Paper Girls

Paper Girls #1: Misterio ochentero

El creador de la afamada Saga se alía con el dibujante del exitoso relanzamiento de Wonder Woman en una historia de aventuras de corte sci-fi que nos lleva de vuelta a los mitificados años 80.

 

Paper Girls

 

Paper Girls nos presenta a Erin, una chica de 12 años que, en la mañana del 1 de noviembre de 1988, durante su ruta repartiendo periódicos junto a unas compañeras, hace un asombroso descubrimiento. Y hasta aquí podemos leer. El tono de la aventura se asemeja al del film de J.J. Abrams, Super 8. Muestra un carácter nostálgico cargado de guiños (empezando por un póster de Una pandilla alucinante decorando la habitación de Erin y su hermana), pero con un halo de misterio que carga de oscuridad toda la atmósfera. Así, la tendencia meramente lúdica de las producciones de la época queda “ensombrecida” por una mirada más adulta y terrorífica. A fin de cuentas, aunque Paper Girls se presente como una historia accesible a un amplio espectro de público, su target principal es el adulto que creció con Los goonies e historias similares, que ya ha crecido y necesita que la nostalgia venga envuelta de algo más.

 

Este primer número -Planeta ha optado por una edición en grapa, aunque en EEUU ya está disponible la colección en formato rústica de cinco capítulos-, se limita a presentar el mundo en el que nos vamos a mover, a sus personajes protagonistas (las cuatro jóvenes repartidoras), y el evento que desencadena el misterio que envolverá la trama principal. Vaughan maneja muy bien los tiempos narrativos, y en este primer capítulo se limita a sugerir, a ofrecer posibles pistas, y a hablar de sus personajes a través de los propios diálogos. No necesita dar excesivas explicaciones para captar la atención del lector, quien desde la primera página ya queda absorto en el relato. Tal como está planteado este primer número, es presumible que pasen aún dos o tres entregas -mínimo- para que se empiecen a resolver las primeras piezas del misterio que tan inteligentemente empieza a plantear en estas páginas.

 

Paper Girls

 

El trabajo de Cliff Chiang a los lápices es soberbio. Al dibujante se le nota la soltura de poder haberse involucrado desde el principio, creando los personajes desde cero, cuidando cada detalle para hacerlos reconocibles, y que cada una de las chicas pueda mostrar su personalidad desde el propio diseño. No olvidamos tampoco la labor de Matt Wilson en el color, que tiene una gran reponsabilidad en la ambientación de los diferentes escenarios y en la iluminación (el comienzo de nuestra historia transcurre poco antes del alba). Vaughan no ha podido rodearse de un equipo mejor para dar vida a su última creación.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados