Qué esperar cuando estás esperando

Qué esperar cuando estás esperando: Nada

Hollywood ha demostrado que puede hacer una película de casi cualquier cosa: un juego de mesa (Battleship, 2012), un mando a distancia (Click, 2006) o una guía para embarazadas. ¡Ojo!, no un manual cualquiera, sino un best seller. Eso ya es otra cosa. Pero Hollywood también ha demostrado que estas películas suelen ser un fiasco.

 

Por extraño que parezca, las cabezas pensantes de La Meca del cine siguen sin relacionar estas dos ideas. Así nos va.

 

Construida como una comedia coral, Qué esperar cuando estás esperando presenta a cinco mujeres que, queriendo o no, se quedan en estado de buena esperanza. Cinco embarazos equivalen a cinco padres y cinco madres, cada uno con su propia vida, amigos, problemas… sin olvidar un club de padres que pulula por ahí (¿dónde tiene la gracia Chris Rock?)… demasiados personajes, demasiadas tramas e, irónicamente, un pequeño abanico de radiografías. El film quiere mostrar los distintos tipos de padres, pero parece ser que en el moralista mundo ideado por Shauna Cross y Heather Hach (guionistas) las parejas homoparentales (por ejemplo) son cosa de ciencia-ficción. Comprensible si la única forma de tener una vida plena y ser feliz es casado y con niños. ¡Amigos del conservadurismo esta es vuestra película!

 

Qué esperar cuando estás esperando / Elizabeth Banks

 

Así que salvo para objetores de la extinta «Educación para la ciudadanía» Que esperar cuando estás esperando no aporta nada. ¿La solución? Desterrar el mensaje y quedarse con la olvidable superficie. Y… bueno… entre Jennifer López, un Dennis Quaid empeñado en tirar su crédito por el retrete (¡cuánto daño ha hecho Nicolas Cage!), un guión que se reduce a una sucesión ininterrumpida de clichés y un final en el que las historias confluyen como por arte de magia, los 110 minutos que dura el film, requieren una buena dosis de paciencia.

 

Por suerte tenemos a Elizabeth Banks, sello de calidad que carga con estilo y solvencia con la parte más cómica. Está enorme (no literalmente) como futura madre obsesionada y resabida hasta la exasperación en todo lo referente a los embarazos. Su personaje e historia contrastan bien con el dramatismo que intenta ofrecer Jennifer López o (con bastante más fortuna) Anna Kendrick y Chace Crawford, un gossip boy que deja entrever que tras ese físico de carpeta de instituto también hay talento.

 

¿Qué esperar cuando estás esperando? Nada. Solo así se disfruta (un poco) una película ñoña, con un reconocible casting y un sentido de humor reiterativo y poco inspirado.

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados