Tesis sobre un homicidio

Tesis sobre un homicidio: Darín Vs. Ammann

Aunque pueda resultar extraño, el «español» Alberto Ammann se enfrenta con Tesis sobre un homicidio a su primer papel en Argentina. Tras Invasor, Eva, Lope, Celda 211 y la miniserie No soy como tú, el cordobés viaja a su tierra natal para protagonizar, junto a Ricardo Darín, un thriller sobre las obsesiones y la importancia de los detalles.

 

Un misterioso y (en apariencia) azaroso asesinato es el punto de partida de un título que juega a descubrir la verdad oculta, a reflejar lo subjetiva y viciada que llega a ser la noción de justicia y a explorar cómo nos puede destruir una obsesión. Un ejercicio (el de la obsesión) que emparenta el film de Hernán Goldfrid con maestros como Aronofsky o las primeras obras de Chris Nolan; por citar un par de ejemplos contemporáneos.

 

La evolución que sigue el personaje de Darín a medida que se va quebrando es unno de loa mayores atractivos del film y proporciona momentos de gran tensión, pero ésta quiere ser demasiado explícita, se intentan dar tantas explicaciones al porqué de su comportamiento que se pierden matices que vuelvan la propuesta más sutil y efectiva.

 

Tesis sobre un homicidio

 

Goldfrid nos sirve un excelente duelo interpretativo entre el veterano Ricardo Darín y Alberto Ammann, que construye uno de sus mejores papeles hasta la fecha. Después de estancarse con trabajos como Lope o Invasor que poco aportaban a las buenas impresiones que dio en su debut, Ammann aprovecha su semblante de no haber roto un plano para configurar un personaje muy contenido, opaco para el espectador, que apenas deja vislumbrar sus intenciones. Al contrario que su antagonista, un Darín abatido, víctima de los errores y de sí mismo.

 

Para crear ese enfrentamiento el cineasta se sirve de Calu Rivero, cuya función es la de detonar el conflicto. Hecho su trabajo, poco tiene que aportar un personaje que viste más por su apariencia externa que por su complejidad interna.

 

Esta adaptación de la novela de Diego Paszkowski plantea además una pregunta: ¿Cuál es el crimen perfecto, el que no encuentra culpables o el que condena a otra persona? En la película se presentan las dos opciones, pero sin decantarse por ninguna. La preocupación de los artífices del film está en debatir hasta qué punto la justicia es una ilusión, manipulable e ineficaz. Un discurso interesante a todas luces que se hace a medias. El mayor problema de Tesis sobre un homicidio es que no remata ninguno de los temas que trata. Importa más crear unas expectativas que profundizar en el discurso y lo que podría ser un formidable ejercicio dentro del género se ve superado por las expectativas. Un thriller correcto, muy entretenido, pero que esconde su potencial.

 

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados