Patrulla-X Oro #67 (#5)

Patrulla-X Oro #67 (#5): Indecisa Kitty

Patrulla-X Oro #67 (#5)No es rarito que te hayas mudado a mi antiguo cuarto, no

 

Tengo con Kitty Pryde una relación de amor-odio intensa desde hace unos cuantos años. La culpa, como no, la tienen Marvel, sus urgencias y sus continuos vaivenes editoriales a golpe de crossover, pero el hecho es que a la alumna más aventajada de Lobezno la hemos conocido más a lo largo del último lustro por sus escarceos amorosos que por su propia vertiente heroica. Jason Aaron probó a juntarla con el Hombre de Hielo durante su época al frente de la escuela para mutantes (la elección de Coloso de seguir los pasos de Cíclope le puso en bandeja la ruptura), pero las intromisiones del Fénix (con esa siniestrisima cena con velitas para dos orquestada por un Peter imbuido en poder cósmico) y el descubrimiento por parte de Bobby de que era gay y nunca se había dado cuenta (… paso de volver sobre el tema…) hicieron que nuestra ninja en fase preferida se buscase una relación a distancia que le diera menos dolores de cabeza.

 

Y así es como nació la relación entre Peter Quill y Kitty, un romance divertido y rebosante de química por ambas partes que llegó a su punto álgido al final del cruce con la Nueva Patrulla-X en el Vórtice Negro y que después de las Secret Wars… se evaporó como lo hace un perfume caro en un gimnasio lleno de musculados peludos. Ahora Marc Guggenheim vuelve a la casilla de salida con el clásico amor de siempre entre el gigante ruso de hierro y la pequeña gata judía. Dicen desde Panini que los romances han vuelto a la Patrulla-X. Es mentira, los  romances siempre han estado ahí (Lobezno y Tormenta, Dientes de Sable y Monet…) pero las sagas se han sucedido tan vertiginosas que no ha dado tiempo a verlos de cerca siquiera.

 

¡Avisen a los marines!

 

Es quizás por esto que la etapa de Guggenheim está siendo tan especial. No porque ocurran estas cosas, sino porque el autor está gozando de algo de tiempo para desarrollarlas con calma. No sólo el incipiente regreso de Kitty y Coloso, sino la relación atrapada en el tiempo entre Rachel Grey y Kurt. Habrá quién se pregunte que a quién le interesan los líos de cama en una serie de héroes y villanos, pero es que resulta que nada humaniza tanto a un personaje de ficción como el momento en el que le abre su corazón a otro, porque es ahí, cuando uno y otro tienen frente a frente todas sus inseguridades y todos sus miedos, cuando nosotros nos sentimos más identificados con ellos.

 

Patrulla-X Oro #67 (#5)

Patrulla-X Oro #67 (#5)

 

Por lo demás, regresan en este número antiguos enemigos de la Patrulla como Rojo Omega, otros nuevos prestados de otras colecciones (Latigazo) y uno que siempre ha estado ahí, aunque sólo fuera como parte de la entradilla de la colección: la humanidad que les teme y les odia… y que ahora quiere deportarlos de los Estados Unidos. Se muestra aquí Marc muy en sintonía con lo que está ocurriendo actualmente en los Estados Unidos, donde un psicópata puede decir cosas como que les vienen inmigrantes de ‘países de mierda’ y luego irse a dormir tan tranquilo a la Casa Blanca sin que le mee en la boca uno de sus guardaespaldas. Veremos a dónde nos lleva todo esto… en el cómic y en la vida real.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados