Doctor Extraño

Los Nuevos Vengadores: Ocho meses después

Los VengadoresCon la inminencia de las Secret Wars y el lío que ha montado Hickman en las principales cabeceras vengadores con su salto de ocho meses en el futuro y la interrelación entre ambas series, hemos decidido aglutinar el grueso de grapas en un único artículo para, ya con algo de perspectiva, comprobar cuáles han sido los grandes cambios en el supergrupo y ver cómo van quedando configuradas las piezas de cara al evento que redefinirá el universo Marvel.

 

Decir que Jonathan Hickman estaba macerando su etapa a fuego lento es quedarse corto, de ahí que se hiciera necesario el enorme salto temporal que nos encontramos para agilizar las cosas y no dejar escapar a los lectores más impacientes. Una estrategia que utilizará el grueso del universo Marvel una vez concluya el macroevento y que narrativamente da la oportunidad de aumentar las expectativas y el suspense en el relato. Cada página supone una nueva sorpresa y solo podremos descubrir el cómo y el porqué de tantos cambios siguiendo a pies juntillas la lectura de ambas colecciones. Se ha dado la circunstancia también de que el resto de colecciones no han dado ese salto en el tiempo, con lo que Hickman nos ha abierto una ventana al futuro de sus personajes.

 

Algunos de los cambios, como ya vimos, han tenido lugar en sagas como Axis, aunque realmente no hace falta estar muy al tanto de ellas para comprender los acontecimientos que han ido teniendo lugar. Ya sea en forma de flashbacks o de diálogos entre los protagonistas, Hickman nos da las pistas necesarias para completar esos ocho meses que han quedado sin rellenar. Aunque para completistas, durante los últimos meses Frank J. Barberi y Marco Checchetto en sus Vengadores Mundiales (#14-18) han estado rellenando precisamente esas lagunas: la creación del Cónclave de Namor, la estrategia de IMA para salvar el mundo… Quizás sea la más interesante para darle un mejor contexto al prólogo de las Secret Wars. El resto de cabeceras, como Iron Man Superior, arrojan luz sobre los cambios físicos y emocionales de sus protagonistas, sin mayor trascendencia para la historia que nos ocupa.

 

A partir de este salto temporal (Los Nuevos Vengadores #47 y Los Vengadores #48) entramos en un escenario inexplorado, con las filas vengadoras divididas en dos bandos bien diferenciados. Sin llegar a las hostilidades de unos VvX o Civil War, sí que el conflicto entre nuestros héroes sirve como centro sobre el cual pivotan el resto de acontecimientos (dejando a un lado el inexorable fin de todo que sigue en la mente de todos). Los Illuminati han salido a la luz, así como sus planes, lo que les ha llevado a sufrir una persecución por parte de Steve Rogers y sus agentes más leales, con Capitana Marvel o Sue Storm como primeras espadas.

 

Sue Storm y Amadeus Cho

 

Los hechos se van narrando en ambas colecciones lo que provoca que en determinados números se de un cambio de actores, viendo a los Reed Richards y compañía protagonizando LV (como en el #54) o a Thor encabezando una batalla en LNV. Es un excelente indicador de lo bien que fluye la narración, los hechos se van sucediendo de forma muy natural, haciendo que ambas cabeceras funcionen como una unidad.

 

A lo largo de estas entregas la acción se divide en varios frentes. Por un lado, como ya he comentado, tenemos el enfrentamiento entre los Illuminati (que siguen buscando la forma de salvar el mundo) y los Vengadores de Rogers. Por otro tenemos a un tercer grupo de Vengadores enclavado en Tierra Salvaje, desde donde traman un ambicioso plan para descubrir quién está detrás de la destrucción del universo, con personajes como Mancha Solar, Hiperión o Doctor Extraño, uno de esos personajes envueltos en sombras desde hace muchos meses. No olvidamos tampoco la perversa alianza de Namor con algunos de los villanos más poderosos de la galaxia en lo que sería una versión actualizada y mejorada del Cónclave de Norman Osborn. Y claro, no podría faltar Doctor Muerte, quien trama sus propios planes. Todos, a su manera, buscan encontrar una salida al inevitable final de todo, al tiempo que hacen frente a otras tantas amenazas que no hacen sino dificultar su trabajo.

 

Carol Danvers y James Rhodes

 

Uno de los temas de fondo que ha ido tratando el autor desde que arrancara su etapa, el del sacrificio de uno mismo (su moral y principios) por alcanzar sus objetivos, cobra ahora una nueva dimensión. Estos ocho meses sirven para ver cuáles son las consecuencias de renunciar al alma por muy nobles que sean los fines. Algunos personajes como Mr. Fantástico o Capitán Britania lo reflejan a través de algunos cambios físicos y otros como Namor o Tony Stark se rompen emocionalmente. Los personajes se van moviendo entre la desesperación y la resignación, pues todo a lo que han renunciado y todo por lo que han luchado no parece haber servido de nada. Pero no olvidemos que son los Héroes más poderosos de la Tierra y la esperanza siempre logra hacerse un hueco. Estos cambios, esta radicalización de los principales bandos se ve incluso en las vestimentas de los aliados de Rogers, siendo muy ilustrativo el cambio de look de Carol Danvers, quien ha dejado el rojo, amarillo y azul por una escala de grises en su traje, mucho más sobrio y militar.

 

A lo largo de estos capítulos se resuelven algunas importantes tramas (principalmente la concerniente a la disputa entre los gobernantes de Wakanda y Atlantis), se arroja luz sobre algunos acontecimientos y personajes (como el pasado de Cisne Negro o Hank Pym, quien llevaba bastante tiempo “olvidado” en una misión a lo largo del multiverso), e incluso se hacen ya referencias explícitas a la Tierra del universo Ultimate. en definitiva, las piezas se van juntando. Al mismo tiempo, sin embargo, surgen nuevas dudas que nos dejarán con la boca abierta y que confiemos en que tengan una resolución satisfactoria en las Secret Wars. De estas la que más problemas puede acarrear es la referente a la implicación del Doctor Muerte, ya no por lo inesperada de la revelación, sino porque nos obliga a coger con pinzas muchas cosas que dábamos por supuestas. Dada la ruptura de la corriente espacio-temporal que provoca el choque de universos, podría explicarse, pero sus motivaciones son todo un misterio y, al menos de momento, es difícil encontrarle una lógica. En los próximos meses tendremos más respuestas.

 

Viuda Negra, Pantera Negra y Capitán América

 

Para finalizar, os dejamos con el orden de lectura idóneo de Vengadores y Nuevos Vengadores para no perder detalle ni hacerse auto-spoilers. Algunos números llevan la indicación de si deben leerse antes o después, pero otros no y, sin resultar dramático, sí que matizan la percepción según se afronten antes o después:

 

Los Nuevos Vengadores #47
Los Vengadores #48
Los Nuevos Vengadores #48

Los Vengadores #49
Los Vengadores #50
Los Nuevos Vengadores #49

Los Vengadores #51
Los Nuevos Vengadores #50
Los Nuevos Vengadores #51
Los Vengadores #52

 

Doctor Extraño

 

Los cuatro episodios restantes (Los Nuevos Vengadores #52-53 y Los Vengadores #53-54) vuelven a narrar sucesos que, aún aconteciendo en paralelo, no tienen excesiva incidencia en la trama de la serie hermana, por lo que bien pueden leerse siguiendo el orden de una y una o abordar los dos capítulos de una cabecera primero, y luego los otros dos.

 

En un mes… ¡se acaba el tiempo!

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados