Doctor Extraño #24

Doctor Extraño #24: Colgando de un hilo

Doctor Extraño #24¿No reconocéis al Doctor Extraño?

 

Lo de Marvel este mes ya no tiene nombre. Después de que Marvel Legacy Alfa me dejara frío, después de que el último número de Victor von Muerte: Iron Man descubriese que el veneno que se guarda va ganando en dolor y peligro… Me encuentro con una nueva en Doctor Extraño. Tras ‘librarse’ de Jason Aaron y Chris Bachalo, un equipo de ensueño con buenas ideas y sin apenas tiempo para desarrollarlas, la editorial puso en su lugar a Dennis Hopeless y Niko Henrichon, una pareja más manejable, pero igualmente interesante en sus maneras. Esto nos dejó con un cruce entre esta colección y el crossover de Imperio Secreto de lo más aceptable. Sin embargo, se sabía ya que esta dupla no sobreviviría al último gran evento marvelita. Lo que no sabía yo es que, lejos de estrenarse en este número el equipo que se iba a hacer cargo de la colección a partir de Legacy, pondrían a un interino (John Barber) mientras esperaban a que la nueva etapa diese comienzo.

 

Lo que está ocurriendo con esta serie me recuerda, y mucho, a lo que pasó en su momento con Lobezno y la Patrulla-X. Jason Aaron diseñó una primera temporada gloriosa y, a mitad de la segunda, sin dar tiempo a que las nuevas tramas comenzaran a rodar, patada en el culo y ancha es Castilla. A Aaron le siguió Jason Latour (nunca olvidaré el artículo que le dediqué a este pobre hombre), que hundió la serie en el fango hasta límites insospechados a sabiendas de que tenía los días contados desde que firmó la primera entrega. Así, una serie con un primer año brillante, se fue apagando y desapareció sin que a nadie le importara demasiado. No me negaréis que lo que estamos viendo en Doctor Extraño guarda una simetría casi total con lo que ya ocurriera a finales de a principios de esta década.

 

Alguien está trasteando con la realidad

 

La verdad es que no lo entiendo. La colección que tenemos entre manos comenzó para hacerle el acompañamiento a la película protagonizada por Benedict Cumberbatch, sí, pero era en sí misma una rara avis, un experimento de cómic independiente en el que tanto su escritor como su dibujante gozaban de una cierta libertad creativa a la hora de jugar con un personaje que, de un tiempo a esa parte, había hecho muy poco ruido dentro y fuera de los cómics. Quizás fue, precisamente, el éxito de la película. Marvel se esperaba que funcionase bien, pero no que lograse atraer tanta atención como lo hizo. De inmediato, la editorial debió arrepentirse del tono alternativo que había adoptado la criatura de Aaron y Bachalo. Se requería a un nuevo equipo creativo que supiera devolver al buen doctor a la senda de lo mainstream que tanto dinero está dejando en las arcas de Marvel. El resto, que ya he contado más arriba, me da muy mala espina y me parece uno más en una larga lista de errores que está cometiendo la división editorial del gigante que es hoy la Casa de las Ideas.

 

Doctor Extraño #24

Doctor Extraño #24

 

La aventura que relata Barber es sencilla y hasta cierto punto entretenida. El bueno de John escribe a dos tiempos (con ayuda nada menos que de Kevin Nowlan y todo un ejército de dibujantes) un cuento en el que Stephen es obligado una vez más a pagar por los pecados de su pasado. Bien es cierto que su desenlace me parece descafeinado y simlpón, pero no estoy yo, teniendo en cuenta todo lo que acabo de escribir más arriba, como para criticar el estilo de este guionista sustituto… En fin, este mes de febrero Barber volverá a ocuparse de las letras, mientras que Henrichon vuelve a los pinceles, en el que será el último número antes de Legacy. A saber qué nos prepara para entonces Marvel.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados