Pepe Larraz

Pepe Larraz: “Llevo cinco años en Marvel y aún tengo la sensación de que soy el último en llegar”

En Marvel han querido darle sabor español a las nuevas series ambientadas en el universo Star Wars. Si en Darth Vader estamos disfrutando del trazo de Salvador Larroca, en Kanan: El último padawan hacemos lo propio con Pepe Larraz, uno de los dibujantes patrios con mejores perspectivas en el mercado norteamericano. El autor nos atiende en esta entrevista en la que exploramos tanto sus impresiones al formar parte de la saga galáctica, como su proceso de trabajo.

 

Pepe Larraz

 

Pregunta: ¿Cuáles son tus primeros recuerdos respecto a Star Wars?
Respuesta: Tirado en la alfombra en casa de mis padres, un sábado o domingo por la tarde… Recuerdo que de pequeño nos comprábamos un montón de pasta dentífrica Colgate porque regalaban los ewoks, los muñecos, y los coleccionábamos. Recuerdo que tuve el muñeco del AT-ST, que se movía con un pistón que tenía detrás. Yo he sido fan de Star Wars desde que tengo uso de razón. Las vi en el cine cuando se estrenaron. Todos tenemos los mismos recuerdos de que lo vimos, flipamos… Que con cuatro o cinco cositas que te dan de cada mundo ya te imaginas una cosa maravillosa. El otro día me reía con mi hermano porque se las volvió a ver, hizo esto del maratón y me dice “tío, te has fijado que toda la tercera película transcurre en la luna de Endor (…), se ve desde el espacio al lado de la Estrella de la Muerte y es enorme, ¡imagínate Endor!, no lo habíamos pensado, Endor tiene que ser brutal”. Es una cosa que está dentro del imaginario de cada uno.

 

P: ¿Qué diferencias te encuentras entre dibujar un Nuevos Vengadores con John Arcudi a un Star Wars con Greg Weisman?
R: Yo entré en Marvel cuando Eric Canete, que era quien dibujaba la miniserie New Avengers: Luke Cage, no pudo terminar dos páginas y buscaron un tío con un estilo parecido. Estuvo muy guay porque soy muy fan de Eric. Con cada guionista es diferente, eso es lo bueno que tiene, la posibilidad de trabajar con un montón de gente distinta. Es muy divertido. Tengo la suerte de haber trabajado con muchos de los grandes, con (Brian Michael) Bendis, con (Jason) Aaron, con (Matt) Fraction, (Rick) Remender, ahora Weisman… Y cuando alguien tiene una buena historia que contar y es bueno contando la historia, es una gozada. También hay otras veces que te tocan algunas historias que dices “a ver qué le puedo sacar de aquí”. Tengo la suerte de que prácticamente todas las historias que me ha tocado dibujar están bastante bien.

 

P: ¿Y qué diferencias encuentras entre dibujar una historia de superhéroes y Star Wars?
R: Es una buena pregunta. Me acuerdo que lo leí en una crítica y me llamó la atención, dijeron “tiene un estilo muy superheróico”. Y es verdad. Pero entonces le empecé a prestar más atención y es cierto que al ser un universo que viene del cine la figura en un cómic de Star Wars sí que tiene una posición predominante en la página, pero no tanto como en un cómic de superhéroes, donde una figura te puede llenar una página. Hay pocas veces que hagamos esto, a no ser para la página final o algo así. En cambio, le prestas mucha más atención al fondo y es muy interesante, porque te tienes que documentar mucho sobre esos fondos. Creo que la frase que más veces he dicho este año es “¿cuánto de Star Wars es esto?”. Hace poco estaba diseñando un lanzallamas y pensé: “es que esto no es Star Wars, esto no puede ser”. Te tienes que documentar muchísimo. Al venir de ahí es interesante porque el plano que estás utilizando siempre es mucho más panorámico. Piensas en la página tradicional de superhéroes, que es el personaje, una o dos viñetas con fondo y el resto ya es acción, aquí tienes que darle mucha más importancia al entorno.

 

P: ¿Hasta qué punto Lucasfilm es más férrea que Marvel a la hora de proteger los diseños ya existentes?
R: Lucasfilm y su millón de abogados, te refieres, sí… A ver, yo cuando abrí el primero de los cómics de Star Wars y salía mi nombre, debajo aparecían tres logos, que eran Marvel, Lucas y Disney, pensé: “madre mía, la cantidad de abogados que hay aquí”. Son superférreos y tienen personas dedicadas prácticamente a eso, en plan “este no es el tipo concreto de nave que se utilizaba en tal, tienes que cambiar esto porque se parece demasiado a lo que salía en el trailer de no sé qué…”.

Y si intentas hacer un guiño… normalmente intento introducir un guiño, una morcillita de mi parte, pero no te suelen dejar: “esta raza no suele estar con los Jedi”, piensas “pasaba un minipadawan que sea como Darth Maul”, pues a lo mejor no, a lo mejor esa raza no son de los buenos, son de los malos. Te limita un poco. Lo peor es que ya a un nivel físico tardan en darte una respuesta. Pides una documentación de cómo es esta lanzadera y a lo mejor tardan una semana. Como dato curioso, estaba yo esperando una documentación para un uniforme de un separatista. Y era, bueno, “mandadme el uniforme”, y los tíos “sí, ya les he escrito, a ver que dicen”. Y entonces yo les entregué la página entintada con la figura en blanco y un signo de interrogación, en plan de bueno, a ver si así ya… Y ese día me mandaron la documentación… Es que no puedo avanzar, no me dejáis…

 

P: Y eso teniendo en cuenta que la serie tiene muchos personajes originales
R: Sí, y que me han dejado diseñar algunos. El personaje de Kasmir es mío. Lo imaginé entre una especie de mezcla de Han Solo y Jack Sparrow, más tirando por el rollo Jack Sparrow. Y he tenido libertad para diseñar naves, mundos, personajes… Y eso dentro de lo que es Star Wars es una pasada. Pero siempre he intentado ceñirme muchísimo a lo que ya estaba hecho. Todo lo que sale en la serie o ya ha aparecido o está muy basado en algo que ya ha aparecido. Me hice un fichero de imágenes de Ralph McQuarrie e iba todo el rato chequeando. Cuando tenía que diseñar un edificio, ver un poco cómo hacía él las alturas, las proporciones… Él suele tirar mucho a hacer una parte lisa, alta, ese tipo de cosas es muy suyo, muy abstracta, era completamente diferente a las cosas que suelo diseñar. Me gustaba mucho por eso, por tener que formarme un poco más. Muy divertido.

 

Kanan: El último padawan

 

P: ¿Y has tenido la oportunidad de meter algún cameo?
R: ¡No puedo! Pero no porque no me dejen, no puedo porque apenas salen humanos. Los humanos que salen están muy contados. De hecho, hay mucha gente que me han dicho, en plan colega, “bah, tío, sácame en Star Wars”. Yo quería haberme dibujado a mí mismo, en plan yo en Star Wars, que eso es muy molón. Pero ya te digo, los humanos que salen o son actores de las películas que ya están en la segunda parte de la serie o prácticamente son Depa y Caleb.

 

P: ¿Te habría gustado dibujar otra etapa de Star Wars diferente?
R: Lo primero es que cuando Jordan White me ofrece Star Wars no me lo podía creer. Se lo había preguntado en plan de: “oye, que si no hay nada yo estoy encantado de hacer Star Wars“, y sorprendentemente me lo dieron. Cuando me ofrecen Star Wars hay tres series y son la propia de Star Wars de Aaron y (John) Cassaday, (Salvador) Larroca y (Kieron) Gillen, y Terry Dodson. Es como top of the top. Y soy el último en llegar, llevo ahí cinco años, y aún tengo la sensación de que soy el último en llegar. Así soy yo. Me sorprende porque es un spin-off de un spin-off. Es una serie que se han sacado en un momento entre entre la primera trilogía y la segunda –o entre la segunda y la primera, según gustos–, y de ahí, de uno de esos personajes, hacen una serie de cómics. Me pareció un poco arriesgado, pensé que iba a ser una cosa muy pequeñita y de repente las ventas fueron muy, muy bien. Estoy muy contento de haber llegado a Star Wars aunque sea con un rollo tan tangencial, si lo ves así. ¿Que si me hubiera gustado dibujar otra época? Claro. Lo que pasa es que luego ya tienes el problema de los retratos. Yo en retratos soy muy malo. Me llevan un trabajo horroroso. Veo lo que está haciendo Larroca con todos los retratos y es maravilloso, yo no sé si sería capaz, me llevaría como el triple de tiempo, pero me encantaría.

 

P: Para el desarrollo de la serie, ¿hasta qué punto debéis tener en cuenta el futuro del personaje?
R: Esa es muy buena pregunta y deberías hacérsela más a Greg que a mí. La serie creo que corta en el #11 precisamente por esto, porque al estar la serie de televisión en desarrollo no quieren pisarse mutuamente, establecer cosas en el pasado del chaval que tengan que condicionar el futuro. Lo gracioso es que yo apenas he visto la serie de televisión. He visto algunos momentos y algunos episodios un poco para pillar el carácter de los Rebels, pero en realidad los Rebels en el cómic salen en algunas páginas y ya está. Lo gracioso es que desde el cómic todo el rato se están mandando líneas a la serie. Y entonces la gente lo goza en Twitter. Yo me entero de esto por Twitter en plan de “¡ah, ha salido este personaje que luego sale en la serie!”. Está bien porque por tiempo tampoco puedo verme tanto la serie, pero es divertido ver todo este rollo que está haciendo Greg, que lo está haciendo genial, muy buen guión.

 

P: Que Greg Weisman sea el productor ejecutivo de la serie, entiendo que para ti es una tranquilidad ¿no?
R: Sí, está él y está (Dave) Filloni también. Es una pasada el hecho de estar con él, no sólo porque sea el creador de Gargoyles, que eso también mola. Se ve que lo tiene todo muy bien pensado desde el principio. Cuando le he hecho sugerencias el tío me dice “no, esto pasa después”, “oye, aquí cambiamos la ropa del tío para que…”, y “no tranquilo, esto pasa en el siguiente episodio”. Lo tiene muy bien imbricado, muy bien pulido. Es muy agradable trabajar con un tipo así. Yo tenía miedo porque, al venir de la serie animada, los lenguajes son parecidos pero son diferentes, las acciones como: entra por la ventana, rebota, hace no sé qué… Esto ha pasado, me lo han contado otros dibujantes que han trabajado con gente del cine, y qué va, Greg tiene una visión para el cómic muy buena. Muy claro lo que quiere, los movimientos, el plano… Y además me da mucho espacio para poder trabajar.

 

P: ¿Te condiciona tener que partir por el estilo de la serie con un dibujo más marcado?
R: No. A mí lo que me gusta mucho es tener una base. Al no inventar yo el personaje, que me den un personaje y darle yo mi visión. Esto es muy bueno, me pasa prácticamente en todos los personajes que he cogido, tratar de dar yo mi visión. Por ejemplo, con Lobezno, cuando hice la serie de Lobezno y la Patrulla-X, veníamos de un Lobezno muy guapo, el que hacía Nick Bradshaw. Y tú le veías y decías “¿y este Lobezno?, si es como adolescente…”. Y yo no, yo hice un enano cabreado y cachas. Y había quien decía por Twitter, “ya se ha cargado Pepe Larraz todo el trabajo de humanizar a Lobezno”. Es que yo no entiendo ese trabajo y no lo voy a respetar. Entonces sí que es guay, porque por un lado el estilo de Rebels, al ser 3D, no es fácilmente llevable al dibujo, entonces me deja a mí trasvasarlo, traducirlo digamos a mi estilo. Y a mí eso me interesa mucho, ver cómo coges algo que no tiene demasiado que ver y lo llevas a tu estilo. Un pelín más realista, un cartoon. Tengo problemas con el chaval, con Ezra. El otro día me lo decían, conocí a Claudio, que es el que dobla a Kanan en la serie. Y me dijo “tío, vaya nombre más cabrón, Ezra, cada vez que me toca decirlo sufro”. Y yo tengo problemas con él porque yo le veo como un chaval muy pequeñín, y en realidad no, tiene un año menos que Sabine. Y siempre lo dibujo pequeño, y Greg es como que “¡no, que tiene que ser más alto!”. Y a mí me gusta hacerle chiquitín, y estamos siempre ahí, le he tenido que cambiar varias veces, en varias páginas.

 

Kanan: el último padawan

 

P: La revisión de todo este fenómeno de Star Wars, desde la visión del adulto y además del adulto creador de imágenes, ¿cómo es?
R: Bueno, en realidad buscando al chaval también. El adulto creador de imágenes es el que sabe dibujar, sabe anatomía, sabe narrativa… Pero también un poco tienes que encontrar al pequeño fan y decir “¿esto de qué va, para nosotros Star Wars qué es?”. Pues son cabinas de naves. Entonces, cuando salgan cabinas de naves, quiero que esto mole. Hay una escena, de hecho, en la que salen en la cabina de una nave, y me hice una cabina en la que a mí me molaría pasar un viaje estelar. Quiero que esté chulo. Cómo dibujar los mundos, qué es lo que a mí me gustaría ver de estos mundos de Star Wars. Está todo entre eso y la histeria de llegar a tiempo. La revisión es como vivir lo que viviste de fan en la debacle de intentar acabar las páginas a tiempo, cada vez con menos tiempo.

 

P: ¿Y por qué no os dan más tiempo? Al final es un tema de planificación, ¿no…?
R: Eso me lo pregunta también mi chica… Sí, es una cuestión de planificación. No lo sé exactamente. A lo mejor alguien que lleve más tiempo te puede decir si son las imprentas o algún editor. Sé que tiene que ver con las fechas de impresión, sé que tiene que ver con los compromisos que ellos se deben haber marcado con las distribuidoras. Pero sinceramente es algo muy frustrante, porque cuando tienes un buen producto como lo que nosotros estamos haciendo con Kanan… Yo estoy muy contento de cómo está quedando la serie, muy contento con mi guionista, muy contento con mi colorista y con mis editores… Y de repente las fechas de entrega se están apretando. Y el pobre David Curiel, que es mi colorista, está teniendo que colorearse cosas en cuatro días, números enteros en cuatro o cinco días. Eso no puede quedar bien. Entonces es como “¿por qué?”. Cuando tienes algo bueno, mímalo. Pero no lo sé, supongo que obedece a razones que están fuera de mi control, y es así. Ellos te ponen unas fechas, tú las aceptas y aprietas.

 

P: Hablando de presión, ¿cómo haces para llevar esa presión hablando de una serie de Star Wars ahora que está todo tan mirado con lupa por el éxito de la última película?
R: Es una presión añadida que decidí no tener. Me leí el guión, me gustó, pensé en los personajes, traté de pasármelo lo mejor posible… Sé que suena supertópico, pero es la única manera de hacerlo. Porque si te paras a pensar en qué van a pensar las legiones de fans de Star Wars… Yo aluciné cuando vi las ventas del primer número, me esperaba que iba a ser mucho menos. Puedes elegir entre sentirte presionado por eso o ver qué ha funcionado y trabajar relajado. Si me lo paso yo bien, esto se va a notar. Más o menos sabes cómo ha funcionado, sabes lo que has hecho bien y es cuestión de trabajar lo más a gusto posible. Lo que trabajo es más mirando la fecha de entrega que pensando en el que pensará… No, hay momentos en el que dices aquí vamos a pegar la campanada o algo así, como en algunos momentos de la segunda parte de la serie, que a mí me está gustando más que la primera, en el que he decidido que voy a hacer de la maestra Depa, la Jedi más guay del universo Jedi conocido. Porque me apetece. Y es que tiene algunas viñetas que tú la ves y dices, como mola esta tía. Cuando me dieron Lobezno con el guionista que yo quería, con la serie que yo quería y me brillaba el tatuaje… recuerdo que ahí sí que me pudo la presión. El primer número es una mierda, yo lo veo como una mierda porque me paralicé, me acojoné, quería ser mi mejor yo, mi mejor versión… Y no, tienes que dibujar como puedes, como sabes, tranquilo y cumpliendo los plazos y pasándotelo lo mejor posible.

 

P: No has dibujado todos los números de la serie, imagino que se debe a lo que hablábamos de plazos
R: La serie iba a ser de cinco números. Tras ver cómo funcionó el primero, me escribió mi editor, me gustó mucho ese e-mail, me lo voy a enmarcar: “a todo el mundo le ha encantado la serie, a todo el mundo, han flipado con la serie. Así es que la vamos a extender con seis números más”. Y yo le dije que genial, que estaba encantadísimo y que entre el cinco y el siguiente yo necesitaba un break, porque habían sido como seis o siete meses de curro brutal. Porque en realidad te lleva mucho más tiempo hacer una página de estas que una página de superhéroes. Todo lo que he dicho de los fondos, la documentación… Cada vez que sale un Stormtrooper me salen canas en la barba, es muy complicado. Todos los personajes, todo tiene muchísima documentación, las armas, las naves… y entonces yo me pedí unos días, que me dieran un par de semanas de vacaciones. Y ellos lo que hicieron fue darle el número siguiente a otra persona, y ya seguí yo con los siguientes números. Está muy bien, justo en el medio hay una historia de Rebels, que por otro lado, siendo codicioso, me dio un poquito de rabia, para una vez que salen ahí los Rebels me hubiera gustado hacerlo a mí. Pero la verdad que Jacopo lo hizo muy bien y queda muy bonito. Los cinco, el número de en medio como una bisagra entre ambos y ya el siguiente

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados