Secret Wars: Dinastía de M

Los Vengadores #61-62. Dinastía de M: Ensayo general

Secret Wars: Dinastía de MEra la vida del guerrero, llena de conflictos y carente de rutinas

 

Dinastía de M. La saga que logró que me enganchara a Marvel. Va en serio. Podría hacer un anuncio de la teletienda de esos: “Yo antes era muy de manga y de Batman, pero entonces leí Dinastía de M y desde entonces no puedo dejarlo“. Brian Michael Bendis creó toda una realidad alternativa (sólo que no era alternativa, era la nuestra, pero modificada por los poderes de la Bruja Escarlata) en la que los sueños más desenfrenados de la mayor parte de los héroes mutantes, y de algunos humanos mejorados como Peter Parker, se hacían realidad y en la que su padre (olvidemos recientes descubrimientos) era el rey de la gran nación de Genosha, nunca destruida y en relativa paz con el resto de un mundo dominado por los mutantes y en el que los humanos afrontaban lentamente su paulatina extinción.

 

Algo más de diez años después Dennis Hopeless vuelve a este mundo con motivo de las Secret Wars con la intención de, sin cambiar un ápice de lo que ocurrió o tendría que ocurrir, desarrollar algo más a la familia real en el centro de la trama mutante. Se rodea para ello del guionista en alza Cullen Bunn (Magneto) y de una un par de dibujantes cogidos a última hora debido a la ausencia de otro futurible: Kris Anka. Hopeless viene de dejarnos con un sabor de boca medianamente aceptable con series como Vengadores Arena o su continuación, Vengadores Encubiertos, y con la promesa de respetar al máximo la saga original, de la que se declara un fan incurable.

 

Que ni se te ocurra enarcar una ceja

 

Como en las colecciones anteriormente mencionadas, Hopeless cumple con lo prometido, pero no logra un resultado memorable. Secret Wars: Dinastía de M es una colección correcta, como aquellas que salpicaron las orillas de la original en 2005, en la que, sin embargo, no vemos realmente ningún acontecimiento o nueva relación que nos queramos llevar inmediatamente al nuevo y diferente Universo Marvel que nos espera a la vuelta de la esquina (nunca más cierto, puesto que ya están a la venta los primeros cómics de esta etapa).

 

Secret Wars: Dinastía de M

Secret Wars: Dinastía de M

 

Es más esta miniserie un ensayo general de cara a lo que se nos viene encima. Dennis Hopeless será el encargado de llevara  buen puerto la nueva temporada de La Nueva Patrulla-X ahora que Bendis se ha desligado por completo de ella mientras que Cullen Bunn hará lo propio con La Imposible Patrulla-X. La primera apunta a ser una continuación espiritual de otros cómics de Hopeless, con los jóvenes mutantes viajando por los estados Unidos en una caravana y pocos ganchos para el público que se enamoró de los personajes del anterior guionista (más aún teniendo en cuenta que a Jean Grey la veremos en La Extraordinaria Patrulla-X de Jeff Lemire). La segunda, por el contrario, parece que va a ser una suerte de Fuerza X sin ataduras y con el Magneto desbocado que estamos viendo actualmente a manos del mismo Bunn y que ha supuesto una sorpresa y un inesperado éxito a partes iguales a ambos lados del charco.

 

Tiene más pegada cuando no lo gritas

 

El dibujo, a manos de dos artistas diferentes que se limitan a tratar de mantener el estilo de Anka, tampoco es nada del otro jueves y esto me duele algo más que los temas argumentales. Sólo hay que echar un vistazo a las dos imágenes que ilustran este artículo. La superior, de Marco Failla, pertenece al segundo capítulo de esta miniserie, mientras que la de abajo se corresponde con la serie original de Bendis y Olivier Coipel. No hay color. Ario Anindito, un completo desconocido en Marvel, mejora un poco el aspecto gráfico en los dos últimos números. pero no es suficiente.

 

Dinastía de M

Ilustración de Olivier Coipel para Dinastía de M

 

Secret Wars: Dinastía de M entretiene, pero no termina de enganchar a los recién llegados ni complace a los enamorados de la saga original. Se queda en un intento fallido que los guionistas aprovechan para ver cómo se manejan con distintos grupos de mutantes y humanos. Me quedo, y no es sorpresa, con el Magneto que nos puede llegar a ofrecer Bunn. los diálogos que le escribe en estos números son de lo mejor que tiene el cómic, nos dan una idea clara de la cantidad de ira que Magnus guarda en su interior y de la imposibilidad de que una relativa paz calme su infinita sed de sangre, bien dirigida contra los humanos, los villanos o quien se ponga en su camino en general.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados