Hong Sangsoo

A propósito de ‘Lo tuyo y tú’, el azaroso cine directo de Hong Sangsoo

Conocido popularpente como el “Woody Allen coreano”, mote que carece de sentido, Hong Sangsoo (Seúl, 1960) es un fructífero cineasta que en veinte años de carrera carga a sus espaldas con 21 largometrajes, 2 cortos y habiendo hecho fragmentos para películas colectivas. Comenzaría su andadura en 1996 con El día que un cerdo cayó al pozo, aunque sería años más tarde La virgen desnudada por sus pretendientes (2000), la película que le haría llegar a la sección Un certain Regard del Festival de CannesTras esto, otros títulos de éxito serán Mujer en la playa (2006), Noche y día (2008) o Hahaha (2010). Su colaboración con Isabelle Huppert en En otro país (2012) le lleva a competir en Sección Oficial en Cannes y a raíz de aquí comienza una larga ristra de éxitos compitiendo en Venecia con Hill of Freedom (2014), ganando Locarno con Ahora sí antes no (2015), mejor director en San Sebastián gracias a Lo tuyo y tú (2016) y, hace apenas dos meses, su actriz (y amante) Kim Min Hee se hacía con el Oso de Plata en Berlín gracias a su última obra On the Beach at Night Alone (2017). El próximo Festival de Cannes acogerá la presentación de La caméra de Claire  (rodada allí el año pasado) y The Day After

 

hong-sangsoo

Hong Sangsoo en la pasada Berlinale

 

Lo más peculiar de sus películas es su estructura y temática, y es que formalmente todas parecen la misma ya que el planteamiento siempre suele ser similar: un cineasta, guionista (o cualquier otro del sector), pintor o artista en general sale a la calle y se cruza con todo tipo de personas (ya sean conocidas o no), encuentros en bares (rodeados de licor de arroz) y la presencia de una mujer. Todo esto desemboca en una trama romántica y se estructura a través de repeticiones con ligeras variaciones en ciertos hechos, por ejemplo Ahora sí, antes no es dos veces la misma película con pequeños cambios que permiten observar la visión del cine y de la vida que tiene este director.

 

Usamos el término cine directo para definir su filmografía aludiendo a la pintura directa, aquella que se hace sin bocetos y sin apenas estudios previos, para entender esto mejor recurrimos a una entrevista al propio director en la que explica su método de trabajo:

Nunca empiezo una película con un guión completo (…) no tengo nada para arrancar, como no sean los actores principales y algún escenario en el que me gustaría rodar. (…) también algunas notas que nunca sé si voy a usar hasta el primer día de rodaje. Ese día me levanto y pienso en lo que voy a hacer. Puede que vaya a rodar en el parque, por ejemplo, y tenga disponibles a dos actores. Muy temprano a eso de las cinco o seis de la mañana me pongo a escribir las escenas que debemos rodar ese día. (…) No es hasta que llevamos dos o tres días que puedo empezar a pensar en la película como un todo.”

Cuadernos de cine nº 59 (110), abril de 2016. Página 28, entrevista realizada por Jaime Pena.

 

Parece una locura y algo impensable a la hora de hacer cine, pero todo esto se corresponde con esa idea del cine de Hong Sangsoo en la que todo es una pura casualidad y fruto del azar, de ahí que al director le guste explorar dos o tres versiones de una misma historia. Al estar protagonizadas por artistas, que no son más que alter ego del director, todas sus películas no dejan de tener un importante factor meta por el que da respuesta y razones de su peculiar forma de entender el séptimo arte. Simplificamos esto con una serie de capturas de The Day He Arrives (2011) en la que el protagonista, que casualmente es director del cine, explora toda esta idea.

 

day-he-arrives-01

day-he-arrives-02

day-he-arrives-03

day-he-arrives-04

day-he-arrives-05

day-he-arives-06

 

Estas seis captura dan respuesta a la necesidad de Hong Sangsoo de volver siempre sobre la misma idea, al coreano le inquieta no conocer qué hubiera pasado si el brazo se hubiese movido en el otro sentido y por ello también nos lo muestra y a raíz de ese conjunto de esquemas de pensamiento arma su propia película porque la vida sólo nos da opción a uno (por muchas posibilidades que haya), pero el cine permite imaginar todas esas opciones infinitas. Así que, de alguna manera, su cine permite que imaginemos todo aquello que se nos ha podido escapar y se nos escapará por haber decidido mover el brazo hacia la dirección x en vez de hacia y.

 

Sus películas se construyen en torno a planos fijos que se aligeran por sucios paneos y descarados zooms que se corresponden a esta idea naturalista e hiperrealista del director al que la imagen, pese al cuidado del encuadre, le importa lo más mínimo en cuanto a luz o sutileza a la hora de mover la cámara se refiere. Lo más sorprendente es que pese a esta suciedad, sus obras siempre dejan un par de fotogramas para el recuerdo por la intensidad de sus diálogos y el realismo que todos destilan.

 

lo-tuyo-y-tu-poster-coreano

Cartel coreano de ‘Lo tuyo y tú’

 

Lo tuyo y tú vuelve a jugar con esta idea del azar y las infinitas posibilidades pero esta vez no lo hace a base de repeticiones, si no con la psicología de un personaje que no encuentra su propia identidad, que está chalada o bien que toma el pelo a todo aquel que se le cruza. La historia gira en torno a esta mujer que tiene el corazón dividido entre su novio y su amante, pidiéndoles un espacio sale a la calle donde se encontrará con ellos a quiénes no reconoce (no sabemos la razón) y hablará con otros hombres rodeada de alcohol.

 

Probablemente sea la película visualmente más cuidada y milimetrada a nivel de montaje del cineasta, teniendo en cuenta que en esta ocasión toda su filosofía se muestra de una manera mucho más enrevesada, es algo lógico. Toda esta alteración de lo real, todo el engaño que entrama Hong Sangsoo se hace desde el punto de vista femenino y observamos que en un mundo en el que parece que el control lo están llevando su novio y su amante sobre ella (la película comienza con una larga conversación entre ambos sobre su supuesto alcoholismo), nos terminamos dando cuenta de como es ella la que con sus trampas, sean o no engaños de nuestra protagonista, la que hace que estos hombres se arrastren por entenderla. Es tan excesivo el caos psicológico que genera Sangsoo que el espectador llega a plantearse si todo lo que está viendo es cierto y será crucial una azarosa coincidencia entre dos personajes para poder poner las cosas en su sitio.

 

lo-tuyo-y-tu-kim-joo-hyuck-lee-you-young

Kim Joo-hyuck y Lee You-young en una escena de ‘Lo tuyo y tú’

 

De alguna manera, esta película hace este juego de casualidades no con el tiempo y las acciones si no con el comportamiento de un personaje que, al ser tan bipolar, permite que sus relaciones con otros personajes den lugar a estas múltiples posibilidades con las que juega en su cine. Es algo parecido a lo que experimentaba Isabelle Huppert en En otro país donde daba vida a tres mujeres diferentes que vivían bajo la misma escaleta, lo único que en esta la película si que se dividía en tres partes iguales mientras que con Lo tuyo y tú prefiere dejar todo en manos de una sola mujer que abrirá todas estas puertas.

 

Aunque todas las películas de Sangsoo tienen un toque cómico es cierto que al final pueden resultar amargas por su realismo, da una visión muy desconsolada del amor y suele dejar un final bastante agridulce. Aquí todo es distinto y al crear un personaje tan divertido hace que toda la cinta sea una absoluta locura y la que más espacio deja para la risa.

 

Lo tuyo y tú es la nueva experimentación de la filmografía de un cineasta que no avanza, sólo se autoalimenta, se complementa y se referencia de manera que todas sus películas forman una unidad temática que refleja la mentalidad del coreano. Esto suele bloquear cuando alguien comienza a ver su cine, pero lo mejor es insistir e insistir, ya que al captar su filosofía encandila como pocos. Algunos escriben tratados filosóficos, otros exploran el amor a través de poesía o novelas románticas, Hong Sangsoo estudia el hombre y sus relaciones a través de películas tan casuales como puede ser encontrarse a un amigo cuando se sale a pasear.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados