Georg Friedrich y Tilde von Overbeck

Tobias Nölle (‘Aloys’): “A veces hay que coger la fantasía y tratar de implementarla en la realidad”

Tobias Nölle debuta en el largo con Aloys, una fábula que explora las posibilidades de la imaginación y la forma en la que puede cambiar nuestra visión del día a día. Premiada en el festival de Berlín, la película supone una carta de presentación envidiable para el cineasta suizo, con quien hemos tenido la oportunidad de charlar acerca de los entresijos de esta original y valiente historia de amor.

 

Georg Friedrich

 

Pregunta: ¿Cómo surge el proyecto?
Respuesta: Es difícil acordarse, es un proceso orgánico. No es que un día leyera un artículo y pensara en hacer la película. Empecé un poco con la idea de una atmósfera, un ambiente, una combinación de algo oscuro pero también mágico, pensando en qué tipo de película me gustaría ver. En primer lugar pensé en un detective privado que viera y grabase todas las escenas desde su cámara, pero que nadie le viera a él, que fuera invisible. Es un personaje interesante de explorar. Y luego buscaba la manera de retarlo, de desafiar su forma de vivir y de ser invisible. Y me parece que es interesante hacerlo con una relación que empieza a través del teléfono. Lo normal es que la conociese en la vida real, como funcionaría en una comedia romántica pero me parecía más interesante que se conocieran por teléfono y que no la conoce en realidad; es un detective y de repente la cámara se da la vuelta y la otra persona es la que le buscaba a él. Y tiene miedo. Y a partir de ahí la historia empezó a desarrollarse.

 

P: Háblanos de la evolución de Aloys, el protagonista. Empieza siendo un tipo que no cae demasaido bien y al final le coges empatía.
R: Sí, es fantástico. A mí me cae bien desde el principio, incluso casi me gusta más porque no es como los demás. Lo que necesito son personas diferentes. Y tanto a Vera como a él les describo como diamantes en bruto, no son perfectos, ni están pulidos, porque si lo fueran sería aburrido. Siempre tuve miedo de que al final (Aloys) fuese demasiado agradable, que lo convirtiera en algo demasiado sentimental o romántico; pero al pincipio cuando alimenta a las ovejas y sonríe ya ves una parte humana, no es un idiota.

 

P: ¿De dónde sale el cartel con los consejos para ser invisible?
R: Me parecían divertidas las diez directrices de cómo ser invisible y resultaba curioso que todos los días antes de empezar a trabajar su padre llegue y en vez de rezar tenía que leer cada vez los diez mandamientos para ser invisible. Es su religión, no rezan a un dios, rezan para ser los mejores en sus trabajos y las frases del póster cada vez son más vagas o cada vez se leen menos, y al final te tienes que acercar mucho para verlas, y me divertía la idea. Era muy interesante porque en el guion había puesto diez directrices, pero al final inventarse diez directrices era muy difícil. Tardé bastante tiempo en inventármelas.

Tobias Nölle

Tobias Nölle

 

P: El equipo que usa Aloys es un tanto anacrónico, con grabadoras analógicas o cintas mnidv en lugar de usar formatos digitales…
R: No es una tecnología tan vieja, es de hace diez años. No necesitan tener la última tecnología o un iphone para trabajar. Las las grabadoras eran fantásticas y podías organizarlo todo en cintas. Y me imagino a un detective como él en la vida real y estoy seguro de que algunos utilizan minidv porque ponen sus pegatinas y no tienen que cambiarlo. Es un poco conservador. Solo la grabadora es muy vieja, pero el resto es un material potente, mejor que los iphone, sin duda, y para almacenarlo es más seguro que un ordenador. Pero también era más auténtico para el personaje, no pegaría que estuviera grabando con un smartphone o utilizando ordenadores, creo que le pega más porque está anclado en el pasado con su padre.

 

P: ¿Cómo habéis trabajado el montaje de la película? Es interesante ver cómo una misma conversación transcurre en varios escenarios a la vez…
R: La mayoría ya estaba en el guion, aunque no era tan preciso, no había tanto detalle. Grabé la parte la real, la de la naturaleza y la parte fantástica para tener los materiales. Pero no sabía cuánto necesitaba para contar algo al público. Cuántas veces tengo que recordar al público que Aloys sigue solo, que está en su mente y que es real. Jugué mucho con el montaje, pero creo que es bastante cercano al guion original. Tardé casi ocho meses con el montaje, probando todo. Trabajé sobre todo en el ritmo. No grabé primero una parte y luego la otra, iba grabando partes fantásticas, partes reales… En la fiesta por ejemplo, primero rodamos con todo el mundo, limpiamos, luego le grabamos a él solo y elegíamos cada parte para el montaje. Había mucho material, porque era todo paralelo.

 

P: Con tanto material, ¿cómo decides qué coger de cada parte?
R: Siempre es difícil, pero creo que metí la mayoría de lo que rodamos, solo hubo dos o tres escenas que dejé fuera en motaje. Había muchos momentos potentes porque ambos actores son muy buenos, fue fantástico… Yo lo sentí como si fuese el proceso habitual, lo único diferente de otros proyectos es que al saltar entre la realidad y la ficción, el montaje es más parte de todo. Normalmente está para contar una historia, pero en esta película tiene un papel más importante, respecto a que te cuenta los sentimientos del personaje.

 

Georg Friedrich y Tilde von Overbeck

 

P: ¿Cuánto duró el rodaje?
R: Unas siete u ocho semanas.

 

P: Respecto a la fotografía, da la impresión de que usas una capa de tonos fríos.
R: Los colores no son fríos, es más donde vive, con los edificios grises, y el clima, pues es invierno. Y eso te transmite un poco las emociones como frías. Pero las imágenes, la gradación de colores es bastante cálida. Es parte de la historia, es la soledad lo que te da la frialdad. Es más interesante tener una historia sobre alguien que descubre su imagincación dentro de un apartamento muy gris, en lugar de llevar a alguien en un sitio más colorido. Así que elegí a alguien que esté mucho más alejado de todo eso para potenciar esa explosión interna de dentro de este edificio.

 

P: ¿Qué te gustaría que se llevara el público de la película?
R: No quiero ni educar, ni dar un mensaje, una declaración en concreto… Creo que decir a la gente que utilice la imaginación, que es lo más potente y puede mejorar tu vida, pero no hay que olvidarse de que está la realidad y que a veces hay que coger la fantasía y tratar de implementarla en la realidad. Si quieres a alguien no lo hagas solamente en la cabeza o en tus sueños, vete y díselo a esa persona. Todo es posible. Básicamente es que vivas tus sueños en lugar de soñar tu vida.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>