Red Sonja: La balada de la diosa roja

Red Sonja. La balada de la diosa roja: Más necesaria que nunca

Red Sonja: La balada de la diosa rojaEste artículo contiene spoilers de la obra en cuestión.

 

Todo lo que rodea a este Red Sonja: La balada de la diosa roja publicado por Planeta Cómic es especial. La editorial no solo ha tenido a bien rescatar al personaje (obivando el crossover junto a Conan de hace unos meses o su trasunto de Legenderry), que llevaba mucho -demasiado- tiempo sin aparecer por nuestras estanterías, sino que ha apostado por la creación de una historia inédita, publicándola en nuestro país antes que en EEUU con el beneplácito de Dynamite (poseedora de sus derechos), y contando con los mismísimos Roy Thomas y Esteban Maroto (junto a Santi Casas) como arquitectos del relato. Sí, son 25€ por un tomito de 88 páginas, pero bien merecidos.

 

El contexto de la creación de esta aventura que remite a los orígenes de la heroína quedan muy bien explicados en los diversos prólogos escritos por los propios Thomas, Maroto y Casas, así que tampoco es necesario que entremos en ello. Sí es cierto que subraya el interés de la propia obra como concepto y evidencia una generosidad en el medio que no siempre existe, otorgándole un cariz más especial. El libro concreta el pequeño hito que ha supuesto su elaboración, apostando por un formato superior al del comic-book norteamericano, más cercano al tomo europeo; presentando un arte que prescinde prácticamente del color, trabajando a dos tintas para que nada interfiera en el dibujo; e incluyendo una extensa galería que resume el proceso creativo de Arcas y Maroto en la confección del arte. Red Sonja: La balada de la diosa roja es, en este sentido, tanto un homenaje a la guerrera de Hyrcania, como a dos de sus mayores influencias: Maroto y Thomas. Lo que tampoco podemos olvidar es que las obras, todas ellas, son hijas de su tiempo, adquiriendo unas lecturas muy concretas. A veces, como es el caso, incluso sin pretenderlo.

 

El relato, narrado en dos marcos temporales (permitiendo así el trabajo colaborativo entre los dos dibujantes), plantea un origen para la heroína, lo que permite a cualquiera entrar en él, conozca o no a Red Sonja. Al mismo tiempo, y más importante en los días que corren, se presenta como un rabioso alegato a favor de la justicia y la dignidad femenina. Una joven Sonja es asaltada y violada por unos desalmados, unos bárbaros que se creen por encima del resto, una auténtica manada que intimida y actúa con violencia. Zarandeada por la diosa Morrigan para convertir su dolor y rabia en coraje para luchar por recuperar su libertad individual y que los animales paguen por sus atrocidades. No se trata de venganza, en absoluto, sino de decir basta y exigir justicia. En su recorrido Sonja se convierte en un símbolo. Un símbolo que vistos los desmanes de nuestra “justicia” se hace más necesario que nunca.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados