Marvel: Generaciones

Generaciones: Marvel frente al espejo

Marvel: GeneracionesCreo que me está advirtiendo que no fuerce mi suerte

 

Ha terminado Imperio Secreto. Por medio de un tomo (Imperio Secreto Omega) que trata de abrir las puertas al futuro, se despide de nosotros el que pretende ser el último evento Marvel de gran envergadura durante un tiempo. O esos eran los planes de Axel Alonso antes de dejar su puesto como Editor Jefe de la Casa de las Ideas. Entre una etapa (Marvel Now! y lo que salió de las Secret Wars) y la otra (Legacy) la editorial se marca una mini colección de one-shots en los que la vieja y la nueva guardia marvelitas se ven as caras como una suerte de preámbulo de lo que está por venir y un cierre a toda una era repleta de momentos brillantes y otros bastante más oscuros.

 

Terminada la lectura de Generaciones (el tomo bajo el que Panini ha recopilado estos diez números únicos) me quedo con dos lecturas. Una, la principal, es que he disfrutado un montón con su lectura. Generaciones es una colección de relatos escritos con libertad y en función de los gustos personales de sus autores y reflejan muy bien las carencias, anhelos y esperanzas de los personajes retratados. La otra lectura es más una reflexión de cara a escribir este artículo. Y es que es imposible hacer una reseña del volumen en general que vaya más allá de lo que he puesto en las líneas con las que da comienzo este párrafo. Cada historia merece un acercamiento individualizado y eso es lo que vamos a hacer a continuación en este artículo.

 

Olvidé cuánto nos divertíamos juntos

 

Aterrizamos en el tomo con el cruce entre el Alucinante y el Increíble Hulk. Amadeus Cho ha protagonizado hasta la fecha una de las pocas colecciones del goliat esmeralda que he leído con verdadera devoción (con permiso de la espectacular Planeta Hulk, también de Greg Pak). Lo que comenzó como una serie muy divertida en la que un cerebrito se hacía con los poderes de uno de los monstruos más poderosos del universo Marvel ha ido derivando poco a poco hacia una serie de tramas mucho más serias en cuyo centro vemos la muerte de Bruce Banner a lo largo de Civil War II. Actualmente el personaje controla cada vez menos al monstruo en su interior y este cruce no hace sino acrecentar una serie de sentimientos que cobrarán vida a lo largo de El Alucinante Hulk #68.

 

Marvel: Generaciones

El Hulk de Banner, desatado

 

Le sigue de cerca uno de los personajes que más relevancia cobraron de mano de Brian Michael Bendis y que, ahora y en compañía del equipo que la acompañó en el viaje en el tiempo de una sola dirección, ha comenzado a perder cada vez más fuelle y cada vez ve más cerca el momento de su definitiva reinserción en el pasado del que nunca debió salir. Estamos hablando de Jean Grey que, de la mano de Cullen Bunn, le hace una visita al Fénix en uno de sus raros momentos de soledad. Bunn utiliza este cómic para borrar de un plumazo todas las barreras y diferencias que había marcado su predecesor entre ambos personajes y es precisamente por eso que cada vez vemos más cerca el momento en que la psíquica terminará por aceptar su destino (final).

 

No te pongas melodramático

 

Lobezno vuelve en el tercer capítulo para reencontrarse con Laura en una historia llena de violencia y ninjas no-muertos que termina de una manera entrañable y abre la puerta a uno de los regresos que más se han comentado en las redes durante los últimos meses (y que a Marvel se le escapó antes de la cuenta). Le sigue una historia que pone a luchar codo con codo al Thor original con el de Jane Foster contra nada menos que Apocalipsis. Sin embargo, lo más llamativo de este capítulo no es el tándem (al fin y al cabo ya hemos tenido alguna ración de ello en la serie que lleva Jason Aaron sobre el dios del trueno), sino la escena final del one-shot, que claramente nace con la intención de tener consecuencias a corto-medio plazo en las series de la editorial norteamericana.

 

Marvel: Generaciones

Dos Thors, un Apocalipsis

 

Vuelve a continuación una de las parejas más exitosas de la última década. Hablo, cómo no, de los dos Ojos de Halcón (Kate Bishop y Clint Barton). Su aventura nos lleva a los primeros años del arquero marvelita y cambia el personaje de Kobik por el de una misteriosa mujer que recluta tiradores de distintos puntos de la corriente temporal para crear un concurso de carácter siniestro en el que nuestros héroes deberán volver a unir fuerzas si de verdad quieren sobrevivir. Tampoco se ajusta a la norma el relato que junta a Riri Williams por fin con la versión en carne y hueso de Tony Stark. Para tal encuentro Bendis recurre a un viaje hacia adelante en el que vuelve a proponer la idea de un Stark como Hechicero Supremo en un mundo casi exento de crimen y violencia. Una imagen, por otra parte, que, ahora que Bendis se desliga definitivamente de la editorial, puede que no veamos nunca jamás.

 

¿Por qué no vamos de feo a más feo?

 

Carol Danvers es protagonista de los dos siguientes cómics. En el primero lo hace como invitada del pasado del Capitán Mar-vell, del que ha recogido el manto con tal éxito que pronto veremos película y no parece que nadie se vaya a atrever a cambiarla el atuendo de aquí a una larga temporada. El cómic, por lo tanto, sirve más para recordarle a Danvers el porqué de su lucha más que para sugerir el regreso de un personaje que murió hace más de treinta años. Pero el tema es que al adoptar ésta el manto de la Capitana Marvel, dejó libre el hueco de Ms. Marvel para que una jovencita Kamala Khan lo recogiera y construyera con él a uno de los personajes con mayor aceptación de entre todos los que ha introducido Marvel en esta última etapa creativa. La inhumana viaja al pasado de la Capitana para tratar de reconciliarse con aquella que una vez fue su inspiración y que ahora ve desde la verja de la decepción.

 

Marvel: Generaciones

Kamala, fiel a su estilo frente a Jonah Jameson

 

Cierran el tomo una de las historias más anodinas de Spiderman que puedo recordar (Miles Morales se va de visita a uno de los puntos más bajos en la vida de Peter Parker para… básicamente no aprender nada y sembrar de dudas su futuro en la editorial) y una valiente y genial historia sobre el Capitán América de Sam Wilson en la que descubrimos hasta dónde llega la definición de héroe. Wilson permanece fiel a los rasgos que le han definido durante su época al frente de la colección del Capitán América y toma una importante decisión al final del cómic que no por esperada deja de ser uno de los momentos más importantes del eterno aliado de Steve Rogers.

 

Generaciones se puede leer antes o después de Imperio Secreto: Omega y Marvel: Legcy Alfa. Se trata de una estupenda colección de relatos que retrata con todo lujo de detalles la situación actual de una Casa de las Ideas que necesita renovarse o morir en un mercado cada vez más apretado por los buenos resultados de la Distinguida Competencia y la cada vez mayor pujanza de las editoriales independientes.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados