Los Vengadores #4: Osborn

Los Vengadores #4. Osborn: Cara B

Los Vengadores #4: OsbornUno no permite que algo como esto quede así

 

Hasta que se pasó a los mutantes (y a los equipos de pirados espaciales), Brian Michael Bendis hizo que los Vengadores y los Nuevos Vengadores funcionaran de una manera tan orgánica que, pese a ser teóricamente independientes, sus argumentos sólo se entendían por completo al leerlas de manera complementaria. Así, en septiembre llegó a nuestras estanterías el Nuevos Vengadores #16, que venía a contar la historia que nos ocupa hoy desde la perspectiva del grupo de Luke Cage, y ahora Panini nos trae este tomo, en el que el trabajo en la sombra de H.A.M.M.E.R. se vuelve protagonista y muchas de las escenas de aquél cobran sentido de repente.

 

De hecho, he de agradecer a la editorial el cuidado que han tenido en estrenar estos dos números de Deluxe. Cualquier otro orden de lectura que no fuera éste habría supuesto un buen puñado de sorpresas chafadas y se agradece que Panini tenga estos detalles con los lectores, que son, a fin de cuentas, quienes han de disfrutar con el buen trabajo de la casa que trae las obras de Marvel a España. Pero basta ya de reverencias, veamos qué es lo que nos tiene que ofrecer este nuevo tomo de la denominada Edad Heroica de la Casa de las Ideas.

 

Eso significa que no podemos confiar en nadie

 

Curiosamente, y pese a la frase con la que doy pie a este párrafo, fue en Los Nuevos Vengadores #16 donde vimos una verdadera trama de traiciones y desconfianzas. Bendis centra la historia de la cabecera principal en el debate que se genera en torno a los héroes por las consecuencias de sus batallas. El guionista reflexiona, de una manera muy acertada, sobre la profunda división en la opinión de la gente que ocasionó la primera Guerra Civil Superheroica. Desde aquel entonces y hasta este momento en la colección, los héroes habían tenido muy poco tiempo (Invasión Secreta, Reinado Oscuro, Miedo Encarnado…) para detenerse a contemplar el panorama, pero ahora que lo hacen se encuentran con que han perdido el favor de mucha gente. Hay un amplio sector de la población que teme por su vida cuando les ve cerca, cuando no directamente apoyan la etapa en la que Osborn manejó con puño de hierro el futuro de la comunidad superheroica.

 

Los Vengadores #4: Osborn

No me preguntéis por la cara de Jessica Jones y no tendré que mentiros

 

El antiguo villano de Spiderman toma estos sentimientos y los usa en su beneficio (al más puro estilo Trump) para tratar de restaurar el poder perdido cuando trató fallidamente de invadir Asgard. Eso no le convierte en mejor persona, pero tampoco le quita la razón cuando, por ejemplo, acusa a los Vengadores de actuar más allá de leyes y tratados, como si estuvieran en un puesto de superioridad moral al que ningún otro mortal pudiera llegar. A este respecto, esta saga sirve para echar un jarro de agua fría sobre Steve Rogers y los suyos, de manera que los ánimos por controlar lo incontrolable les lleven a tomar decisiones equivocadas cuando llegue el momento (Los Vengadores vs. la Patrulla-X) y a tratar de volver a ganarse el favor del pueblo (véase el discurso que dio pie a Imposibles Vengadores).

 

¡El gobierno federal va a tomar la Mansión de los Vengadores!

 

Por si no había quedado claro, pese a la profundidad del mensaje, este no es sino un tomo de transición entre lo que había pasado y lo que estaba por llegar en Marvel y en Los Vengadores. El renacimiento de Hydra e I.M.A., la reformulación de los equipos y el retorno de personajes como la Visión fueron los primeros adoquines del camino que había de llevar al siguiente gran crossover marvelita y, desde ahí al nacimiento de Marvel Now!

 

Los Vengadores #4: Osborn

Los Vengadores #4: Osborn, con Messi infiltrado

 

El trabajo de Daniel Acuña y Renato Guedes en esta etapa es (salvo esa indescriptible cara de Jessica Jones de más arriba) sencillamente espectacular y muy bien escogido para la clase de relato que se pretende contar en estos números, donde lo vistoso de las peleas queda relegado a un segundo plano frente a las imágenes icónicas o, simplemente, impactantes que buscan (y logran) dejar huella en nuestras retinas. Los Vengadores #4: Osborn es más importante por lo que nos obliga a plantear y lo que implica a largo plazo que como historia en sí misma.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados