Dawn Greenwood

Estela Plateada #3: Los últimos días


Estela PlateadaEl fin del universo es algo que no inquieta al fabuloso tándem formado por Mike Allred y Dan Slott. Su Estela Plateada funciona tan bien y mola tanto que las Secret Wars han pasado sin hacer ruido por su colección y el futuro se presenta aún mejor que el presente. Más allá de los cambios obligatorios por la integración de sus personajes (Estela y Dawn Greenwood) en el renovado universo Marvel, sus caracteres seguirán siendo los mismos que hemos conocido hasta ahora. ¡Bien!

 

En este tercer y último acto de lo que podría ser su primera temporada, Norrin Radd y Dawn deben mirarse cara a cara y superar el reto más importante que les han puesto delante sus autores: la pérdida de confianza. La ingenuidad de la terrícola se ve puesta a prueba tras descubrir (en el tomo anterior) que Estela había sido el heraldo de Galactus, con toda la carga trágica que ello conlleva. Norrin estaba en un pedestal y ha caído tan rápido como ascendió. Nuestra protagonista se da cuenta de que, como todos, Estela es un héroe con pies de barro; y es la pérdida de la figura idealizada, el sentir sus esperanzas quebrarse, lo que verdaderamente provoca las heridas en la pareja.

 

Mientras que en la cabecera de Spiderman Slott suele dejarse llevar por el entusiasmo, desarrollando ideas ambiciosas, pero que nunca termina de llevar hasta las últimas consecuencias, en Estela Plateada se ve libre de trabas e injerencias editoriales. Es la ventaja de no ser uno de los puntales de la editorial. El guionista tiene el universo a su alcance y tiene la posibilidad -que aprovecha- de hacer lo que le venga en gana. Así, engatusa a Allred para escribir un relato que se lee -literal- del revés o para cargarse el mismísimo cosmos y crearlo desde cero.

 

Dawn y Estela Plateada

 

Estela Plateada es una gozada en todos los sentidos, una rara avis en el cómic mainstream que ennoblece el género superheroico y que tan bien funciona como drama intimista, como relato de aventuras o comedia romántica. La clave, como ya he comentado en alguna ocasión, está en la aparición de Dawn Greenwood. La humana sirve como contrapunto ideal para Norrin Radd, le equilibra y le “obliga” a tomar decisiones que en cualquier otra coyuntura (como él mismo llega a decir), jamás hubiera tomado. Ambos se enriquecen mutuamente y crecen juntos.

 

Quizás el universo Marvel esté viviendo sus últimos días, pero estos no son más que los primeros para Dawn y Estela.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados