Cannes 2015 | Día 7

La mañana ha empezado con Sicario, la mirada de Denis Villeneuve hacia la lucha contra el narcotráfico. La historia se ha visto en varias ocasiones, pero la fuerza es en cómo se ha narrado y dirigido. Una vez más, el canadiense emprende la misión con maña. La historia gira alrededor de una agente del FBI, una perfecta Emily Blunt, que colabora en una operación para capturar a un capo del mundo de la droga. La actriz, que venía entrenada casi cual mercenaria por acompañar a Tom Cruise en una contienda mucho más severa (la de Al filo del mañana), ahora muestra en este personaje más inseguridades, y se deja asesorar por Josh Brolin y Benicio del Toro. Mientras ella duda en mantener el código establecido, la caza prosigue, y Villeneuve sabe hilar todos los elementos con un motor potente: la dirección de fotografía, que junto a las escenas de acción y un casting escogido a la perfección –del Toro maneja un rol muy de su talla–, hacen una película no muy típica dentro de competición, pero solvente.

 

sicario-emily-blunt- josh-brolin-benicio-del-toro

 

Algo más personal y también con tiros había en la primera cita del día de Un certain regard. Jose Luis Rugeles presentaba su film en A certain regard y adelantaba el argumento de su Alias María, un basta ya a la guerra que padece su Colombia natal. El director mira hacia las mujeres dentro del conflicto; concretamente en María, una niña que a sus trece años ya es guerrillera. Su circunstancia empeora porque está embarazada, y de un compañero de comando, que le obligará a abortar. Mientras las batallas perduran, ella cuida al bebé recién nacido de otra compañera. El llanto del pequeño acompañara casi todas las expediciones de los soldados. El discurso, que va de la mano de la joven actriz todo el rato (Karen Torres) es potente dado toda la crudeza que refleja. Difícil para Isabella Rossellini (la presidenta del Jurado de A certain regard) y sus secuaces.

 

alias-maria

 

Sobre todo viendo la obra siguiente, Taklub, firmada por Brillante Mendoza. Cayendo en el símil fácil y para resumir: el resultado no puede estar más acorde con el nombre del autor. El director vuelve a contar con la actriz Nora Aunor, como hizo en The Womb. Aquí el filipino retrata los estragos de un tifón en una pequeña localidad y cómo tres personajes tratan de encontrar a sus seres queridos. La fotografía habla por sí sola, y su grandiosidad aumenta con el montaje. El relato está esbozado con flashbacks y salta en el tiempo. Algunas pistas tenemos: un perrito, una taza de recuerdo, escenas de gente bailando intercaladas con la pura desesperación. Una preciosa estampa que acerca al cineasta y a las catástrofes que nos resultan tan lejanas.

 

taklub

 

En la Semana de la Crítica también cine reivindicativo: Mediterránea. Jonas Carpignano sigue a un joven de Burkina Faso para conseguir una vida mejor en un algún lugar más boyante. Viaja por varios países, y de diferentes maneras (patera incluida). Llega a Italia, trabaja en el campo en jornadas largas y con caciques como jefes, también sale de fiesta y tiene alguna que otra trifulca con los autóctonos… De forma amable, la película es una mirada justa, sin caer el “modo panfleto” y con algún toque de comedia que aligera este cruel éxodo. La sección ha acertado en incluir a este cineasta en la cita. Su trabajo es modesto pero limpio, afinado y emotivo.

 

mediterranea

 

Por su parte, la Quincena de Realizadores programaba Songs my brothers taught me, de Chloé Zhao. Como bien explicaba la directora que su largometraje era pequeño e íntimo. Cierto, pero con soltura suficiente para poder estar justamente en la Sección de la Quincena. Una historia afincada en Dakota del Sur que habla de una niña de 11 años, que vive con su madre soltera y su hermano adolescente, por el que siente una gran admiración. El joven está metido en chanchullos, un hermano mayor está en prisión, pero la cineasta muestra en cámara la dulzura de Johnny ante su hermana, su novia del instituto. Con una fotografía que refleja los paisajes puramente americanos (y con uno movimientos de cámara que recuerdan a En un lugar sin ley), con ternura, captando sensaciones dentro de lo que ofrece la cultura de las reservas indias, donde se asienta la familia.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados