Flash

Flash. Ignición: Hoja en blanco

FlashTal como nos muestra este Flash: Ignición (volumen editado por ECC Ediciones en formato cartoné), Geoff Johns no se limitó a tratar con Barry Allen durante su estancia en la franquicia del corredor escarlata, sino que también tuvo ocasión de convivir con el otro gran velocista de la misma, Wally West. Quien otrora fuera Kid Flash pronto pasó a encarnar la identidad del corredor principal de Keystone city y, a la muerte de Barry Allen, a convertirse en el hombre más rápido del mundo.

 

Este tomo, que recoge los números #201-211 de la edición original norteamericana de la colección de The Flash, sirve como punto de arranque para descubrir las aventuras de Wally West como Flash. En este punto nuestro héroe -y el resto del mundo- desconoce su identidad superheroica y cuáles son sus habilidades metahumanas. La misión del guionista en estas páginas consiste no solo en devolver a Wally sus recuerdos, sino en hacerle comprender su importancia como símbolo a la altura de otros iconos de la editorial como Superman o Batman.

 

Con esta historia Geoff Johns trabaja en una dimensión diferente del personaje. Humanizado en términos absolutos (no hay ni rastro de Flash en su vida y se encuentra atravesando un delicado momento a nivel personal junto a su esposa Linda), el escritor trabaja con un hombre corriente cuya determinación lo convierte en un héroe. Aún cayendo en tópicos y maniqueísmos del género, Johns hace un interesante trabajo en la construcción del personaje protagonista, que está metido de lleno en un viaje de autodescubrimiento, impulsado a reflexionar sobre lo que es importante en su vida y los motivos por los que está dispuesto a sacrificarse y luchar por el bien.

 

Esta suerte de hoja en blanco con la que se nos presenta Wally en un primer momento le da la oportunidad a Johns de “cuestionar” la inamovible rectitud del héroe, y hacerle ver que no todo es blanco o negro, que existen los grises. Y aunque no termina de explotarlo, sí que se aventura a matizar este aspecto de su carácter (de momento), abriendo la puerta a futuros conflictos y a crear una nueva perspectiva respecto a su relación con aliados y enemigos.

 

Hasta la mitad del tomo la narración avanza con pulso firme, apoyada en en el interés por descubrir que llevó a Wally a su pérdida de memoria. Una vez resuelto el enigma la trama se vuelve algo más convencional, con el guionista presentando personajes que interactúan con Flash y enemigos a los que debe combatir. La inercia acaba por vencer y las últimas aventuras resultan intrascendentes, aunque en un segundo plano Johns va tejiendo una historia que a buen seguro pasará a un primer término en el próximo volumen de la colección.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados