Greg Land

Patrulla-X. Miedo encarnado: El camino al cisma

Patrulla-XUna vez nos hemos despedido de Matt Fraction de la cabecera (el anterior volumen, La Edad Heroica, sirvió para establecer el puente entre sus dos guionistas), Kieron Gillen se ha enfrentado a su primera patata caliente, el evento Miedo encarnado que ha traído a algunas deidades asgardianas con muy malas intenciones, a ponerle las cosas difíciles a nuestros héroes en La Tierra. Pero como venía siendo habitual en la etapa que está recogiendo Panini en su línea Marvel Deluxe, los mutantes suelen pasarse por este tipo de eventos de manera tangencial. Este es un nuevo ejemplo.

 

Bien es cierto que a diferencia de otras ocasiones, aquí es complicado distanciarse del evento principal, por lo que, si no se ha leído, es posible que algunos detalles -no determinantes, pero sí importantes- se nos escapen. Así como a historias anteriores de los mutantes, en concreto a alguno de los hechos narrados por Joss Whedon en Astonishing X-Men. De ahí que este no sea un punto de partida muy recomendable para posibles nuevos lectores. Ello no quita que no se pueda disfrutar de sus dos arcos argumentales incluidos. Nada más lejos de la realidad. Es solo lo que hemos comentado, se pierden detalles -principalmente del contexto- que impide una lectura realmente completa. Pero al frente tenemos a Gillen, un autor muy eficaz cuando está inspirado y tres solventes dibujantes: Terry Dodson, Greg Land y el español Carlos Pacheco.

 

Los dos principales relatos incluidos son Punto de ruputura y Miedo encarnado, que van sembrando -ya de forma definitiva- la gran quiebra que está por venir y que se desarrollará hasta llegar a su cénit en Vengadores vs. Patrulla-X. Pero no adelantemos acontecimientos. En ambos arcos Kieron Gillen intenta huir de las tramas heroicas saturadas de personajes y amenazas imposibles, para rebajar la escala y mirar al interior de sus personajes, a reflexionar sobre sus miedos, sobre la percepción que tienen de sí mismos y la que los demás tienen de ellos. Esto resulta especialmente interesante en dos miembros de la familia mutante: Magneto y Coloso.

 

El ruso de piel de acero orgánico sale muy reforzado de este análisis al que le somete el guionista. En no pocas ocasiones relegado a un papel secundario, con una caracterización harto plana (no hay más que echar un vistazo a sus apariciones en la gran pantalla para comprobar el poco calado que tiene y la simpleza con la que se le trata), por lo que cuando cualquir autor decide dedicarle su esfuerzo, conviene prestarle atención por lo que nos pueda ofrecer. Y aquí la sorpresa es mayúscula. Enfrentado al Juggernaut, Gillen pone al mutante en una situación radicalmente opuesta a la que nos tiene acostumbrados, pero sin que por ello se desdibuje su esencia. Al contrario, este cambio (que ya descubriréis) pone de relieve algunas de sus constantes, pone en entredicho otras tantas (provocando una toma de conciencia por parte del propio personaje más que interesante), y lo pone en la senda de nuevos y prometedores caminos.

 

Greg Land

 

En el caso de Magneto, hemos visto a lo largo de la publicación de la etapa de Fraction, como su camino hacia la redención, aceptando las tesis de Charles Xavier (más o menos), y apoyando a Cíclope -erigido como gran líder mutante-, le ha llevado a engrosar las filas de la Patrulla-X. La caracterización que han hecho Gillen y Fraction no dista demasiado de la que ha terminado conbiciendo el cine bajo el rostro de Michael Fassbender, lo cual lo hace un personaje aún más atractivo para las nuevas y audiovisuales generaciones. En su caso, el trabajo de Gillen quizás no impacta tanto como el realizado con Coloso, pero sigue siendo determinante, especialmente por la perspectiva adoptada por el guionista, casi siempre a través de ojos externos, lo que da una imagen más “objetiva” del otrora villano.

 

Miedo encarnado es un volumen con cierto sentido de transición hacia uno de los momentos más convulsos de la franquicia mutante: Cisma.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados