Sandman: Muerte

Sandman. Muerte: Un aderezo necesario

Sandman: MuerteEstás tan loca como los demás

 

Hay algo mágico en el ambiente la primera vez que vemos a Muerte aparecer en los cómics de The Sandman. Si Sueño es la versión comiquera del propio Neil Gaiman, pero llevando un poquito más al extremo su aire taciturno y su imperecedera melancolía, Muerte es la hermana mayor que ya está de vuelta de todo y que contempla a su pariente con una mezcla de compasión y entendimiento acerca de su situación y su manera de enfocar las cosas. Sueño, representante de lo onírico, de lo fugaz y lo deseado, es un tipo oscuro y reflexivo. Muerte, a su lado y representante de los últimos momentos previos a la eternidad, es divertida, eléctrica y efervescente. Los dos constituyen una pareja perfecta y Gaiman supo mantenerlos juntos en los momentos más importantes de su obra cumbre del cómic.

 

No es de extrañar, por lo tanto, que un personaje de tal popularidad terminase contando con algunas historias propias. Así, tal y como en el pasado hizo Planeta, ECC pasa a reeditar el volumen que recopila todos estos relatos. Como no podía ser de otra forma, dos de ellos (los más extensos) se nos presentan ligados entre sí y con la serie principal (ampliando el ya de por sí rico universo que Gaiman creó para Sueño), el resto nos llega en forma de relatos cortos de un único número aparecidos aquí y allá en especiales de Vertigo en los que el autor aprovechó para ahondar en el mito del personaje o para tratar temas mucho más mundanos y actuales como los embarazos, el SIDA o los atentados terroristas.

 

Quizá voy a morir

 

Si  nos centramos un poco más en las historias que se nos cuentan vemos que el tomo comienza con El Alto Coste de la Vida, un relato que nos cuenta como, una vez cada cien años, Muerte se vuelve humana por un día. Este hecho, conocido por unos pocos privilegiados, tratará de ser utilizado en su contra mientras ella se dedica a deambular por las calles de la gran ciudad en compañía de un adolescente que dice haber perdido las ganas de vivir. El relato, contado siempre desde el punto de vista del chico, nos presenta a una Muerte despreocupada que, sin embargo, se encarga en el transcurso de las veinticuatro horas que le han sido dadas de ir mostrando poco a poco al hastiado chaval lo maravillosa que es la vida en sus pequeños detalles.

 

Sandman: Muerte

Sandman: Muerte

 

Es una de las cosas que siempre me han llamado la atención de Gaiman y que aprecio tanto de este genio del relato. Puede que se rodee de negrura y elementos siniestros, pero hay un soñador detrás de toda la parafernalia que está enamorado de la vida y de lo que ella representa. Gaiman es un firme defensor de la esperanza y de los rayos de luz que emergen de las nubes más negras y terroríficas. En sus relatos va tantas veces a la parte más deprimida de las ciudades como a lo más profundo de los cementerios, pero en unos lugares y en otros siempre hay lugar para los finales felices… o los agridulces que nos dejan con la sensación de que la historia no podía haber acabado de otro modo.

 

Al final, todos nos quedamos desnudos

 

Sigue a este cuento Lo Mejor de tu Vida, que toma a dos personajes que salen fugazmente en la primera aventura de este tomo (y a los que también podemos ver en Juego a ser Tú, de la serie principal) para desarrollarlos con mayor lujo de detalles. Hazel y Foxglove no son la única pareja homosexual que Gaiman ha representado en sus cómics con total normalidad, pero sí que, a tenor de lo aquí descrito, son las primeras que disfrutan de una relación normalizada y con los altibajos propios de una pareja normal. El seguimiento que podemos hacer de ellas a través de Sandman y estas dos historias nos desvela un drama romántico profundo y muy bien estructurado. El resto de personajes involucrados en la trama siguen en la línea de aquellos que diseña el autor británico y dudo mucho que no se les vuelva a ver en tal o cual historia dada la aversión de Gaiman a dejar relatos sin contar.

 

Sandman: Muerte

Sandman: Muerte

 

Chris Bachalo, el dibujante que me conquistó en Lobezno y la Patrulla-X y que volverá a hacer equipo con Jason Aaron en la nueva etapa del Doctor Extraño, es el encargado de ilustrar estas dos primeras aventuras con un estilo que aún no había derivado en lo que observamos hoy en sus trabajos, siendo un tanto más genérico pero no por ello menos espectacular en los momentos en que debe serlo. Acompaña al canadiense el británico Mark Buckingham, habitual colaborador de Neil Gaiman y reconocido por su trabajo en series como Miracleman o Fábulas.

 

Completan el tomo varios relatos cortos que profundizan en los motivos de Muerte para acercarse a los vivos y en la cercanía y la comprensión que esta decisión ha ido provocando con el paso de las eras en el carácter de esta integrante de los Eternos. Muerte es, junto con Sueño, una de las más increíbles creaciones de Neil Gaiman y este tomo es un perfecto añadido a la colección principal de Vertigo que supuso un antes y un después en la consideración de las obras de fantasía en el mundo de la viñeta.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados