Eddie Sawyer

X-Statix #1. Buenos presagios: Que no pare el espectáculo

X-StatixDado el éxito de la reinvención de Fuerza-X era inevitable que Peter Milligan y Michael Allred continuaran las aventuras del peculiar equipo mutante, cambio de nombre mediante, y siguieran acentuando su sátira mediática. X-Statix es una continuación directa de Fuerza-X, en tramas e intenciones, por lo que es imprescindible leerse el anterior tomo (que ya reseñamos aquí) para poder entrar de lleno en la nueva propuesta.

 

Una propuesta que sigue empeñada en revertir los códigos del género y parodiarlos, pero inevitablemente (como le está ocurriendo a Pablo Iglesias y sus chicos de Podemos) con tanto roce acaba por interiorizar parte del discurso y en ocasiones el propio devenir de la historia lleva a los personajes al terreno superheroico puro y duro.

 

Aún así nuestra buena ración de ironía y mordaz crítica no va a faltar en este primer volumen de X-Statix (Panini tiene planteado publicar la serie completa en dos volumenes dentro de la línea Colección Extra Superhéroes) con la aparición de otro grupo de héroes nacido por y para la televisión: Fuerza-O y sus maquiavélicos agentes. O ese fan fatal obsesionado con Eddie Sawyer. Allred y Milligan no se cortan lo más mínimo, aunque todo envuelto en el sentido del humor tan característico que caracteriza a esta creación.

 

El alma de X-Statix
Al comienzo de la colección se nos recomendaba no encariñarnos con ninguno de los personajes debido a la alta tasa de mortalidad inherente al grupo. Mismamente en las primeras páginas de Fuerza-X conocíamos a un tipo con potencial carisma y del que teníamos que “despedirnos” con la misma rapidez con la que se nos presentaba. Nadie estaba a salvo. Y sin embargo llegó Eddie Sawyer y se hizo un hueco tanto en nuestros corazones como en el de Mr. Sensible (o El Huérfano), nuevo líder del equipo y centro sobre el que pivota la serie en esta segunda etapa.

 

La teleportadora nos abandonaba de forma trágica en el anterior volumen, condicionando el devenir de la serie a partir de ese momento (principalmente en este segundo tomo), dándole un aire más sombrío y melancólico que, al contrario de lo que pudiera parecer, no le va mal a la serie, ya que obliga a los personajes a evolucionar y enfrentarse a sus fantasmas. Aunque bien es cierto que de primeras este matiz en el rumbo de la serie puede chocar un poco; pero, como decía, impide que esta se estanque y le permite explorar nuevos terrenos.

 

Eddie Sawyer

Portada de X-Statix #10, ilustrado por Philip Bond

 

Por otra parte, los autores son conscientes de la importancia de Eddie en la serie, y aunque no esté de cuerpo presente, sigue siendo parte fundamental del equipo (de hecho, el propio nombre del grupo, X-Statix, fue idea suya).

 

Este primer tomo, además de incluir los diez primeros números de la colección (en los que además de Allred encontramos el arte de Darwyn Cooke, Philip Bond y Paul Pope), trae consigo la miniserie El visón rosa, protagonizada por Doop y Lobezno. Dibujada por Cooke, nos plantea una historia con tintes de novela negra y explora el concepto del código X, presentado en la serie principal y que, a pesar de su potencial no se sabe muy bien porqué, no ha tenido demasiada repercusión en las colecciones principales de la franquicia.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados