Transformers: Combiner Wars

Transformers. Combiner Wars: Todos para uno…

Transformers: Combiner WarsAhora todo el mundo es, simplemente, un cybertroniano

 

Soy de los que creen firmemente que una de las razones del éxito de los Transformers como producto de consumo es el ansia coleccionista que reside en todos nosotros (y si no mirad Pokémon, las cartas Magic, la colección de videojuegos del director de esta revista…) y otra, más profunda, anida en nuestra necesidad de cambiar, de transformarnos en una versión mejor y más fuerte de nosotros mismos. Los muñecos de Hasbro satisfacen ambas necesidades aportando una buena dosis de fantasía y por eso triunfan tanto en chavales, más centrados en el aspecto lúdico del tema, como en adultos, para los que estos dos aspectos (y un gran pellizco de nostalgia) son esenciales.

 

Pero, ¿y los cómics? Aceptaré que hay un porcentaje de lectores que se acercan a ellos desde el mundo de las figuritas, tratando de poner voz y trama a los juegos de su infancia (Michael Bay ha explotado este concepto cada poco tiempo desde 2007), pero ese tipo de interés no suele perdurar en el tiempo (Bay también puede tener qué decir al respecto), así que ¿qué es lo que tienen los cómics de IDW que nos están enganchando tanto a ambos lados del Atlántico?

 

La oportunidad de salvar una vida es la más importante de las causas, señora

 

Para mí la respuesta es clara. John Barber y compañía han logrado un punto de conexión brutal que arranca el metal de los cuerpos cybertronianos para dejarnos ver lo que late en su interior. Y resulta que eso que late no es tan distinto de lo nuestro. Dicho de otro modo, las series de Transformers se lanzan de cabeza sobre temas y problemáticas que nos preocupan a los seres humanos con la libertad de que, al usar personajes tan duros y, a la vez, tan moldeables, la fantasía, el humor y la violencia pueden ser utilizados en la proporción que requiera cada momento para no resultar un relato costumbrista ni alejarse tanto de la realidad que sea imposible alcanzarles. Todos somos capaces de vernos dentro de alguna de esas carcasas metálicas, viviendo aventuras y tratando de sobrevivir a un pasado repleto de errores.

 

Transformers: Combiner Wars

Transformers: Combiner Wars

 

Combiner Wars es un evento que habla de robots gigantes que pelean a puñetazos mientras ortos robots más pequeños huyen despavoridos o se enfrentan a ellos de forma inútil y suicida. Visto de otro modo es también un cómic sobre la guerra y los motivos ocultos detrás de cada una de ellas. Es casi imposible no ver ciertos paralelismos de este tomo con los conflictos que vemos a diario en las noticias en Siria y Palestina y resulta perturbador comprobar hasta qué punto los tejemanejes de Starscream se parecen, aunque de forma más tosca y descarada, a las maneras de actuar de muchos de nuestros políticos, en este o cualquier otro país. Por otra parte, la combinación de los cybertronianos y las consecuencias que ésta tiene sobre la mente de cada uno de ellos hablan de temas mucho más profundos, como pueden ser la necesidad de pertenecer a algo mayor que uno mismo o la manera en la que la convivencia en sociedad nos cambia por dentro y nos hace diferentes a lo que éramos antes de vivir en ella.

 

El trabajo que está haciendo IDW (seguido de muy lejos por Planeta en España) es formidable. Los muñecos de nuestra infancia nunca habían estado tan vivos y nunca habíamos tenido tanto que aprender de ellos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados