Dampyr #54

Dampyr. Los Vampiros de la Ciudad Fantasma: Huele a clásico

 

Dampyr vol. 3 #2«¿No tienes por amante a una estrella?«

 

Algo tiene Dampyr que emana un cierto aroma a cómic clásico. Va más allá del dibujo en blanco y negro y las formas de sus personajes para hundirse en el propio alma de las viñetas y los diálogos que en ellas se representan. Las conversaciones entre los protagonistas y las excelentes ilustraciones de Maurizio Dotti, Fabrizio Russo y Stefano Andreucci, pese a ubicarse en la actualidad (el presente número data de 2004), nos trasladan a un tiempo pretérito en el que este cómic habría compartido protagonismo con Corto Maltés, Blueberry o Conan el Bárbaro. Además, consigue esto sin renunciar a poseer una esencia propia que lo diferencia de cualquier otro cómic y que le confiere la suficiente identidad como para poder ser capitaneado por diferentes autores y conservar su propio carácter.

 

Este segundo número del tercer volumen de la colección contiene tres historias autoconclusivas con la virtud de poder ser seguidas incluso por lectores noveles. Los personajes se definen muy rápido y es fácil seguir la trama de estos tres «cuentos» aunque los nombres de sus protagonistas bailen un poco en nuestra cabeza. Más aún, el radical cambio de ambiente entre los tres escenarios en que se desarrollan los guiones nos da una amplia imagen de conjunto para abordar desde aquí no sólo futuras publicaciones, sino también las más antiguas. Conviene, pues, hacer un breve recorrido por los contenidos que os encontraréis en esta entrega.

 

«Eres mía desde la noche en que nos conocimos«

 

El Teatro de los Pasos Perdidos me recuerda a aquel magnífico capítulo de The Sandman de la saga País de Sueños en el que Neil Gaiman nos llevó a contemplar Un Sueño de una Noche de Verano desde una perspectiva única y acompañados por un público sobrecogedor. Aquí Mauro Boselli escoge a Jacques Offenbach en lugar de a William Shakespeare para representar la inconclusa Los Cuentos de Hoffmann en un teatro a las orillas del río Moldava. La actuación servirá de excusa para reunir a diversas criaturas de la noche en una incómoda tregua que todos se esforzarán por romper de la manera más discreta posible. Más allá de enfrentamientos y violencia entre las sombras, este número es interesante por su maravilloso tono lírico y por la atmósfera que crea su autor, que nos hace sentir como viajeros en las neblinosas noches de la capital de la actual República Checa.

 

Dampyr #54

 

Espectros en Cambridge nos lleva, sin embargo, a la famosa universidad británica para sumergirnos en una trama detectivesca en la que los sucesos paranormales y los puros intereses mundanos de los vivos se entrecruzan. El cambio de aires con respecto al primer capítulo es drástico, pero la atmósfera nocturna y antigua es la misma. Lo único que cabe reprochar a Boselli en este número es la excesiva facilidad con que el Provost, el profesor Bateman, deja entrar a Harlan Draka y sus pintorescos compañeros en uno de los centros más prestigiosos del mundo para investigar sucesos que la mente humana tiende a negar como alucinaciones. Por lo demás, el guionista y co-creador del personaje borda una historia que nos tiene en ascuas hasta el final y nos deja ver una noche de Halloween en la que los giros inesperados y los personajes siniestros siempre son bien recibidos.

 

«High Moon es un callejón sin salida. El final del camino…«

 

El cambio de ambiente más radical lo vivimos con la historia que da título al volumen. Luigi Mignacco nos sitúa esta vez en un pueblo perdido en las áreas desérticas de la frontera entre los Estados Unidos y México para relatar una aventura terrorífica en la que se van alternando la luz y la oscuridad y que abandona por completo el aire melancólico de los capítulos anteriores para decantarse por la acción frenética de las películas de miedo en las que los protagonistas van desapareciendo uno a uno hasta el final. Los Vampiros de la Ciudad Fantasma es una historia cruel y pesimista en la que hay muchos más malos que buenos y estos últimos han de resignarse a dejar salir su lado más oscuro para sobrevivir en el infierno. Nos habla de la debilidad del alma humana y nos transmite parte del terror que emanan esos pueblos silenciosos y recónditos en los que los ojos proliferan tras las ventanas a nuestro paso y en los que nuestra nuca siente de manera perenne la picazón de quien se siente vigilado.

 

Como diría el anuncio aquel, Dampyr «cunde más de lo que cuesta«. El nuevo volumen que publica Aleta Ediciones es una perfecta puerta para entrar en el mundo de las aventuras de este hijo de mujer humana y padre vampiro.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *