Your Name

XIV Muestra Syfy. Día 4: Lecciones aprendidas

Varias cosas nos llevamos a casa cuando, tristes, salimos del cine tras la última sesión de la 14 Muestra Syfy de Cine Fantástico: este año hemos aprendido que, hagas lo que hagas y huyas de quien huyas, deberías siempre asegurarte de cerrar las puertas, que luego se escapa el gato… o entran los zombies. Hemos aprendido que se le puede coger cariño a un personaje sin apenas diálogo y aficionado a coleccionar pedazos de personas, pero es que Cuba tenía un je ne sais quoi de ternura que nos conquistó a todos (o puede que simplemente seamos los trolls que el mundo espera que seamos, vete a saber). Hemos aprendido también que lo de hacer bromas pesadas a la gente y luego grabar el experimento puede (por lo que sea) tener consecuencias. Nos hemos enterado de que los dedos de personas pueden saber a curry… Nos llevamos cientos de lecciones bien aprendidas y por ello nos hemos permitido recreos para la mente como la divertida y sangrienta Funhouse Massacre, la rara-pero-guay (RPG) 31 de Rob Zombie o el festival de monstruos y explosiones que representa Kong: La Isla Calavera (que, aunque Daniel Lobato os dirá lo contrario más abajo, es plenamente disfrutable). Por todo ello debemos dar las gracias un año más a la gente de Syfy, que ha traído un año más cachondeo y terror a Madrid para el deleite de un número creciente de aficionados al cine de género.

 

Sin más, pasemos a ver qué nos ha ofrecido la Muestra en su cuarta y última jornada:

 

La Historia Interminable (Wolfgang Petersen, 1984)

La segunda jornada de Syfy Kids nos ha dejado con un clásico de más de treinta años que, aunque para los adultos ha envejecido muy malamente (hay lecturas de esta película que dudo mucho que nadie aprobara en el presente), para los críos sigue siendo una invitación a la fantasía. La novela de Michael Ende (uno de los mejores libros que tus hijos o tú mism@ habréis leído nunca) encontró en los ochenta una adaptación a medias (quizás no hubo por aquel entonces valor para plasmar la parte más oscura del libro) que muestra a los chavales que más allá de las barreras que impone el mundo físico existe todo un universo en el que la única frontera es la que dibuje tu imaginación cada vez que entres en él. La Historia Interminable fue (y es) una grandiosa defensa de la libertad a través del conocimiento y la lectura y de la necesidad del ser humano de abandonar de cuando en cuando las cadenas que nos mantienen unidos al suelo para volar durante un rato, quizás subidos al lomo de Fújur. Colin Arthur, aprovechando su paso por la Muestra por Stop Over in Hell, ha vuelto a subirse al escenario para contar anécdotas y regalar escamas del dragón de la suerte a un par de niños afortunados.

 

La Historia Interminable

Fragmento del Ccartel original del filme

 

Lake Bodom (Taneli Mustonen, 2016)

Ha abierto las sesiones de la tarde otra de las películas más flojas del festival. Bodom tarda en arrancar (muy en la línea del cine finlandés al que representa) y cuando lo hace resulta un tanto previsible y repleta de giros de guión tan innecesarios como numerosos. Hay varias historias por contar a ojos de de Mustonen y el director trata de meterlas a presión en una cinta que apenas las necesita para desarrollarse. El resultado es un proyecto que sólo mantiene la tensión en momentos puntuales y que aburre y desconcierta durante el resto del tiempo. Una auténtica pena, porque el punto de partida pintaba a la clásica y siempre efectiva slash movie con adolescentes en el bosque… Otra vez será.

 

Lake Bodom

Los protagonistas de Lake Bodom, pasándoselo bien

 

Your Name (Makoto Shinkai, 2016)

Para desengrasar del fiasco anterior la Muestra ha programado la película de anime más taquillera de todos los tiempos. Makoto Shinkai (5 Centímetros por Segundo) vuelve a regalarnos una preciosa historia de amor con un dibujo que quita el hipo. El guión (del que poco podemos contaros sin chafar las sorpresas), inteligente y tierno, y un sinfín de detalles cuidados hasta el extremo hacen de ésta una de las mejores películas que se han proyectado en esta edición. Sólo una advertencia, es un anime y viene de quien viene: hay que saber el ritmo que debemos esperar de ella para poder disfrutarla de principio a fin. Es todo un detalle que Selecta Visión vaya a estrenarla en cines y desde aquí sólo podemos desearle la mejor de las suertes.

 

Your Name

Lo dicho: una maravilla visual

 

Crudo (Julia Ducournau, 2016)

Y cuando parecía que la Muestra lo había dado todo de sí, llegó Julia Ducournau y nos voló la cabeza con Crudo, uno de los debuts más prometedores de los últimos años. Las noticias de desmayos en el festival de Toronto son ejemplo de publicidad engañosa. De hecho, contra lo que podría parecer, apenas hay escenas desagradables o que entren en el terreno del gore. En este aspecto estamos ante una propuesta bastante comedida. Su crudeza y perversidad va por unos derroteros más psicológicos y emocionales. Con la jovencísima Garance Marillier llevando todo el protagonismo, Crudo huye de los clichés y defiende un discurso tremendamente contemporáneo, muy feminista y libertario; mientras propone un salvaje y contundente relato sobre el despertar sexual y la aceptación de la propia identidad. Si en el género 2015 fue el año de It Follows y 2016 el de La bruja, 2017 es el de Crudo.

 

Crudo

Un aperitivo

 

Kong: La Isla Calavera (Jordan Vogt-Roberts, 2017)

Si nada llega para evitarlo, 2020 será el año en que Godzilla y Kong crucen sus caminos en un film con el evidente título de Godzilla vs. Kong. Antes nos queda por ver la secuela de Godzilla (la estimable pero fallida película de Gareth Edwards [2014]) y la cinta que ha puesto el broche a esta Muestra Syfy. Ahora bien, se llama Kong: La isla Calavera, como podría haberse llamado Samuel L. Jackson vs. Kong y otros bichos. El macarrismo exagerado que propone la cinta con el gorila repartiendo estopa a diestro y siniestro no es reclamo suficiente. Cuesta aceptar el “porque sí” de una isla secreta protegida por una tormenta eterna cuando la propia película intenta justificar el resto de elementos fantásticos. Como tampoco es de recibo el menosprecio a los personajes femeninos que aparecen en pantalla (es como si Brie Larson y Tian Jing estuviesen ahí para alegrar al personal, su incidencia en la trama, como la de cualquier florero, es anecdótica). Kong: La isla Calavera se recrea en los vicios y defectos de los films de acción y aventuras de décadas pasadas, condenándose al tomarse demasiado en serio, a fin de no desentonar con la dirección que Warner y Legendary quieren dar a este “monstruoso” universo. Eso sí, no hay plano que no funcione como potencial poster o fotografía, Jordan Vogt-Roberts firma un trabajo carente de personalidad, pero muy muy bonito.

 

Kong: La Isla Calavera

Una idílica estampa para terminar

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados