arranca con Jack (el de las judías mágicas) como protagonista absoluto. Después de su espantada en Villa Fábula, el truhán se instala en el lugar del mundo donde mejor podría encajar: Hollywood. Protagoniza un relato en clave satírica que pone el broche a su participación en la serie y da pie a su spin-off publicado en su momento por Planeta DeAgostini y quién sabe si acabará entrando en los planes de ECC. Y de un fin a un nuevo comienzo, el del Chico de Azul. Le perdimos la pista en el relato La marcha de los soldados de maderas, incluido en el tercer tomo de la colección, y aquí protagoniza una dramática y épica aventura en la que retorna a las Tierras Natales y en la que se nos harán unas cuantas revelaciones.

 

Con Fábulas los cuentos vuelven a estar más vivos que nunca, pero ninguno es como siempre hemos imaginado. Y ahí es donde está realmente la magia.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados