Chlöe Sevigny, Andrew Haigh y Charlie Plummer

Andrew Haigh: “Mis películas giran en torno a gente que intenta escapar de la soledad”

Tras Weekend45 años y la serie Looking de HBO, el británico Andrew Haigh filma su primer largometraje en Estados Unidos (sin tener en cuenta su trabajo en televisión) que triunfó en el pasado festival de Venecia, haciendo ganar a su actor protagonista el premio a la mejor interpretación joven. Lean on Pete cuenta el viaje de un muchacho con su caballo tras ser abandonado por su padre. Andrew Haigh estuvo promocionando la película en España y pudimos hablar con él.

 

Andrew Haigh

 

Pregunta: Aunque ya rodaste Looking en Estados Unidos, se podría decir que Lean on Pete es tu primer largometraje americano y aquí no muestras una ciudad como San Francisco, es la parte más desconocida de América ¿esto afecta a tu forma de rodar y acercarte a los personajes?
Respuesta: No creo que sea muy diferente, creo que yo siempre intento buscar la humanidad, da igual la situación, por lo tanto, para mi siempre es el personaje. En Looking exploré un ambiente diferente, un mundo muy distinto y creo que es importante saber encontrar los detalles de ambos universos y que todo sea lo más auténtico posible, por eso siempre ruedo de la misma forma.

 

P: Es interesante como el personaje comienza en un mundo muy masculino y acaba abrazando la feminidad ¿esto es algo pretendido?
R: Es interesante, sí, pero no sé si fue una decisión consciente. Al principio de la película sí que creé el mundo tan machista porque la gente que trabaja en la América rural es así. Me interesan los personajes que no encajan en estereotipos, yo veo un personaje muy sensible y es lo que pretendía sacar a relucir, él busca una conexión femenina que supla la ausencia de una figura materna.

 

P: La película en parte es un western, ¿cuáles eran tus referentes? ¿Tuviste miedo de que fuese demasiado superficial?
R:
Es inevitable que cuando llegas a este ambiente, tener referencias porque es algo que se ha fotografIado demasiadas veces. Lo que de verdad me interesaba es que Charlie no fuese sólo a buscar la libertad, que es de lo que tratan todos los western. Para mí, el viaje no es libertad, es un peso sobre sus hombros y en este caso quería que el paisaje reflejase terror. No tengo referentes claros, no es un género que yo vea, me gustan las road movies como París, Texas pero el western es un género demasiado macho y eso no me atrae.

 

P: Es interesante el uso que haces del plano fijo, que es lo que vuelve a la película más europea que americana ¿Qué supone para ti este tipo de plano y la dilatación temporal que conlleva?
R: Sí, me gusta que mis encuadres sean sencillos para que el público pueda entrar en esas imágenes. La cámara se mueve poco, pero cuando lo hace es de una forma muy sutil, muchas veces a través de zooms, sí es estática pero se mueve a través del espacio y el tiempo. Esto hace que el público se esfuerce un poco más para estar dentro de la historia.

 

Charlie Plummer

 

P: Hay ciertos temas comunes en todas tus películas, especialmente la soledad ¿Por qué es tan importante para ti representar este sentimiento?
R: Me interesa mucho la soledad porque la he vivido y me interesan diferentes versiones de la misma: dentro de una relación, la soledad física… todas son muy diferentes. Todas mis películas giran en torno a gente que intenta escapar de la soledad, una soledad que se ha apoderado de ellos; también como pueden caer en este sentimiento fácilmente.

 

P ¿Qué parte de la novela hizo que te decidieses en adaptarla?
R: Cuando lo leí, sentí la necesidad de abrazar y ayudar a este chico. La tragedia de esta historia es que es un buen chico que sólo busca sentirse seguro, pero nadie le da una oportunidad porque todo se derrumba a su alrededor y eso es lo que realmente me atrajo.

 

P: ¿Qué viste en el actor Charlie Plummer y por qué le elegiste a él?
R: Me fascinó su cara y su cuerpo, pasan muchas cosas en sus ojos, de forma sutil y nunca llegas a entender lo que es. Su cuerpo me interesó mucho porque es alto pero no grande, un poco andrógeno y me gustan los personajes que no son estereotipos, Charlie no es así y eso me gustó.

 

P: Es muy interesante como dosificas las emociones ¿cómo trabajas para que todo sea tan sutil y no extremadamente sensible?
R: Pensamos mucho en eso, no quería que fuese demasiado sentimental, que es lo que tiende a ser una historia con un niño y un caballo, pero no quería que fuese falso. Lo verdaderamente doloroso es pensar que hay un chaval que esconde sus sentimientos y sus emociones van creciendo dentro de ti. Cuando por fin explota, hay un alivio y eso es lo que hace que la película se quede dentro del espectador.

 

Chlöe Sevigny, Andrew Haigh y Charlie Plummer

 

P: ¿Siempre tuviste en mente a Steve Buscemi y a Chloë Sevigny?
R: No, cuando escribí la película nunca pensé en ellos. Después de encontrar a Charlie, aparecieron sus nombres, conocí a Steve y Chloë; tenía miedo porque hay muchos actores a los que no les gusta hacer papeles secundarios pequeños, pero ellos entendieron muy bien su tarea y aceptaron inmediatamente.

 

P: ¿Cómo pudiste agarrar todas las emociones de un adolescente?
R: Tenía miedo de que no pudiese hacerlo o de que fuera demasiado emocional y se pasase el tono de la película, pero él entendió lo que quería hacer. Hablamos mucho de lo que quería hacer, vio mis anteriores trabajos y así entendió el nivel emocional, igual con Choë y Steve que les guié cuando hacía falta pero era un trabajo muy libre.

 

P: ¿Cómo trabajaste el sonido de la película? Más diegético que extradiegético.
R: Es algo que medité mucho, hasta las canciones del café. Intenté no usar mucha música, pero que cada vez que la usase tuviese un efecto en la historia y las emociones.

 

P: Rodaste la película en orden cronológico, ¿el agotamiento que demuestra el personaje psicológico y físico fue real?
R: Me gusta filmar cronológicamente, pero es muy duro porque todo se vuelve más emocional y difícil. El pobre Charlie estaba tan cansado al final… Cuando acabamos la última toma se derrumbó, lloraba y estaba muy cansado porque habían sido ocho semanas, él nunca se quejó e hizo todo lo que tenía que hacer.

 

P: ¿Fue difícil rodar con animales?
R: Es difícil, pero lo planificamos con tiempo con el domador y no son tan complicadas. Lo más difícil es rodar las escenas más emocionales, pero tuvimos mucha suerte porque el caballo era maravilloso porque fue muy bueno.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados