Vamos a hacer dinero: Pon tu dinero a trabajar

En marzo llegó a España el oscarizado documental Inside Job. En él se denunciaban los excesos que habían conducido al mundo a la situación crítica en la que se encuentra, sobre todo los que han sido causados a manos de los norteamericanos. Pero, antes de que Charles Ferguson hiciera el «documental de los 20 billones de dólares», justo cuando la crisis comenzaba a causar los mayores estragos, Erwin Wagenhofer se sacó de la manga un documental que parte de la simple pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿Qué hacen los bancos con nuestro dinero?

Este documental (a entender de un servidor) se estrena ahora para tratar de beneficiarse del sorprendente éxito en taquilla de Inside Job (a la semana de su estreno hubo que duplicar el número de salas en las que se exhibía) y presenta una serie de ventajas y desventajas con respecto a la cinta norteamericana que, para aquellos que duden de si ir a verla o no, paso a detallar a continuación:

 

Vamos a hacer dineroWagenhofer nos presenta un documental mucho menos recargado de datos (la gran pega de la cinta de Ferguson) y con una visión mucho más global. Así, Vamos a hacer dinero parte de la deslocalización de industrias occidentales con fábricas en India y Singapur para luego dirigirse a los centros financieros de Inglaterra y Alemania, los campos de algodón abandonados en Burkina Faso, la sede del Banco Mundial en Washington e, incluso, el litoral mediterráneo en España.

Por otra parte Inside Job contó con la participación de Matt Damon como narrador. Vamos a hacer dinero no tiene narrador, y este hecho hace que las distintas escenas queden a veces inconexas entre sí. El papel de narrador se suple con una serie de cartelones de texto, pero no es lo mismo y las casi dos horas de metraje pueden hacerse pesadas para algunos.

Para suplir la carencia de narrador Wagenhofer ha realizado una selección de historias espectacular. Cuando se ve en pantalla como John Perkins relata a la cámara con toda la naturalidad del mundo cómo era su antiguo oficio como «sicario financiero», un verdadero Hitman, un mafioso legalizado y pagado por el gobierno de EEUU para hundir economías emergentes, el espectador siente como se le eriza el vello y se le reseca la boca.

Otra cosa que se hace en este film que no ocurre en el de Ferguson, o que no es tan descarado, es introducir opiniones y pensamientos de su creador. Así, Vamos a hacer dinero es muy subjetivo y, en algunos puntos, llega a ser un tanto radical (nunca esperé ver en el cine una película documental que sugiera una futura Guerra de Clases) Esto daña ligeramente la credibilidad de lo expuesto, pero probablemente lleve a más gente al cine, maravillas del morbo.

En resumen:

Si te gustó Inside Job, probablemente te guste Vamos a hacer dinero. Ofrece una visión de las causas de la crisis y de la situación económica global muy didáctica y esto es de agradecer si no eres un lumbreras en economía.

Vamos a hacer dinero

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *