Guardianes de la Galaxia #29

Guardianes de la Galaxia #29: Gamora viene al vecindario

Guardianes de la Galaxia #29Se suponía que estabas debilitada

 

Último cómic antes de que Guardianes de la Galaxia se adentre en las Secret Wars y Panini lo aprovecha para ‘cascarnos’ la segunda entrega (de tres) del Guardians Team-Up, la colección satélite nacida del éxito de la película de James Gunn que busca juntar a los protagonistas de Guardianes con el resto de personajes del rico Universo Marvel antes de que éste se venga abajo y Muerte haga de las suyas. Tras los dos primeros números, guionizados por el propio Brian Michael Bendis y en los que los invitados estrella eran los Vengadores, y el tercero, que lo encontramos injertado dentro de la trama del Vórtice Negro, este tomo recopila la siguiente terna de capítulos, que en esta ocasión son completamente independientes entre sí.

 

En Guardians Team-Up #4 visita la serie John Layman, autor al que sin duda conoceréis los que estéis al día de mis reseñas sobre el mundo de Batman en la Distinguida Competencia. El guionista, siento decirlo, tira por lo fácil y junta el verde con el verde y Gamora con Hulka en una historia un tanto simplona y poco más que entretenida que parte de la eterna huida de la hija de Thanos de los múltiples cazarrecompensas y villanos enfurecidos que ha ido dejando a lo largo y ancho de la galaxia para llevarla a la Tierra y, más concretamente, al apartamento de la abogada irradiada… con la que se dedicará a repartir mamporros a delincuentes comunes y siderales. Y fin, no hay nada más que rascar. Bueno, sí, el dibujo corre a cargo de Otto Schmidt, pero por desgracia es poco más que irregular.

 

¡Buitre von Muerte y las Mascotas de los Amos del Mal!

 

Saltamos de la sartén y caemos en las brasas al abandonar a Gamora y recoger a Cohete en el turno de guardia de Sapiencial junto a Cosmo, el perro ruso telépata, y al resto de las super-mascotas.

 

En serio, abusan de mi paciencia.

 

Puede que a algunos os haga mucha, muchísima gracia esta historia de Andy Lanning y Andy Schmidt. A mí no. A mi me resultaría un tanto vergonzoso bajar a la tienda de cómics a por un número en el que un mapache juega al póker con un palomo rojo y monta en cólera cuando le roban la cerveza. Igual es que me estoy haciendo viejo. O igual es que es tan absurdo como suena.

 

Guardianes de la Galaxia #29

Guardianes de la Galaxia #29

 

Por suerte, para justificar el gasto de cuatro pavetes de este cómic, llega el inefable Bill Willingham (quizás lo conozcáis de Fábulas) para escribir una divertida y ágil historia de Rondador Nocturno y Gamora en un torneo intergaláctico de batallas a muerte donde no todo es lo que parece. Más allá de la historia, simplona como las del resto de la colección, el cómic destaca por la frescura de los diálogos y por la química de Rondador con la asesina esmeralda. El autor demuestra una gran habilidad en el manejo del personaje mutante y arranca más de una sonrisa a la despiadada y atormentada guardiana. Del dibujo de este número se encarga Diogo Saito, que se da un festín en cuanto al diseño de una buena docena de personajes alienígenas de aviesas intenciones. Las aventuras de Rondador y Gamora son lo único que salvo de un tomo bastante olvidable. Es decisión vuestra si os basta para haceros con él o preferís meteros de lleno en los cruces de las Secret Wars.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados