Glitterbomb

Glitterbomb. Alfombra Roja: Egos y venganzas

GlitterbombCon sus flashes, su glamour, sus mentiras y sus celos, Hollywood es el escenario ideal para que se cumplan todos nuestros sueños… y pesadillas. Jim Zub y Djibril Morrissette-Phan nos ofrecen mucho de lo segundo en su perversa mirada al backstage de la Meca del cine llamada Glitterbomb.

 

Farrah, la protagonista, es una actriz de mediana edad que se pasa la vida de cásting en cásting en busca una oportunidad para lanzar su carrera. Víctima de un sistema que condena al más absurdo de los olvidos a las mujeres por cuestión de edad. La ficción, el cómic en este caso, permite reparar y vengar estas injusticias. Y cuando hay sangre y monstruos de por medio siempre es más divertido.

 

Glitterbomb nos adentra en un terror atávico, con ecos del siempre socorrido H.P. Lovecraft en el que víctima y monstruo se confunden. Jim Zub pone en una tesitura a los lectores, pues al rechazo inicial que provoca el mal, le sigue un proceso de entendimiento que nos hace ver las cosas de otro modo. En este sentido, el guionista sigue una de las particularidades del género que tan bien le han funcionado, por ejemplo, a Guillermo del Toro, la de conocer y “amar” al monstruo (o al menos empatizar con él).

 

El volumen (que aunque tiene una continuación se puede abordar como una lectura independiente), tiene una doble lectura, ya comentadas ambas. De una parte la del relato de terror convencional, que aborda la monstruosidad no tanto como un mal sino como una transformación, una forma de dejar florecer los instintos primarios. De otra parte, es una feroz crítica a una parte de la cultura de las apariencias, donde solo triunfas si encajas en unos cánones y en donde se esconden los verdaderos monstruos.

 

El cómic que nos presenta Dimensiones Dimensionales, con la salvedad de un puntito más de saturación en el color, es idéntico al tomo presentado por Image Comics para el mercado norteamericano. Formato, portada, contenidos adicionales… Un trabajo de traslación que no siempre se hace, pero que es muy de agradecer.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados