Spidey #1

Spidey #1. Primer Día: Clases de refuerzo

Spidey #1Pero he vencido a una conejita asesina, posiblemente interdimensional

 

Asumámoslo: Marvel es una locura. Da igual que cada dos semanas reinicien la numeración de las series para tratar de captar nuevos lectores. Existe un límite de veces en que puedes recurrir a ese truco sin que se te vea el plumero y existe también un límite en el número de ocasiones en las que puedes reiniciar la historia de tal o cual personaje (que se lo pregunten a DC y sus ‘Crisis‘). Por eso, de cuando en cuando, la Casa de las Ideas se saca ocurrencias como las de Primera Temporada o DC se inventa los Año Cero: así puedes contarle al novato de nuevo cómo el héroe se convirtió en lo que es hoy en las páginas de las colecciones principales y se pueden marcar de nuevo el tema de las historias iniciáticas, que tan bien venden en las librerías.

 

El tema es que ahí ya depende de las ganas que se inviertan en el proyecto. Te puede salir una maravilla como la recentísima historia de Kamala Khan, una obra de arte como el regreso a las raíces que ha orquestado Scott Snyder para Batman en la Distinguida Competencia durante los últimos años o una auténtica patata que parezca más un panfleto publicitario que un cómic al uso. Para devolver a un personaje superventas como lo es Spider-Man al instituto de su tierna adolescencia Marvel parece haber tratado de tirar de la primera de las opciones y nos presenta hoy Spidey, una colección de aventuras autoconclusivas que recuperan el espíritu clásico de los cómics del trepamuros y que buscan reconciliarse con un sector de los fans acostumbrado a identificarse con el eterno perdedor de Peter Parker y su particular Mr. Hyde arácnido.

 

Tú… cara sí es tontaina

 

Robbie Thompson, un escritor que lleva al universo de las arañas en la sangre (ha pasado por El Asombroso Spider-Man, Spider Women, Veneno: Caballero del Espacio…) se une en esta ocasión a unos dibujantes tan versátiles y plásticos como Nick Bradshaw (Guardianes de la Galaxia, Lobezno y la Patrulla-X) y André Lima Araújo (Inhumanos) para presentarnos, de nuevo, al Spidey que todos conocemos con historias sencillas, pero que enseguida enganchan y con un tono tan desenfadado y divertido que cualquiera se queda con ganas de leer más del trepamuros. A Thompson le encargan crear una puerta de entrada al universo Marvel y lo que nos ofrece en su lugar es toda una avenida en la que importa más conocer al personaje que saber datos concretos sobre su pasado y sus motivaciones. Lo que hace el autor es , directamente, capturar en las páginas de este primer tomo el alma de Peter Parker para presentárnosla de la manera más natural posible.

 

Spidey #1

Spidey #1

 

El resultado es un cómic ingenioso y verdaderamente divertido de leer. Una fantástica toma de contacto para quienes acaben de conocer al alter ego de Tom Holland en los cines y un fantástico recordatorio para los veteranos acerca de una época en la que todo era más sencillo, Spider-Man no tenía dónde caerse muerto y mutantes e inhumanos no trataban de sacarse los ojos los unos a los otros. Por quince pavetes exactos Panini pone en nuestras librerías un cómic que merece mucho más la pena de lo que su portada podía piometer. Me parece muy, pero que muy bien.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados