Rush

Rush: Ron Howard y su capacidad para encumbrar historias

La filmografía de Ron Howard es tan sustanciosa como exitosa. Sus detractores esgrimen en su contra la edulcoración con la que suele teñir sus largometrajes, muchas veces en busca de un premio ya que es perfectamente consciente de que tiene a toda la Academia encandilada desde hace tiempo. Pero lo que no se le puede negar al director de Willow (1988) es su talento a la hora de encontrar historias con corazón, alma y cuerpo. Conoce su oficio a la perfección.

 

En Rush presenta la rivalidad vivida durante la década de los setenta por dos de los pilotos más famosos de Fórmula 1 de siempre. Este deporte vive en España tiempos gloriosos gracias a Fernando Alonso; pero hace un tiempo despertaba poco interés en tierras ibéricas, y las vidas de Niki Lauda (accidentes aparte) y James Hunt solo eran conocidas por unos pocos. Puede ser que ahora todo el mundo lo sepa (un servidor no se incluye), pero estos dos pilotos tan distintos entre sí vivieron una de las enemistades que más habladurías promovieron en el mundo del deporte. Y de eso trata la película.

 

En declaraciones del propio director, es Peter Morgan, el guionista, quien ha sabido encontrar el equilibrio perfecto entre dos personalidades tan arrolladoras como diferentes. Las escenas que comparten Daniel Brühl (Lauda) y Chris Hemsworth (Hunt) son, en efecto, de un interés absoluto. Dada la estructura del largo, en la que el esquema puede preverse desde el primer minuto, no se permite al espectador ni un segundo de respiro; ambos protagonistas llevan el mismo peso tanto en cámara como cediendo su voz a la narración por medio del off. Y los dos consiguen atraer por igual gracias a unas biografías con el sello cinematográfico de nacimiento. No cabe duda de que (y sobre todo) al tratarse una película de Howard, está todo llevado al extremo y diseñado para Hollywood. Pero con todo y con eso, quien se siente en la platea disfrutará cada minuto en el que ambos estén en pantalla.

 

Chris Hemsworth y Daniel Brühl en Rush

 

Dejando a un lado el potente guión de Morgan, el realizador de la gorra cosida a la cabeza parece haber recuperado por completo el timón después de la comercial Ángeles y demonios (2009) y el encargo a mayor lucimiento del abofeteable Vince Vaughn ¡Qué dilema! (2011). En Rush su cámara está al servicio del espectáculo, sin embargo, esta vez no se olvida de la narración y el ritmo, perfectamente medido, para poder sacar el máximo provecho de un libreto estupendo. Rodeado de un equipo de profesionales para envidiar, los coches, los circuitos y las escenas rodadas en ellos resultan apabullantes. Tanto que se le perdonan al blandito de Ron los inevitables guiños entre adversarios, mostrando que en realidad se necesitan el uno al otro de una forma un tanto sentimental.

 

Chris Hemsworth tiene el físico idóneo para triunfar en Hollywood. Hasta este título venía probándolo gracias a taquillazos como Thor (Kenneth Branagh, 2011) en los que su cara bonita y su hercúleo cuerpo eran suficientes; interpretando a James Hunt prueba además tener talento interpretativo suficiente como para aceptar cualquier desafío. El muro con el que se encuentra tiene nombre: Daniel Brühl. El alemán de origen español ha demostrado su versatilidad durante toda su carrera, trabajando tanto en títulos pequeños de índole menos comercial como en eventos señalados en todos los calendarios cinéfilos como Malditos bastardos (Quentin Tarantino, 2009), pero siempre en un plano más secundario. Ahora le llega el turno de un protagonista de peso en una película que le aupará a todos los altares. Su recreación del malogrado Lauda es impresionante, convirtiendo a Hunt en la sombra de una hormiga.

 

Rush se ha convertido en un título mayor en la filmografía de un director con grandes logros en su haber. Espectáculo, diversión, biografías atractivas y una interpretación mayúscula. Todo en 2 horas de metraje que parecen 5 minutos.

 

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados