Pura Maldad: Lex Luthor

Pura Maldad – Lex Luthor: Refinamiento constante

Pura Maldad: Lex Luthor¿Cómo sabe Clark Kent de mi existencia?

 

Veíamos allá por enero cómo ECC hacía desembarcar en España una nueva colección que pintaba muy interesante. Bajo el título de Pura Maldad, prometía explorar con nosotros algunos de los mayores villanos de DC a través de los muchos relatos que habían ido protagonizando a lo largo de los años. Comenzaba la serie por el que es hoy por hoy el villano más terrorífico y carismático de la historia del cómic en su totalidad: El Joker. Dos meses después, como no podía ser de otra forma, llegaba a nuestras estanterías el volumen del que vamos a hablar hoy y que salta del Bat-universo a la galaxia de los enemigos del Hombre de Acero. Y es que si el Píncipe Payaso del Crimen es el enemigo por antonomasia de Batman, Superman tiene en Lex Luthor al más antiguo y reincidente de sus adversarios, quizás no tan fuerte como Bizarro o Metallo, pero mucho más insidioso e inteligente.

 

Parece fruto de la lógica, aunque haya sido más bien el azar lo que los haya creado así, pero mientras que la némesis del metódico y firme Hombre Murciélago es un hombre caótico e imprevisible, al impulsivo y bonachón Superman se le opone un tipo de firme voluntad, frío método y pensamiento científico. Cada uno de los dos héroes haya en su reflejo a su mayor rival sin que fueran, en un principio, creados para ello. Pero, si bien el Joker ha permanecido, dentro de la lógica evolución a lo largo de los años, fiel a su esquema más básico y al esqueleto de lo que mueve su perturbada mente, el personaje al que dedicamos este artículo ha experimentado cambios más drásticos desde que apareciera por vez primera en las páginas de Action Comics en abril de 1940 (siendo, pues, una creación contemporánea a la del Joker).

 

Sin vida, Metropolis está desnuda y desolada

 

Y es que, si bien en el Joker se refleja nuestro lado más salvaje y violento, en Luthor aparecen plasmadas gran parte de nuestras aspiraciones dentro del mundo capitalista en el que nos movemos. Lex es un hombre que ha crecido desde la nada y se ha hecho a sí mismo, un claro referente del lema de Tierra de las Oportunidades que se auto-otorga a sí misma la nación de los Estados Unidos de América. A partir de unos orígenes humildes, Luthor ha construido un imperio y ha logrado tal nivel de influencia que ha logrado en más de una ocasión poner en jaque a su enemigo sin necesidad de mover un dedo. ¡Anda que no nos gustaría a muchos lograr lo mismo!

 

Pura Maldad: Lex Luthor

Pura Maldad: Lex Luthor

 

Dicho esto, veamos cuál es la selección de historias que ha hecho ECC del eterno enemigo de Superman:

 

  • Al igual de lo que ocurriera con el volumen centrado en el Joker, nada mejor para abrir este nuevo tomo que la primera historia en la que tuvimos ocasión de conocer a Lex. Corrían los años justamente anteriores al estallido de la II Guerra Mundial y, mientras que el Joker reproducía la apariencia y el  carácter de alguno de los líderes fascistas que hundieron Europa, Luthor nos es presentado como el tiránico dirigente de una nación en guerra al este del Viejo Continente, una posición muy lejana a la que hoy ocupa dentro del imaginario colectivo. La imagen del villano en sus primeras apariciones sería precisamente la de científico chiflado obsesionado con derrotar al kryptoniano para poder así alzarse con el poder en una Tierra sin nadie más que se le opusiera.

 

  • La primera impresión de Luthor iría cambiando poco a poco, siendo su accidental alopecia uno de los indicadores de este continuo proceso de refinamiento. Y así, en 1972 (¡menudo salto!) llegaría The Man Who Murdered the Earth!, una historia escrita por Len Wein en la que profundizaríamos un poco más en el carácter del villano, siempre listo para combatir a Superman, pero no tan inclinado a destruir al resto de la humanidad en el proceso. Esta pieza de información, por nimia que parezca, es clave en el desarrollo posterior del personaje, que ha llegado a combatir del lado de las fuerzas del bien (véase Maldad Eterna) cuando el destino de la  Tierra se ha visto comprometido.

 

Pura Maldad: Lex Luthor

Pura Maldad: Lex Luthor

 

  • En estas estaríamos que llegaría en 1983 Cary Bates a darle una vuelta de tuerca más al personaje, enviándolo de viaje a Lexor, un planeta en el que se reverenciaba la figura del villano, para sanar de las heridas de su último enfrentamiento con Superman. No entraré en spoilers, pero la ocasión le serviría al autor para convertir aún más al brillante maníaco en un reflejo oscuro de todo cuanto representaba Superman para el mundo de los superhéroes.

 

  • Pero el verdadero salto cualitativo en el status del villano lo certificaría en 1986 John Byrne en su colección de El Hombre de Acero (recopilada por ECC en Grandes Autores de Superman). En ella, y de una manera muy sutil, reconvertiría al científico loco de aquel entonces en el taimado magnate de los negocios que conocemos hoy en día. Pura Maldad recoge el momento con una historia que habla a las claras acerca de la villanía de Luthor.

 

  • Este ascenso quedaría certificado por Lex Luthor: Biografía no Autorizada, de Eric Peterson (1989). Este relato, de estética y trama muy cercanas a las de la novela negra, escarba en el pasado del dueño de Lexcorp. para descubrirnos a un niño manipulador que trepó desde el barro a lo más alto de la torre de marfil aupándose sobre los cadáveres de sus enemigos y de todo aquél que él considerase como un obstáculo para sus ambiciosos planes.

 

Pura Maldad: Lex Luthor

Pura Maldad: Lex Luthor

 

  • De los años 80 saltamos directamente a los primeros momentos del nuevo milenio para contemplar, con guión de Greg Rucka, el por qué de la carrera que emprendería en aquel entonces Lex al que es a día de hoy el peldaño más alto que ha ocupado en cualquier estructura de poder. En el año 2000 Luthor lograría, de manera temporal al menos, convertirse ni más ni menos que en el presidente de los Estados Unidos, una hazaña que le permitiría situarse por vez primera por encima del kryptoniano con todas las de la ley y que a día de hoy parece un relato profético de lo que habría de llegar con Donald Trump.

 

  • Cierra el volumen un capítulo de la aplaudida All-Star Superman (Grant Morrison, 2006) dedicado a un Luthor condenado a muerte que, sin embargo, se siente victorioso al conocer que la muerte de Superman está cerca y que el último hijo de Krypton nada puede hacer para evitarla. Este cómic sirve para resumir en unas cuantas páginas los diez mandamientos de la ley del villano que encarna este personaje. Como decíamos al principio, el Joker es uno de los más locos y carismáticos malos del cómic, pero Lex Luthor es, sin duda el más refinado de todos ellos.

 

Como en otras ocasiones, grandes relatos se quedan en la imprenta y no son recogidos en este tomo. Me da por pensar en el maravilloso cómic de Max Landis del que hablamos a principios de año y que llevaba por título Superman: American Alien. Su acercamiento a la mente del sociópata a través de una entrevista del reportero en ciernes es casi más certera que la de Morrison y mucho más actual. Si embargo, tal y como ocurriera con Pura Maldad: Joker, se me antoja que este tomo representa un muy buen acercamiento a uno de los personajes más importantes del universo DC.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados