Con derecho a roce

Con derecho a roce: Porque el amor ya no es lo que era

Tras la deliciosa sorpresa que supuso Rumores y mentiras, muchos esperábamos ansiosos lo nuevo de Will Gluck, Con derecho a roce; comedia romántica protagonizada por una pareja explosiva –Justin Timberlake y Mila Kunis– en la que el habitual chico conoce chica, chico pierde chica y chico conquista chica (o a la inversa) es sustituido por el chicos se hacen amigos, se enrollan y salen con otras personas hasta que descubren que se quieren.

 

A diferencia de otras producciones recientes que toman estas relaciones físicas como premisa, aquí no encontramos a dos desconocidos que tienen encuentros sexuales y acaban enamorándose, sino que se trata de dos amigos que, hartos de las relaciones de pareja, deciden pasarlo bien dejando de lado las complicaciones.

 

Con derecho a roce

 

Desde el minuto uno Will Gluck deja claras sus intenciones, el tono que llevará el film y el tipo de personajes con los que nos vamos a encontrar. Así, la película arranca con el final de los respectivos noviazgos de Timberlake y Kunis, a cada cual más patético y cargado de excusas tópicas… como la vida misma.

 

Al director le gusta jugar con sus propuestas y si en Rumores y mentiras les daba la vuelta a las comedias teen homenajeando los 80 y la figura de John Hughes, en Con derecho a roce se dedica a deconstruir el género con mucho tino, ya sea exagerándolo hasta el ridículo (la película que ven juntos en un momento dado no tiene precio), o ya sea señalando sus clichés y haciendo lo contrario con mucha picardía. Y es que la pareja protagonista no se cansa de criticar las comedias románticas.

 

Bien es cierto que de tanto darles la vuelta acaba cayendo en ellos y el desenlace de resuelve de forma muy convencional… pero si llegados a ese punto la película nos ha convencido ¿qué más da? Como a nuestra pareja, también disfrutamos en secreto con estas ñoñerías y nos gustan los finales felices. Porque a pesar del sexo y las bromas, lo que nos engancha al final es el sentimiento.

 

Como ya hiciera en su anterior película, Gluck ha tenido gran ojo a la hora de definir un plantel encabezado por Justin Timberlake (¡gracias SNL por descubrirnos su vis cómica!) y Mila Kunis, quienes explotan la química existente entre ellos para gozo del espectador; porque un título en el que la pareja protagonista pasa gran parte del tiempo junta (y revuelta), que haya (y se transmita) confianza y buen ambiente es primordial. Ella es la anti-Katherine Heigl y él queda muy lejos de ser un galán.

 

Con derecho a roce

 

El objetivo de Con derecho a roce no es camelarnos con una bonita historia de amor, sino hacernos reír y disfrutar con ella. El cineasta tiene muy aprendido el timing de la comedia y lo demuestra en el trabajo actoral y el montaje. Si además la compenetración entre los actores es tal que los diálogos avanzan rápido y fluidos, sin miedo a pisarse unos a otros y sin tener que esperar la reacción del compañero para continuar con la siguiente frase, disfrutamos de un producto fresco, de una apariencia muy espontánea y que no quiere perder el tiempo.

 

El resto del reparto no se queda atrás y nos regala unos personajes muy peculiares y divertidos entre los que destaca un Woody Harrelson pasado de vueltas o un Jason Segel que nunca podrá negar que se divirtió como un niño en esta película. Aquí la herencia de Rumores y mentiras es palpable en las pequeñas apariciones de Emma Stone y Patricia Clarkson. La primera le da un giro a Olive y pasa de romántica empedernida a descreída; mientras, la segunda repite el mismo papel de madre moderna y alocada.

 

Con derecho no nos va a descubrir nada nuevo, pero no cabe duda de que nos regala una hora y 40 minutos de diversión… con derecho roce.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados