El Cascanueces 3D

El Cascanueces 3D: Si tú crees en ello es real, pero tienes que creer

No es extraño que unas fechas tan señaladas cómo es la navidad se rescaten clásicos para llevarlos al cine, en este caso El Cascanueces no podía ser menos. Hasta ahora hemos podido ver múltiples versiones del clásico en versión animada, pero de una forma no menos infantil nos lo trae de nuevo y en 3D con personajes de carne y hueso el director Andrei Konchalovsky. Pero el director de películas como Tango y Cash no ha conseguido distanciarse de lo que había hasta este momento y nos a ofrecido lo mismo, una película infantil (ni siquiera podemos considerarla para toda la familia) pensada y filmada únicamente para niños que no provoca más que indiferencia en cualquier espectador que supere los 12 años.

 

En otras ocasiones podemos sentirnos niños otra vez, volar a un mundo de fantasía, volver a soñar, pero realmente pocas películas lo consiguen y no es absoluto fácil desde la perspectiva de un director que, en este caso, parece que ni lo ha intentado. No deja de ser la historia que todos conocemos del ballet de Tchaikovsky basado en el cuento El cascanueces y el rey de los ratones. Andrei Konchalovsky dice haberse inspirado en este ballet, pero sin haber introducido apenas piezas de baile que no son en absoluto memorables.

 

El Cascanueces 3D

 

 

Uno de los aspectos más importantes de este clásico navideño siempre ha sido la música, en esta adaptación el director parece haber querido otorgarle el protagonismo que se merece pero no se ha quedado más que en un intento. Además ha añadido letra “Quería letras excepcionales para las canciones, algo que fuese reminiscente de los mejores musicales familiares de otras épocas como El Mago de Oz o Mary Poppins” dice el director, “Así que pedimos a Tim Rice que crease las letras”. Tim Rice, aclamado letrista por películas como El Rey León, La Bella y la Bestia o Evita, no ha conseguido, ni mucho menos un trabajo destacable y parece que no era consciente de la responsabilidad de añadir letras a unas partituras tan conocidas.

 

En cualquier caso, el tema de las letras no es más que un pequeño fallo en la película si nos centramos en el aspecto visual de la misma. Unos efectos especiales anticuados y un 3D a veces doloroso consiguen que, lo que en un principio podría haber sido una muy buena idea, quede relegado a un intento de superproducción para niños que pasará desapercibida entre las múltiples ofertas cinematográficas infantiles que encontramos en Navidad.

 

Pero no todo son aspectos negativos. Elle Fanning es el gran acierto de la película (Super 8, Somewhere…), aporta la luz de la que carece la narración, quedando incluso por encima de compañeros de reparto consagrados como Nathan Lane (Una Jaula de Grillos, The Producers…) cuyo personaje de tío Albert, propulsor de la imaginación de su sobrina Mery, tiene alguna desafortunada conversación con el espectador mirando a cámara al más puro estilo de Woody Allen que podrían haber omitido perfectamente ya que no son en absoluto necesarias y, más que aportar a la historia, redunda sobre ideas sencillas que no requieren ningún tipo de explicación.

 

 

El Cascanueces 3D

 

En conjunto esta opción navideña convertida en musical no se queda en más que en una desafortunada experiencia para nuestros oídos, que sin ninguna duda preferirán las melodías originales sin esos nuevos arreglos o letras infantiles incorporadas.

 

 

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados