La Cacería de los Titanes

La Cacería de los Titanes: Otro camino a Renacimiento

La Cacería de los TitanesNadie te recuerda, Dick Grayson

 

Vale, después de la semana intensa que llevamos dándole la bienvenida al Renacimiento del universo DC toca volver un poco hacia el pasado para recordar que todo esto viene de alguna parte. Hagamos memoria a grandes rasgos: en 2011 Flashpoint, un evento que partía de la colección protagonizada por Barry Allen, trastocaba por completo la historia del universo, haciendo que una nueva cronología tomase su lugar en lo que vino a llamarse Nuevo Universo DC. Una de las consecuencias directas de esto fue la desaparición de personajes como Wally West y la reestructuración de muchas de las colecciones. Especialmente las de los equipos, ya que en un universo nuevo molaba aquello de volver a contar cómo se juntaron tales o cuáles personajes. Así, desde aquel entonces hemos tenido a unos Jóvenes Titanes en los que el Robin de Dick Grayson se veía sustituido por el de Tim Drake, Wally se reflejaba en Bart Allen… y así sucesivamente.

 

Tras Flashpoint, el primer evento de enjundia fue Maldad Eterna (2013-14), un crossover que demostraba que los límites de la realidad oficial con los de las alternativas eran verdaderamente finos y fáciles de quebrar. Volveríamos a ver esto de nuevo replicado en el segundo gran acontecimiento del NuDC, Convergencia (2015), que (a través de una trama vergonzante) desbarataba del todo los límites entre realidades al mezclar pedacitos de cada una de ellas en un campo de batalla hecho a medida de uno de los constructos de Brainiac. Al final, tanto jaleo con el espacio-tiempo ha tenido sus consecuencias, siendo una de ellas la aparición de la chapa del Comediante (sí, el personaje de Alan Moore) en la Bat-cueva y el regreso de Wally West la otra más importante.

 

Por cierto, efectivamente, todos los crossover que acabo de mencionar (amén del título del que hablamos hoy) han sido convenientemente editados por ECC. Así que pocas excusas os van a valer para no haceros con ellos.

 

¡Yo soy quien ha venido aquí por la verdad!

 

¿Qué pintan los Titanes en todo lo anterior? Pues bien, DC, en una de esas decisiones locas que a veces toman, estableció que con la llegada del NuDC todas las versiones previas de los Jóvcenes Titanes quedaban borradas de la historia de manera tajante. Ni menciones, ni flashbacks, ni leches. Y… bueno, aquí la realidad y la ficción han colaborado a la hora de llegar a donde estamos. Si nos quedamos con la segunda, las continuas rupturas del tejido de la realidad han permitido el regreso de un villano del que apenas se sabía nada desde el nacimiento de este grupo allá por los años 60: Mr. Twister, ahora reimaginado como un demonio capaz de manipular a los héroes para construirle una puerta de entrada en este mundo. A él y quién sabe si a algún otro acompañante del inframundo. La última vez que los Titanes se enfrentaron a Mr. Twister debieron borrar sus propios recuerdos acerca de sí mismos para poder escapar de su influjo pero su regreso ha traído consigo un debilitamiento acerca de qué cosas se han olvidado y cuáles no, una grieta que el demonio piensa utilizar en su beneficio.

 

La Cacería de los Titanes

La Cacería de los Titanes

 

La realidad es bien distinta. Tanto el borrado de todas las versiones anteriores del supergrupo como las nuevas líneas argumentales diseñadas para el nuevo fueron duramente criticadas tanto por expertos como por aficionados. Renacimiento, como idea antes incluso de llevarse a cabo, era la oportunidad perfecta para corregir errores del pasado más reciente y el leve desajuste de Convergencia el momento indicado para comenzar a mover las fichas. Desde junio de 2016 (a España llegará en no demasiado) la versión clásica de los Titanes y los Jóvenes Titanes del NuDC conviven bajo el marco de la nueva realidad editorial de DC. Este tomo allana el camino para lo que está por llegar.

 

Lo que no está acechando espera una máscara

 

Vale, ¿y qué tal está esto de La Cacería de los Titanes? Pues lo cierto es que, para haber escrito un tomo que pretende poco más que introducir a unos nuevos / viejos personajes, Dan Abnett (Batman/Superman, Guardianes 3000) logra crear una historia bien cohesionada que consigue sin esfuerzo que nos interesemos por la vida actual de cada uno de los que fueron en el pasado los compañeros de los mayores héroes (volvemos a la temática de Renacimiento) y que ahora son héroes por derecho propio… o tratan de vivir sus vidas alejados de las locuras de su juventud. En lugar de Robin tenemos al agente Grayson de Spyral, Tempest es el llamativo nombre del otrora Aqualad y Arsenal es el nuevo apelativo por el que responde Roy Harper tras dejar de ejercer como Speedy, el jovial compañero de Green Arrow. Abnett reivindica los tiempos pasados, pero sin olvidar que los personajes han sufrido profundas transformaciones en sus casi cincuenta años de vida. La Cacería de los Titanes lo tiene todo en cuenta y nos ofrece un relato conciliador que vuelve a reunir a las versiones juveniles de los héroes más poderosos de DC para un nuevo y brillante futuro.

 

La Cacería de los Titanes

Los Titanes, tal y como fueron

 

La Cacería de los Titanes se nos presenta como un camino alternativo hacia el Renacimiento. Una mirada acerca de esta nueva etapa en la que los acompañantes del héroe van a tener un papel preponderante desde el punto de vista de los acompañantes clásicos. El final de la historia es descriptivo y nos deja a las puertas de lo que se nos viene encima y que hemos comenzado a introducir a través de las reseñas de la última semana en La Noche Americana. El cómic que edita ECC es una lectura más que obligada si queremos entender del todo el escenario que nos espera en un futuro cercano dentro de la segunda editorial más grande de Norteamérica.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados