Inhumanos #37

Inhumanos #36-37: Los autos locos

Inhumanos #36Como si tu tracto digestivo oliese a rosas

 

Llegamos al final de la ‘larga’ (según los cánones actuales) etapa de Charles Soule al frente del destino de los Inhumanos. Y lo hacemos por medio de tres números que, pese a su cabecera en referencia al crossover de Inhumanos vs. Patrulla-X, tratan más bien de cerrar algunas tramas abiertas y lanzar a los integrantes de esta sorprendente raza al siguiente estadío evolutivo de sus aventuras en el Nuevo y Diferente Universo Marvel. Así, mientras en las diferentes colecciones de la Patrulla-X hemos ido viendo los distintos cruces entre estos y los inhumanos o (ya en los últimos números de cada colección), las consecuencias de su guerra sin cuartel contra las nieblas terrígenas, en la serie de Soule nos hemos limitado a seguir los pasos de un Maximus el Loco, empreñado en demostrar su heroísmo al proponer una alternativa viable a la nube que está matando a los mutantes y haciendo medrar a los de su especie.

 

En el número de mayo vimos como se terminaba de formar el grupo que pretendía comandar el hermano de Blackagar en busca de los ingredientes con los que, supuestamente, se podrían sintetizar nuevas rocas de terrígeno con las que obsequiar a las futuras generaciones de inhumanos. Muy a su pesar, decidían acompañar a Maximus el Innombrable (reducido ahora a un tembloroso anciano adicto a una sustancia que ya no existe), Linaje (sin otro lugar al que ir ahora que media inhumanidad lo considera un traidor) y Tritón, engañado durante los sucesos de Civil War II para traicionar a Medusa y provocar el ataque de Iron Man y empeñado ahora en buscar la redención al precio que sea necesario.

 

¿Sigue esa guerra entre mutantes e inhumanos?

 

Demuestra a lo largo de estos tres números Soule un gran dominio del lenguaje humorístico. Maximus es un capullo, no tiene vuelta de hoja, pero ver a sus tres compañeros como meras víctimas de sus tejemanejes es francamente divertido (la resolución de la trama de Inhumanos #36 es apoteósica) y da como resultado una despedida que sabe más a capítulo intermedio que a final de una etapa. Tras estos números y tras la introducción que tendremos ocasión de leer en Inhumanos: ResurrXión #0 llegará Al Ewing con la misión de recoger todo lo que se ha contado hasta la fecha, mantenerlo y darle un sentido que contente a los fans y que haga justicia a unos inhumanos que este mismo verano estrenan serie en la tele estadounidense.

 

Inhumanos #37

Inhumanos #37

 

Si bien es cierto que a Soule le ha podido faltar algo más de acción (uno de los puntos fuertes de Ewing precisamente), sí que le ha proporcionado a su sucesor un universo rico y de sólidas bases con el que jugar. Antes de Infinito y del desembarco del autor de La Muerte de Lobezno los inhumanos pasaban por ser unos cuantos seres poderosos con un árbol genealógico que invitaba al humor. Ahora, si bien no llegan (ni aspiran a hacerlo) al nivel de los mutantes, sí que cuentan con tramas abiertas por explorar y una vasta historia por esclarecer. Nos quedan Inhumanos para rato y gran parte de ello se lo debemos al autor que ahora se despide.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados