Nightwing: Renacimiento #2

Nightwing. Renacimiento #2: Cara y cruz

Nightwing: Renacimiento #2Basta de jugar a largo plazo. Lo haremos esta noche

 

Tenía muchas ganas de ver hacia dónde llevaba Tim Seeley esta colección. Autor de una serie que me tiene hipnotizado (Revival) dentro del circuito independiente, el autor originario de Wisconsin es portavoz de un discurso con marca registrada y su giro e inclusión en el cómic mainsteam me tenían ciertamente intrigado. Cierto que ya le habíamos visto en Batman Eterno y en alguna otra serie escribiendo algún que otro capítulo suelto, pero ahora DC le da la alternativa al ponerle al frente de una serie de la que siempre se ha esperado, como mínimo, que represente el equilibrio entre el oscuro mundo de Batman y el a veces demasiado optimista de algunos de sus aliados.

 

ECC también ha apostado fuerte por el primer discípulo del Caballero Oscuro consciente de su tremenda importancia ya no sólo dentro de la bat-familia, sino para con el resto del universo DC ahora que los Titanes vuelven a estar reunidos. Y la primera respuesta de Seeley ante tanta apuesta a su alrededor ha sido comenzar a cerrar tramas que, de tanto tiempo abiertas, habían comenzado a agostarse por los bordes. La principal, cómo no, ha sido una de las que han condicionado la vida de los héroes gothamitas desde que Scott Snyder la presentara en la cabecera principal del murciélago (aunque curiosamente a Batman prácticamente no aya vuelto a importunarle desde entonces): me refiero al Tribunal de los Búhos.

 

Ella dijo que nos lo debía. Dijo que era justicia

 

Nacidos como una fuerza oscura, siniestra y antigua más allá del conocimiento del Hombre Murciélago acerca de su ciudad, los miembros de este selecto club (o secta) demostraron desde un principio saber demasiados incómodos secretos acerca de los justicieros de la que declaraban “su ciudad”. Sin embargo, por más que Batman y sus aliados los derrotasen y más tarde Garra (serie fallida donde las haya…) se declarase su enemigo jurado, nunca habíamos terminado de identificar a los integrantes de su círculo más poderoso. Aquí es donde entra Seeley, que decide tirar de la manta y acabar con la mayor de las armas de este grupo: su secretismo. Para ello ha puesto a trabajar a Grayson con un personaje a medio camino entre el héroe y el villano que le ha enseñado a quien llevara durante una temporada el manto del Caballero Oscuro algunas estrategias a las que jamás se rebajó su tutor. La idea es clara y va muy en la línea de lo que al autor le gusta: bajar al héroe al barro y hacer que se ensucie sus brillantes mallas con la mugre que salpica a sus enemigos y a las víctimas que van dejando a lo largo del camino.

 

Nightwing: Renacimiento #2

Nightwing: Renacimiento #2

 

El problema es que Raptor comienza a deshincharse antes de que la trama llegue a su final y su mensaje pierde fuerza para verse sustituido por el clásico mantra que ha diferenciado siempre a esta serie de la de Batman: Nightwing es lo más cercano que veremos jamás a Batman, pero con la suficiente fuerza de carácter como para sobreponerse a cualquiera de sus traumas y aprender de cada uno de sus errores. Tal es el poder de este personaje, que cuando todo lo demás falla, la serie simplemente deriva hacia su propio ritmo. Lo mencionan los héroes de este cómic al final, pero merece la pena recordarlo: el Caballero Oscuro dista mucho de ser perfecto, arrastra sus traumas personales como una segunda capa y muchas veces ha dejado que sus propios miedos gobiernen sus acciones, pero lo que ha hecho grande siempre a Batman ha sido su capacidad para levantarse y para volver a confiar una vez más en quienes le rodean. Nightwing parte con la ventaja de saber dejar siempre de lado sus miedos y sus prejuicios. Por eso podemos imaginar a Dick trabajando con Raptor, pero nos chocaría enormemente ver a Bruce en la misma tesitura. Y por eso sabemos que de esta aventura (que, recordemos, se sitúa después de los trágicos acontecimientos de Detective Comics #2 y de La Noche de los Hombres Monstruo) emergerá un Nightwing que asimile lo aprendido y siga su imparable espiral de crecimiento. Siguiente parada: Blüdhaven.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados