The Fighter: Batman es el perfecto drogadicto

Este mes de Febrero llega a nuestras pantallas The Fighter. La historia (real) de Micky Ward (Mark Wahlberg) y de cómo se alzó con el título mundial de boxeo en la categoría de peso medio de manera inesperada. Candidata a cinco Oscars (entre los que se encuentran el de mejor película y mejor actor de reparto) es una película que merece muchísimo la pena ir a ver al cine (sobre todo en versión original) y que, si bien un servidor duda que consiga alzarse con la estatuilla a la mejor película, méritos no le faltan para lograrlo.

Titular

La historia:

Micky Ward es el hermanastro de Dicky Eklund (Christian Bale), un ex boxeador que en su día fue grande y que ha tocado fondo y se ha dado a las drogas. Vive el Lowell, una barriada obrera y pobre de Massachusetts, con su madre y sus numerosas hermanas. Se dedica al boxeo para poder seguir los pasos de su hermanastro, a quien considera un héroe, pero su admiración por él le impide ver que le está arruinando la vida.

La historia puede parecer dramática, pero nada más lejos. Una de las cosas que nos enseña esta película es que la vida real no es un drama, ni una comedia, ni un thriller… sino una mezcla apasionante de todos los géneros imaginables. Durante las dos horas que dura la cinta el espectador se ríe, se preocupa, se asusta y, cómo no, se emociona con cada uno de los combates.

Los actores:

Christian Bale (Batman Begins, American Psycho…) está nominado a los Oscar como Mejor Actor Secundario. ¿Por qué? Porque es tan potente su interpretación que tienen que retirarlo a un segundo plano a mitad de la película para que recuerdes que la película no iba sobre él. Dicky Eklund es un desecho de lo que llegó a ser, un drogadicto que vive alejado de la realidad. Y Bale lo interpreta a la perfección, con él tenemos las escenas más divertidas de la película, pero también algunas de las de mayor tensión dramática. No sé si se llevará el premio, pero gran parte del mérito de la película recae en su interpretación.

Titular

Mark Wahlberg hace un papel muy correcto, a veces incluso demasiado. Hace tan perfectamente de Micky Ward que a veces resulta algo aburrido. Pero en las secuencias de combate se sale. Me parece una buena elección para el papel.

Otras que también están nominadas, en la categoría de Mejor Actriz de Reparto, son Amy Adams (Charlene Fleming, la novia de Micky) y Melissa Leo (Alice Ward, la madre controladora y dada a la bebida del boxeador) De las dos la que mejor lo hace es quizás Melissa Leo, cuyo personaje dan sinceras y sentidas ganas de estrangular, pero quedan ambas tan eclipsadas por la interpretación de la pareja de boxeadores que no destacan lo que deberían.

El director:

Aquí se coloca otra de las nominaciones a los Oscar de la película. David O. Russell (Tres Reyes, Extrañas Coincidencias…) ha hecho un magnífico trabajo con la historia con la que ha decidido trabajar. El mundo del boxeo ha tenido un buen montón de acercamientos a la gran pantalla (de la mano de Stallone, de Will Smith o bajo la dirección de Clint Eastwood por citar algunos), pero pocos de ellos han sido tan completos y tan complejos como éste. Confieso que cuando veía los combates en la proyección de la película me entraban ganas de saltar del asiento y ponerme a animar al bueno de Wahlberg. Pero es que también confieso que me he reído como el que más con ciertas escenas y que, sencillamente, he sentido ganas de aplaudir cuando las luces de la sala se han encendido. Muy buen trabajo de dirección.

La banda sonora:

A cargo de Michael Brook (Heat, Hacia rutas salvajes…) en lo que a música original se refiere. La verdad es que pasa bastante desapercibida. He tenido que volver a escuchármela a posteriori para poder hablar sobre ella. No quiero decir con esto que sea mala, la verdadera carga musical de la película son temas de grupos de la talla de Aerosmith, los Rolling Stones e incluso Red Hot Chilli Peppers. Es normal, pues, que la parte instrumental pase algo desapercibida.

En resumen:

Una de las imprescindibles para este 2011 que apenas ha comenzado. Tanto para amantes del boxeo como para amantes del buen cine en general. Así da gusto ir a ver películas.

Titular

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados