Los Defensores #3

Los Defensores #2-3: Potencial ilimitado

Los Defensores #2Ya sabes cómo funciona esto

 

A Brian Michael Bendis se le da bien el rollo callejero, con personajes con capa y grandes poderes se desenvuelve bien, pero es con aquellos que tienen los pies en la Tierra con los que se siente como en casa y nos regala sus mejores historias. Dicen ahora que el guionista se estrenará en la Distinguida Competencia con el número #1000 de Action Comics (es decir, con Superman) pero yo pienso que es un autor que despuntaría en Batman (si ha de llevar una de las grandes) y con series del palo del Escuadrón Suicida o, incluso, Catwoman. Tiene el escritor un gusto especial a la hora de recrear los escenarios urbanos que hacen de estos algo cercano y a la vez como recién sacado de una sala de cine. Tiene el aroma de aquellas viejas películas de cine negro sin olvidar que los lectores puede que sean de la generación del Tamagotchi.

 

Dejamos en el primer número de Los Defensores a Luke Cage hecho unos zorros tras una paliza (y envenenamiento) cortesía de Iguana (Diamondback, para los que visteis la serie de Netflix en versión original), un personaje que se ha quedado la friolera de cuarenta y cinco años en el desván de la Casa de las Ideas hasta que llegó el momento de rescatarlo para la producción de la plataforma de streaming. En Marvel han aprovechado la coyuntura de los flecos sueltos que han dejado las Secret Wars pare devolverle la vida a un personaje que estuvo ‘muerto y enterrado’ tras significar gran parte de los problemas del pasado de Carl Lucas con la justicia.

 

Iguana va a ser el dueño de la ciudad el viernes

 

Vuelve Willis Stryker (Iguana) y vuelve un viejo amigo del mundo de las drogas en la Casa de las Ideas bajo un disfraz nuevo. Si hasta el funesto Día de M (y más aún a partir de él) la droga por excelencia dentro del mundo superheroico era la HCM (hormona de crecimiento mutante) la deriva que ha tomado la editorial a lo largo de los últimos años le permite a Bendis jugar con un nuevo compuesto que no deja de ser más de lo mismo, pero aún más impredecible: la HCI (hormona de crecimiento inhumano). El autor pone, así, al clásico gángster a la altura de los héroes como Puño de Hierro o Jessica Jones sin tener que recurrir a enrevesadas y caras soluciones tecnológicas.

 

Los Defensores #3

Los Defensores #3

 

Vuelven también personajes clásicos como Ben Urich o Frank Castle y hacen apariciones estelares gente como Blade o el propio Spider-Man de Miles Morales, pero el grueso del protagonismo recae en los cuatro protagonistas, enfrentados a un villano del pasado de Cage, pero que ha decidido pasar por encima de sus cadáveres para hacerse un hueco en la cima del hampa de la ciudad de Nueva York.

 

Mención aparte merece David Márquez. Su conexión con Bendis es innegable y los dos juntos nos obsequian con algunas imágenes verdaderamente poderosas como la que vemos más arriba (o toda la pelea de Puño de Hierro con Stryker ya que estamos). Los Defensores, durante el tiempo que dure la colección, se están cocinando con mimo y dedicación. Hay muchas ganas desde esta redacción por ver hacia dónde nos lleva de viaje esta vez Bendis.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados